5 MI­TOS SO­BRE EL CA­BE­LLO…

Le­yen­das ur­ba­nas a las que un hom­bre GQ no de­be­ría pres­tar aten­ción.

GQ (Spain) - - Cuidados -

SITE LO COR­TAS, CRE­CE MÁS RÁPIDOY FUER­TE

de ca­da per­so­na, el pelo cre­ce un pro­me­dio de 1,25 cen­tí­me­tros al mes. El he­cho de cor­tar­lo no ace­le­ra es­te rit­mo. Tam­po­co au­men­ta su for­ta­le­za. Pue­de dar la im­pre­sión, so­bre to­do si te lo ra­pas al ce­ro, de que se in­cre­men­tan su gro­sor y su du­re­za, pe­ro no es más que

una ilu­sión. Si lo lle­vas lar­go, al pa­sar­le

la ti­je­ra pa­re­ce­rá asi­mis­mo que el fi­nal del ta­llo ga­na en vi­gor, pe­ro so­lo por­que eli­mi­nas las pun­tas abier­tas. Con­se­gui­rías el mis­mo efec­to con un pro­duc­to de

tra­ta­mien­to.

NO SE DE­BE LAVARTODOS

LOS DÍAS

a la vis­ta de un mo­do tan ne­ga­ti­vo como una ca­be­lle­ra su­cia. La gra­sa, la po­lu­ción y la su­cie­dad for­man una amal­ga­ma en el pelo que no re­sul

ta pre­ci­sa­men­te fa­vo­re­ce­do­ra. Exis­te to­da una ga­ma de cham­pús res­pe­tuo­sos con el ph del cue­ro ca­be­llu­do que

pue­den uti­li­zar­sea dia­rio y son muy re­co­men­da­bles pa­ra las per­so­nas que se­gre­gan de­ma­sia­do se­bo. Todos los der­ma­tó­lo­gos in­sis­ten en que una co­rrec­ta higiene es fun­da­men­tal a la ho­ra de pre­ve­nir

la alo­pe­cia.

SITE ARRAN­CAS UNA CANA, SA­LEN MÁS

evi­den­cia cien­tí­fi­ca que ava­le es­ta teo­ría. Las ca­nas sur­gen por la des­apa­ri­ción de una pro­teí­na de­no­mi­na­da Wnt que co­nec­ta los dos gru­pos de cé­lu­las ma­dres del bul­bo pi­lo­so que se en­car­gan res­pec­ti­va­men­te del cre­ci­mien­to del ca­be­llo y su co­lo­ra­ción. Arran­car una cana no afec­ta de nin­gún mo­do a es­te me­ca­nis­mo ce­lu­lar. Otra co­sa es que el pelo blan­co tien­da a se­guir un pa­trón a la ho­ra de con­cen­trar­se en de­ter­mi­na­das

zo­nas.

LOS PRO­DUC­TOS DE 'STYLING' ACE­LE­RAN SU CAÍ­DA

la más co­mún en­tre los va­ro­nes, tie­ne un ori­gen hor­mo­nal y afec­ta al bul­bo pi­lo­so, que se en­cuen­tra en­te­rra­do ba­jo el cue­ro ca­be­llu­do. Da­do que

los pro­duc­tos de styling no pe­ne­tran a tan­ta pro­fun­di­dad, es im­po­si­ble que in­flu­yan de al­gún mo­do en la caí­da del ca­be­llo, ni pa­ra bien ni pa­ra mal. En to­do ca­so, y de­pen­dien­do de sus com­po­nen­tes, pue­den mal­tra­tar el

ta­llo del mis­mo.

SI MIABUELO MA­TERNO ES CAL­VO, YO TAM­BIÉN LO

SE­RÉ

Es cier­to que re­cien­tes es­tu­dios han con­clui­do que los ge­nes res­pon­sa­bles de la alo­pe­cia an­dro­ge­né­ti­ca se en­cuen­tran en el cro­mo­so­ma X, que do­na la ma­dre al va­rón. Pe­ro tam­bién lo es que ese cro­mo­so­ma X pue­de ser he­ren­cia de nues­tro abue­lo o de nues­tra abue­la. Ade­más, no es­tá cla­ro que exis­ta un so­lo gen au­to­só­mi­co do­mi­nan­te que cau­se la cal­vi­cie. Las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes apun­tan a un con­jun­to de ge­nes y se in­cli­nan por sub­ra­yar la im­por­tan­cia de los fac­to­res am­bien­ta­les

en su ac­ti­va­ción.

