Ni cur­va, ni ul­tra­fi­na

Ol­ví­da­te de (ca­si) to­do lo que te he­mos con­ta­do so­bre te­le­vi­so­res. Sam­sung y los Bou­rou­llec aca­ban de rein­ven­tar­los. Y mo­lan. Mu­cho.

GQ (Spain) - - Intro -

Hay al­go que Sam­sung es­tá ha­cien­do ex­qui­si­ta­men­te bien: apos­tar por gran­des nom­bres pro­pios del di­se­ño. Asus úl­ti­mos ar­tis­tas in­vi­ta­dos, los her­ma­nos Ro­nan y Er­wan (en la ima­gen) Bou­rou­llec, les pi­die­ron un te­le­vi­sor. Y así, aho­ra, en la era de las pan­ta­llas ul­tra­del­ga­das y cur­vas, pre­sen­tan Serif, una te­le só­li­da, an­cha, con pa­tas y un de­li­cio­so ai­re vin­ta­ge que rin­de ho­me­na­je a una le­tra "i" ma­yús­cu­la con se­ri­fas (ya sa­bes, esos pe­que­ños ador­nos que lle­van las ti­po­gra­fías pre­su­mi­das). Los Bou­rou­llec –au­to­res de ob­je­tos tan icó­ni­cos como la si­lla Ve­ge­tal, los mó­du­los de des­pa­cho Joyn o las re­vo­lu­cio­na­rias Al­gues que for­man cor­ti­nas– acep­ta­ron el en­car­go "por­que, aun­que so­mos un ta­ller in­de­pen­dien­te, los dos di­se­ña­do­res que vi­nie­ron des­de Co­rea re­sul­ta­ron de una na­tu­ra­li­dad y una sencillez tan aplas­tan­tes que nos con­ven­cie­ron. Nos di­je­ron: po­dréis ha­cer lo que que­ráis, y así ha si­do", re­cuer­da Er­wan, un ge­nio tran­qui­lo en paz con el uni­ver­so.

POR FRUE­LA ZU­BI­ZA­RRE­TA UN TE­LE­VI­SOR CON­TRA­CO­RRIEN­TE Los Bou­rou­llec na­cie­ron en el cam­po, en plena Bre­ta­ña, en el seno de una fa­mi­lia de cam­pe­si­nos don­de siem­pre ha­bía mu­cho que ha­cer…: "una cer­ca, un ga­lli­ne­ro, una puer­ta…". Así apren­die­ron Ro­nan (1971) y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.