Las ma­las apues­tas

Tu pa­dre apos­tó por el sis­te­ma 2000 en lu­gar de por el ví­deo Be­ta, y tú te abris­te cuen­ta en Mys­pa­ce en vez de en Fa­ce­book. Todos to­ma­mos de­ci­sio­nes, y al­gu­nas in­clu­so bue­nas. Pe­ro ¿no te ator­men­ta sa­ber qué ha­bría pa­sa­do si…?

GQ (Spain) - - Libros -

John Ken­nedy Too­le se sui­ci­dó con una man­gue­ra de jar­dín en el tu­bo de es­ca­pe. Su ma­dre, ator­men­ta­da, guar­dó la no­ta de sui­ci­dio du­ran­te se­ma­nas. Y tal vez bus­can­do la re­den­ción per­si­guió al es­cri­tor Wal­ker Percy pa­ra que le echa­se un vis­ta­zo a la obra de su hi­jo. En su epí­gra­fe lle­va­ba es­cri­ta la fra­se de Jo­nat­han Swift: "Cuan­do en el mundo apa­re­ce un ver­da­de­ro genio pue­de iden­ti­fi­cár­se­le por es­te signo: todos los ne­cios se con­ju­ran con­tra él". Ni si­quie­ra Percy la le­yó por pri­me­ra vez, de­le­gó la ta­rea en su mu­jer. Años an­tes el edi­tor Ro­bert Gottlieb ha­bía man­te­ni­do una co­rres­pon­den­cia con Too­le. No re­cha­zó la oda de Ig­na­tius J. Reilly por com­ple­to, pe­ro le em­pla­zó a cam­biar­la por­que tal y como es­ta­ba, de­cía, no se po­día pu­bli­car.

Un edi­tor le di­jo a Geor­ge Or­well que era "im­po­si­ble ven­der his­to­rias de ani­ma­les en EE UU". Su Re­be­lión en la gran­ja, al pa­re­cer al­go más que una his­to­ria de ani­ma­li­tos, ha ven­di­do mi­llo­nes de ejem­pla­res y ha si­do tra­du­ci­da a más de 60 idio­mas. "Lo sien­to, se­ñor Ki­pling, pe­ro us­ted sim­ple­men­te no sa­be có­mo usar el idio­ma in­glés". Cuan­do un edi­tor le en­vió es­ta res­pues­ta a Rud­yard es­te ha­bía pues­to so­bre su me­sa de cao­ba el ma­nus­cri­to de El li­bro de la sel­va. Ocuan­do un des­co­no­ci­do lla­ma­do Dr. Seuss en­se­ñó su Y pen­sar que lo vi en la ca­lle Por­ve­nir fue re­cha­za­do por 27 edi­to­res. 27. Es un "ya te lla­ma­re­mos" ad in­fi­ni­tum. Al­go así como "na­die ha vi­si­ta­do tu per­fil" en Lin­ke­din du­ran­te un año.

Todos he­mos to­ma­do al­gu­na ma­la de­ci­sión y al­gu­na te­rri­ble. Hay una, en con­cre­to, que to­da­vía te es­cue­ce por den­tro como una de esas abra­si­vas eti­que­tas de la ro­pa he­chas con pa­pel de lija. A lo me­jor ha si­do la ca­rre­ra que has es­tu­dia­do. O esas dos re­la­cio­nes que man­tu­vis­te a la vez du­ran­te tres se­ma­nas. Oe­se pi­so que no fuis­te a ver. Otu tra­ba­jo, por­que la se­gun­da ley de la ter­mo­di­ná­mi­ca es muy cla­ra al res­pec­to: "Tras me­ses de has­tío y bo­las del de­sier­to pa­san­do por tu vi­da, una ofer­ta la­bo­ral siem­pre ven­drá acom­pa­ña­da de otra pa­ra que tu tor­tu­ra no sea so­lo par­cial". A ve­ces lo que te ator­men­ta es una de­ci­sión más ni­mia. Hay de­ma­sia­dos mo­de­los de as­pi­ra­do­ras como pa­ra pen­sar que tu elec­ción ha si­do la acer­ta­da: "¡Pe­ro aque­lla otra que no compramos te­nía tec­no­lo­gía ci­clo­nic!". Yo lo pa­so te­rri­ble­men­te mal cuan­do ten­go que de­ci­dir en un res­tau­ran­te en­tre va­rias op­cio­nes de me­nú. El otro día mien­tras tra­ta­ba de lo­ca­li­zar los dos tro­zos de gam­ba de mi en­sa­la­da de gam­bas, mi­ra­ba de reojo los ra­vio­lis de la me­sa de al la­do que no me qui­té de la ca­be­za du­ran­te ho­ras.

