'bye, bye' chán­dal

Hu­bo un tiem­po en el que el chán­dal del equi­po de fútbol de nues­tros des­ve­los ocu­pa­ba un es­pa­cio más que pri­vi­le­gia­do en nues­tro ar­ma­rio. Tran­qui­li­dad, eso ya pa­só.

GQ (Spain) - - Gq Manifiesto -

Hay dos cues­tio­nes fut­bo­lís­ti­co-es­ti­lís­ti­cas que nun­ca he en­ten­di­do. Al mar­gen de los pei­na­dos de las úl­ti­mas ge­ne­ra­cio­nes, la pri­me­ra es el con­tra­sen­ti­do de los ju­ga­do­res que vis­ten man­ga cor­ta y guan­tes, un quie­ro y no pue­do si­mi­lar a la gen­te que va a una ham­bur­gue­se­ría y se pi­de una en­sa­la­da. La se­gun­da, los en­tre­na­do­res ves­ti­dos de ca­lle que se pro­te­gen del frío con la par­te de arri­ba de un chán­dal.

Los años 90 im­pu­sie­ron el chandalismo como una cues­tión de vi­da o muer­te. El chán­dal sa­lió de su re­duc­to na­tu­ral e íbamos por ahí en­fun­da­dos en ma­llas como si na­da, una suer­te de Ja­nes Fon­da ur­ba­ni­tas. Uno era chan­da­le­ro ofi­cial de fin de se­ma­na, pe­ro in­clu­so se per­mi­tía la osa­día de lle­var­lo en calendario la­bo­ral. Y en es­te con­tex­to el chán­dal del equi­po de fútbol ocu­pa­ba si­tios pri­vi­le­gia­dos en los ar­ma­rios.

En Es­pa­ña los en­tre­na­do­res lo por­ta­ban como un es­ca­ño. Luis Ara­go­nés lle­vó chán­dal des­de sus ini­cios has­ta que nos hi­zo cam­peo­nes de Eu­ro­pa. "Yo creo que un en­tre­na­dor de­be ir en chán­dal a los par­ti­dos", lle­gó a de­cir en una oca­sión. A Iña­ki Sáez te lo po­días ima­gi­nar en la bo­da de su hi­ja con la ro­pa ofi­cial de­por­ti­va de la se­lec­ción es­pa­ño­la. Cuen­ta la le­yen­da que un día Mar­ce­lo Biel­sa se des­po­jó de su eterno chán­dal gris. Dee­sa gui­sa se plan­tó en el fu­ne­ral del pa­dre de uno de sus ju­ga­do­res o así lu­cía por las ca­lles bil­baí­nas cual­quie­ra que fue­se la ho­ra en la que apa­re­cie­se re­tra­ta­do. Pa­ra Biel­sa el de­por­te nu­tre cual­quier rincón de su co­ti­dia­ni­dad ypor en­de tam­bién lo ha­ce la pren­da de­por­ti­va. En su es­cue­la es­tu­dió El Ta­ta Mar­tino, que apa­re­ce en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo mo­vién­do­se errá­ti­co por el cam­po con su chán­dal de Ne­well's. El chán­dal en el en­tre­na­dor re­pre­sen­ta el re­duc­to más clá­si­co del fútbol, el del pa­chan­guis­mo do­mi­ni­cal y las ca­te­go­rías in­fe­rio­res. Pe­ro a la par que los Biel­sa o Po­chet­tino apa­re­cie­ron en el fútbol mo­derno los Ro­ber­to Man­ci­ni, An­ce­lot­ti, Qui­que Sán­chez Flo­res, An­dré Vi­llas-boas o Guar­dio­la, he­re­de­ros de la tra­di­ción val­da­nis­ta, que ins­ti­tu­cio­na­li­za­ron la ele­gan­cia, las bu­fan­das con los co­lo­res del equi­po, los pan­ta­lo­nes api­ti­lla­dos, las ame­ri­ca­nas, los pa­ñue­los en cha­que­tas, los cha­le­cos y los tra­jes a me­di­da. El en­tre­na­dor em­pe­zó a ser va­lo­ra­do en lo es­ti­lís­ti­co. A Zi­da­ne, por ejem­plo, le ha­brían pues­to en los pós­te­res cen­tra­les de Sú­per Pop al la­do de can­tan­tes ado­les­cen­tes. A Guar­dio­la le han de­di­ca­do ca­si tan­tos tex­tos por su es­ti­lo como por su fútbol. Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Por­ts­mouth con­clu­yó que la gen­te con­si­de­ra­ba a los en­tre­na­do­res con chán­dal más pro­pen­sos a sa­car ren­di­mien­to a sus equi­pos. Y los del tra­je, más es­tra­te­gas. Unos más téc­ni­cos y los otros más tác­ti­cos. Am­bos per­fec­ta­men­te vá­li­dos. Lo que no di­ce el es­tu­dio es qué opi­na la gen­te de esos que es­tán a medio ca­mino. Los que apa­re­cen en rue­da de pren­sa con za­pa­tos y su­da­de­ras fluo­res­cen­tes. Va­que­ros y chán­dal es uno de los es­la­bo­nes per­di­dos del apo­ca­lip­sis. Hay que de­li­mi­tar la elec­ción: o chán­dal o tra­je, las dos co­sas no pue­den ser (lo sa­be­mos por­que so­mos GQ). En eso de­be­ría en­trar de ofi­cio el Co­mi­té de Com­pe­ti­ción.

AR­TE SAR­TO­RIAL SO­BRE EL CÉS­PED su fútbol co­rren Zi­da­ne, Guar­dio­la… los ríos de tin­ta so­bre de Mar­ce­lo Biel­sa ca­si pa­ra­le­los a los de su es­ti­lo. En el ca­so no es­ti­lo. ocu­rre lo mis­mo, pe­ro más cen­tra­dos en su

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.