La chis­pa que nun­ca ce­sa

Si con­du­cir un eléc­tri­co te ha­ce sen­tir como un earl­ya­dop­ter, has de sa­ber que lle­gas 135 años tar­de. Es­ta es la his­to­ria de una tec­no­lo­gía mu­cho más lon­ge­va de lo que ima­gi­nas.

GQ (Spain) - - La Buena Vida -

Afi­na­les del si­glo XIX se pro­du­jo una for­mi­da­ble ba­ta­lla tec­no­ló­gi­ca en­tre los co­ches eléc­tri­cos y los de com­bus­tión. Las cla­ses al­tas em­pe­za­ron de­can­tán­do­se por los pri­me­ros, ya que eran más si­len­cio­sos y fia­bles, no olían a pe­tró­leo y no se arran­ca­ban con una manivela –pro­ce­di­mien­to har­to hu­mi­llan­te–. Ade­más, la ga­so­li­na era ca­ra y di­fí­cil de con­se­guir. Por in­creí­ble que pa­rez­ca, a prin­ci­pios del si­glo XX cir­cu­la­ban decenas de mi­les de vehícu­los a ba­te­ría en Eu­ro­pa y EE UU. Sin em­bar­go, la in­ven­ción del motor de arran­que, la po­pu­la­ri­za­ción de los com­bus­ti­bles y la es­ca­sa au­to­no­mía de los eléc­tri­cos hi­cie­ron que, tras la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, ca­si des­apa­re­cie­ran. Hoy, re­gre­san a la som­bra del cam­bio cli­má­ti­co. Aunque, como ve­rás, nun­ca se fue­ron del to­do.

LA JAMAIS CON­TEN­TE Es­ta eter­na in­sa­tis­fe­cha con for­ma de torpe­do le sir­vió al pi­lo­to belga Ca­mi­lle Je­natzy pa­ra de­rri­bar la ba­rre­ra de los 100 km/h. WOODS QUEEN VIC­TO­RIA BROUGHAM La Motor Vehi­cle Com­pany Woods de Chica­go fa­bri­có 500 uni­da­des de es­te ca­rru

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.