Em­pe­ce­mos por los he­chos:

el tér­mino man bun fue una de las bús­que­das estrellas de 2015 en Goo­gle. Así que, de acuer­do con el big da­ta, hay que con­ve­nir que el mo­ño mas­cu­lino es una ten­den­cia que es­tá bus­can­do su si­tio. De­fi­nir cuál de­be­ría ser exac­ta­men­te ese si­tio es una ta­rea pro­li­ja. Lo sa­ca­ron a la pa­les­tra fa­mo­sos con po­der de pres­crip­ción, como Da­vid Beck­ham, Ch­ris Hems­worth, Ja­red Le­to o Leo­nar­do Dica­prio, ha­ce ca­si dos años. Des­de en­ton­ces, con me­jor o peor for­tu­na, otros per­so­na­jes más o me­nos co­no­ci­dos han in­ten­ta­do imi­tar­los. Pe­ro ni unos ni otros han con­se­gui­do que es­te pei­na­do ha­ya de­ja­do de ser po­la­ri­zan­te. O lo amas o lo odias, y las ra­zo­nes por las que se da es­ta di­vi­sión de opi­nio­nes son com­ple­jas. Por un la­do, el man bun es una apro­pia­ción mas­cu­li­na del es­ti­lo se­mi­an­dró­gino de las bai­la­ri­nas de ba­llet. El he­cho de que ha­ya que com­bi­nar­lo con una po­bla­da bar­ba de le­ña­dor pa­ra res­tar­le fe­mi­ni­dad no es cier­ta­men­te una bue­na se­ñal pa­ra mu­chos hom­bres. Pa­ra otros, cons­ti­tu­ye un ele­men­to de se­duc­ción de­ma­sia­do for­za­do, un cal­co de los pom­po­sos looks que ex­hi­ben las pa­sa­re­las de ca­ra al es­pec­tácu­lo. Di­cho de otro mo­do, fun­cio­na muy bien en Ins­ta­gram, pe­ro no sir­ve pa­ra la vi­da real. Aunque sea la me­jor ma­ne­ra de ge­ne­rar la ilu­sión de lle­var el pelo cor­to sin ne­ce­si­dad de cor­tar­se la me­le­na; es de­cir, el tér­mino me­dio aris­to­té­li­co en­tre el te­rri­to­rio nor­ma­ti­vo mas­cu­lino y el lar­go so­cial­men­te ad­mi­ti­do pa­ra las mu­je­res. Es­tas úl­ti­mas, por cier­to, tam­bién tie­nen su opi­nión. Una en­cues­ta lle­va­da a ca­bo por la fir­ma West Coast Sha­ving en EE UU con­clu­yó que el 62% no lo acep­ta­ba o, di­rec­ta­men­te, lo odia­ba. Si es­ta ac­ti­tud re­fle­ja el mal sa­bor de bo­ca que de­ja­ron las cues­tio­na­bles pony­tails de los 80 o ex­pre­sa una po­si­ción de gé­ne­ro que re­pu­dia cual­quier fór­mu­la am­bi­gua de mas­cu­li­ni­dad, es al­go di­fí­cil de in­ter­pre­tar. Pe­ro des­de ha­ce al­gún tiem­po da la im­pre­sión de que las mu­je­res oc­ci­den­ta­les es­tán em­pe­zan­do a con­de­nar los ex­ce­sos de la era me­tro­se­xual, in­cli­nán­do­se por pa­tro­nes más ma­chos. Sea como fue­re, si es­tás pen­san­do en ha­cer­te un man bun en el pelo, te da­re­mos un par de con­se­jos: si te lo po­nes de­ma­sia­do al­to o de­ma­sia­do ba­jo te da­rá una apa­rien­cia fe­me­ni­na. Pien­sa en ese pun­to en el que, de fren­te al es­pe­jo, re­sul­ta in­vi­si­ble. Ese es el lu­gar per­fec­to. Y no lo de­fi­nas de­ma­sia­do. Apli­ca un pro­duc­to fi­ja­dor, tra­bá­ja­lo con las ma­nos y cié­rra­lo con una go­ma. No ha­ce fal­ta más. Bueno sí. Tal vez un po­qui­to de ac­ti­tud y mu­cho, mu­cho ego.

Aunque de­pen­de Po­cas co­sas sal­tan Ideal pa­ra: pei­na­dos des­pei­na­dos. Fi­ja­ción: me­dia­fuer­te. Aca­ba­do: mate o bri­llo. Ti­po de look: na­tu­ral. Ave­da Men. Groo­ming Clay. 75 ml, 27,50 €. No hay nin­gu­na La alo­pe­cia an­dro­ge­né­ti­ca, Ideal pa­ra: pei­na­dos so­brios.

Ideal pa­ra: es­ti­los re­la­ja­dos con un pun­to cool. Fi­ja­ción: de sua­ve a fuer­te. Aca­ba­do: bri­llo me­dio. Ti­po de look: surfer, por ejem­plo. Osis. Grip Vo­lu­me Ex­tre­me Hold Mous­se. 200 ml, 9,60 €. EL BOOM DEL 'MAN BUN' El mo­de­lo Brock O'hurn, uno de los ti­pos m

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.