El fí­si­co he­re­de­ro

Con­se­je­ro de AP Olivier Au­de­mars, cuarta ge­ne­ra­ción de la ma­nu­fac­tu­ra in­de­pen­dien­te de Le Bras­sus, no es ami­go de fi­gu­rar… pe­ro no­so­tros lo he­mos con­se­gui­do.

GQ (Spain) - - Relojes -

Ha­blar con el bis­nie­to de uno de los fun­da­do­res de Au­de­mars Pi­guet es un ra­ro pri­vi­le­gio, no so­lo por­que re­pre­sen­ta la cuarta ge­ne­ra­ción de es­ta mí­ti­ca ma­nu­fac­tu­ra in­de­pen­dien­te, sino por­que ade­más es un in­ter­lo­cu­tor de ex­cep­ción. Y es que con Olivier Au­de­mars se pue­de ha­blar de fi­lo­so­fía ana­lí­ti­ca, de fí­si­ca cuán­ti­ca, de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y de lo que sea. Se con­si­de­ra a sí mis­mo "uno de los tan­tos es­la­bo­nes de es­ta em­pre­sa". Fue de­sig­na­do miem­bro del con­se­jo por­que se pen­só que la per­so­na más idó­nea pa­ra co­mu­ni­car la esen­cia de Au­de­mars Pi­guet se­ría al­guien de la fa­mi­lia con co­no­ci­mien­tos en ges­tión em­pre­sa­rial. En reali­dad, Olivier se sien­te par­te de la fir­ma des­de los 3 años. "Mi abue­lo me en­se­ñó a es­quiar, a su­bir­me a los ár­bo­les… Cuan­do se en­ce­rra­ba en su ta­ller con el me­ca­nis­mo de un re­loj yo no en­ten­día que pre­fi­rie­se a aquel ob­je­to an­tes que a mí. Un día me tra­jo un re­loj, me hi­zo to­car el es­ca­pe y des­cu­brí al­go vi­vo an­te mis ojos". Aho­ra es­te fí­si­co de 56 años –que re­nun­ció a su pro­pia em­pre­sa por la fa­mi­liar– tie­ne una im­por­tan­te mi­sión: que sus hi­jas en­tien­dan su fu­tu­ra res­pon­sa­bi­li­dad.

• UNA MI­SIÓN TRAS­CEN­DEN­TE "Ha­ce­mos ob­je­tos com­pren­si­bles, fa­bri­ca­dos por hu­ma­nos, que pue­dan ser trans­mi­ti­dos a la si­guien­te ge­ne­ra­ción", ex­pli­ca Olivier Au­de­mars. BEA­TRIZ ROLDÁN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.