No te fíes de al­guien que so­lo to­ma bue­nas de­ci­sio­nes. En la vi­da hay que equi­vo­car­se. Todos he­mos te­ni­do nues­tro mo­men­to­will Smith re­cha­zan­do el pa­pel de Neo de los her­ma­nos­wa­chows­ki. La per­so­na que siem­pre acier­ta es una suer­te de ther­mo­mix-coach. Un ro­bot mul­ti­fun­ción. En reali­dad lo que sue­le su­ce­der es que qui­zá nues­tra de­ci­sión no ha­ya si­do la peor, sino que la re­cha­za­da se ha em­be­lle­ci­do en nues­tra men­te. Pa­sa con la ro­pa que pi­des on-li­ne, siem­pre es más bo­ni­ta y más re­co­no­ci­ble en tu re­cuer­do que cuan­do abres el pa­que­te. Efec­ti­va­men­te, yo vol­ví al res­tau­ran­te en cues­tión pa­ra pro­bar los ra­vio­lis y no es­ta­ban tan bue­nos como creía. No como la cre­ma de ca­la­ba­cín que se ha­bía pe­di­do la se­ño­ra de en­fren­te, que te­nía una pin­ta es­tu­pen­da.

Lo que em­pe­zó como una di­ver­sión en­tre mú­si­cos con gus­tos afi­nes ter­mi­nó por con­ver­tir­se en uno de los gru­pos más ad­mi­ra­dos de la es­ce­na in­die es­pa­ño­la. Aho­ra, tres años des­pués del pri­mer ál­bum de León Be­na­ven­te, lle­ga2(war­ner), la obra que co­rro­bo­ra la im­por­tan­cia de un cuar­te­to que ele­va el rock en cas­te­llano a una nue­va cum­bre. "Se­gui­mos pa­sán­do­lo muy bien, lo que ocu­rre es que he­mos ido evo­lu­cio­nan­do gra­dual­men­te y eso mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre el pri­mer y el se­gun­do dis­co", nos cuen­ta Luis Rodríguez, gui­ta­rra de la ban­da (se­gun­do por la iz­quier­da). El tí­tu­lo, es­cue­to don­de los ha­ya, es en cier­to mo­do el con­tra­pun­to a unas le­tras ri­cas en imá­ge­nes su­ge­ren­tes. "Hay con­te­ni­dos tan dis­tin­tos en ellas que nos pa­re­cía im­po­si­ble en­con­trar un tí­tu­lo que los en­glo­ba­ra", des­ta­ca Abraham Bo­ba (con ga­fas), le­tris­ta y can­tan­te, que aña­de: "Las can­cio­nes han de cues­tio­nar la reali­dad cir­cun­dan­te. Nohay te­ma que no ha­ya si­do to­ca­do ya, por eso lo que nos in­tere­sa es la ma­ne­ra de acer­car­nos a esa reali­dad y las pa­la­bras que de­be­mos usar pa­ra con­se­guir­lo".

OTROS NE­CIOS A Geor­ge Or­well le re­cha­za­ron su Re­be­lión en la gran­ja­por­que "en EE UU no ven­den las his­to­rias de ani­ma­les". Ni La­con­ju­ra­de­los­ne­cios ni El li­bro de la sel­va­fue­ron con­si­de­ra­das al prin­ci­pio por sus po­si­bles edi­to­res.

'LI­NE UP' COM­PLE­TO De iz­quier­da a de­re­cha, Cé­sar Ver­dú (ba­te­ría), Luis Rodríguez, Abraham Bo­ba y Eduar­do Baos (ba­jis­ta). POR RA­FA CER­VE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.