UN 'ETONIAN' EN LA CI­MA

Tom Hidd­les­ton se for­mó en las au­las del eli­tis­ta co­le­gio Eton pe­ro no apren­dió na­da en ellas. Siem­pre cre­yó en un des­tino mu­cho más di­ver­ti­do: Holly­wood.

GQ (Spain) - - Estilo -

en Eton, el Hog­warts del uni­ver­so mug­gle, los alum­nos vis­ten de do­min­go, co­pian ver­sos en la­tín cuan­do se por­tan mal y, si na­da se es­tro­pea, ob­tie­nen el pri­vi­le­gio de ac­ce­der a las me­jo­res uni­ver­si­da­des y los pues­tos me­jor pa­ga­dos. ¿Ejem­plos? El del prín­ci­pe Gui­ller­mo de Cam­brid­ge, el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Da­vid Ca­me­ron o el al­cal­de de Lon­dres, Bo­ris John­son. To­dos ellos, eto­nians de pu­ra ce­pa. Pe­ro, como en to­da bue­na fa­mi­lia, siem­pre hay al­gu­na ove­ja ne­gra dis­pues­ta a arrui­nar la paz del ho­gar. Tom Hidd­les­ton (West­mins­ter, Reino Uni­do, 1981) nun­ca en­ca­jó en esa fac­to­ría de ni­ños bien. Al igual que sus co­le­gas Hugh Lau­rie o Ed­die Red­may­ne, que tam­bién pa­sa­ron por Eton, no qui­so aca­bar en la City lon­di­nen­se o me­ter­se en be­ren­je­na­les po­lí­ti­cos. Eli­gió ser ac­tor de ci­ne y te­le­vi­sión.

Al­go de­bió de que­dar en él de sus años de dis­ci­pli­na y ex­ce­len­cia por­que pron­to de­ci­dió que no se iba a mo­rir de ham­bre: se for­mó en la Ro­yal Aca­demy of Dra­ma­tic Art (RA­DA), par­ti­ci­pó en va­rias películas en su país y se mar­chó a Holly­wood, don­de en 2011 al­can­zó la fa­ma tras en­car­nar a Lo­ki, el an­ta­go­nis­ta de Thor en su­ce­si­vas en­tre­gas de la sa­ga de Mar­vel. El año pa­sa­do ca­yó en ma­nos de Gui­ller­mo del To­ro y su uni­ver­so gó­ti­co en La cum­bre es­car­la­ta, y ya tie­ne pro­yec­tos fir­ma­dos has­ta 2019. La cul­pa es de Eton: sus exa­lum­nos so­lo sa­ben man­dar. In­clu­so en Holly­wood.

POR IÑA­KI LA­GUAR­DIA CON SU AMI­GO PE­RRUNO DIC­KENS El ac­tor in­glés vis­te tra­je Ca­na­li, ca­mi­sa Bur­berry Lon­don, za­pa­tos Guc­ci y pa­ñue­lo Tom Ford.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.