Atrá­pa­me ese fas­tas­ma

¿Có­mo se ha­ce di­ne­ro en Snap­chat? ¿Cuán­to cues­ta?

GQ (Spain) - - Planta Egqtiva -

Va­lley, el ído­lo de una ge­ne­ra­ción que ape­nas em­pie­za a afei­tar­se, pa­ra la que ha ex­pues­to una nue­va fi­lo­so­fía de vi­da.

Una fi­lo­so­fía tan nihi­lis­ta como los ví­deos que se au­to­des­tru­yen que le han he­cho mi­llo­na­rio: "El lenguaje de in­ter­net di­ce que mi iden­ti­dad es la per­so­na que soy aho­ra mis­mo. Soy el re­sul­ta­do de to­do lo que he he­cho, pe­ro no soy la acu­mu­la­ción de esos ac­tos". Un men­sa­je de rup­tu­ra que no se que­da sim­ple­men­te en las pa­la­bras: bo­rró todos sus tuits en ju­nio del año pa­sa­do, na­da más cum­plir 25 años. Ahí es­tá su men­sa­je: lo que he he­cho an­tes no tie­ne im­por­tan­cia aho­ra. El día que en­ten­da­mos eso, en­ten­de­re­mos Snap­chat.

No es po­se: Spie­gel es tan lis­to como fir­me. Re­cha­zó una ofer­ta de com­pra de Fa­ce­book de 2.750 mi­llo­nes de eu­ros por­que Snap­chat es su cria­tu­ra, no otra mues­ca en el cin­tu­rón de Zuc­ker­berg. La app del zeit­geist, la que tra­ta de ex­pli­car a todos los ma­yo­res de 30 años por qué ca­da vez se usa me­nos el co­rreo: por­que las vie­jas con­ver­sa­cio­nes ya no im­por­tan y por­que nos di­ri­gi­mos a un mundo en el que el te­cla­do pron­to se­rá un com­ple­men­to de to­do lo de­más. Los re­yes del mundo es­tán pa­vi­men­tan­do el ca­mino a un mundo pos­ver­bal, y Snap­chat es el pri­mer tu­to­rial pa­ra los fu­tu­ros hom­bres de ese mundo.

A Spie­gel no le im­por­tan las pa­la­bras ni los his­to­ria­les, el mundo se pien­sa en imá­ge­nes. Se sien­te más có­mo­do mos­tran- do su ofi­ci­na (arre­glos de flo­res in­gle­sas co­lo­ca­das por él mis­mo con­vi­ven con un Pilot G-2 "con el que he di­se­ña­do ca­si to­do Snap­chat"). Mien­tras Si­li­con Va­lley tem­bla­ba y el di­ne­ro huía –tem­po­ral­men­te– de Snap­chat, él po­sa­ba despreocupado en L'uo­mo Vo­gue y nues­tra ca­be­ce­ra es­ta­dou­ni­den­se.

Una tran­qui­li­dad mag­né­ti­ca y apa­ren­te­men­te va­cua, la son­ri­sa inex­pli­ca­ble del si­glo XXI: mien­tras cual­quier adul­to tie­ne pro­ble­mas pa­ra en­ten­der de qué va el re­vue­lo snap –una bre­cha ge­ne­ra­cio­nal­mu­cho más com­pli­ca­da que en­ten­der que el triun­fo de los You­tu­bers como ico­nos de la co­mu­ni­ca­ción–, él se pa­sea del bra­zo de Mi­ran­da Kerr. Los anun­cian­tes tie­nen du­das de que Snap­chat sir­va pa­ra al­go –es muy di­fí­cil con­se­guir vi­si­bi­li­dad en el es­ta­do ac­tual de la app–, pe­ro al me­nos cien de las ma­yo­res em­pre­sas del mundo ha­cen co­la pa­ra con­se­guir un hue­co en la pes­ta­ña pro­mo­cio­nal Dis­co­ver.

Spie­gel es­tá hoy en el mis­mo mo­men­to dul­ce que Zuc­ker­berg ha­ce unos años. Tie­ne su mis­mo ins­tin­to ase­sino pa­ra los ne­go­cios y pa­ra re­clu­tar gen­te que con­vier­ta Snap­chat en una má­qui­na de ha­cer mi­llo­nes. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de Mis­ter Fa­ce­book, a Spie­gel no se le ve como el ner­di­to de la cla­se. Es la ima­gen del nue­vo triun­fa­dor de in­ter­net: gua­po, jo­ven, con es­ti­lo, en­tre la ico­no­clas­tia y el buen gus­to, que no ha­ce as­cos a na­da que ten­ga que ver con ven­der­se de for­ma vi­sual (di­le tú a Mi­ran­da Kerr que no quie­res sa­lir en su Ins­ta­gram). Eso es Spie­gel. Hoy.

¿Ma­ña­na? Ma­ña­na ten­dre­mos que con­tár­te­lo de otra ma­ne­ra. Po­si­ble­men­te en­tre una le­gión de bea­ti­ful kids ven­dien­do unicornios di­gi­ta­les, em­pe­ña­dos en ser el nue­vo Evan Spie­gel. Y no por sus mi­llo­nes. Sa­lir en Dis­co­ver: 45.000 € Dis­co­ver es la pes­ta­ña de ca­na­les don­de los anun­cian­tes quie­ren es­tar. Hoy es la úni­ca for­ma de te­ner vi­si­bi­li­dad des­de den­tro de la pla­ta­for­ma.

Un día de anun­cios: más de 650.000 €. Una his­to­ria: 250.000 € Spie­gel em­pe­zó fuer­te: ¿quie­res me­ter snaps du­ran­te un día? Más te va­le ser muy gran­de.

Im­ran Khan El je­fe de es­tra­te­gia de Snap­chat es el nue­vo Khan del di­ne­ro y el as en la man­ga de Spie­gel. Era una es­tre­lla en al­za en dos mun­dos a gran es­ca­la, el fi­nan­cie­ro y el di­gi­tal. Has­ta que Snap­chat le se­du­jo.

"El lenguaje de in­ter­net nos di­ce que nues­tra iden­ti­dad es la per­so­na que so­mos aho­ra mis­mo: soy el re­sul­ta­do de todos mis ac­tos, pe­ro no el de su acu­mu­la­ción"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.