LA CLA­VE ES NO REN­DIR­SE

Ha­ce una dé­ca­da, Manuel Gar­cía de­ci­dió crear una fir­ma de mo­da mas­cu­li­na ins­pi­ra­da en la sas­tre­ría con­tem­po­rá­nea. Hoy, tras so­bre­vi­vir a la cri­sis y ven­cer las li­mi­ta­cio­nes de un mer­ca­do anár­qui­co, Gar­cía Ma­drid es si­nó­ni­mo de éxi­to.

GQ (Spain) - - Porsche -

Te­nía to­do en con­tra y mil ra­zo­nes pa­ra desis­tir, pe­ro Manuel Gar­cía de­ci­dió con­du­cir por el ba­rran­co. En 2006, un año an­tes de que la cri­sis eco­nó­mi­ca hi­cie­ra ac­to de pre­sen­cia y con to­dos los in­di­ca­do­res en aler­ta ro­ja, es­te di­se­ña­dor se pro­pu­so "ha­cer la vi­da más fá­cil a los hom­bres" aun­que eso su­pu­sie­se com­pli­car­se la pro­pia. Con esa idea na­ció Gar­cía Ma­drid, una fir­ma cu­yas co­lec­cio­nes com­bi­nan lo me­jor de la sas­tre­ría clá­si­ca con un to­que con­tem­po­rá­neo. "Que­ría apor­tar al­go di­fe­ren­te, rom­per la uni­for­mi­dad que en­con­tra­ba como con­su­mi­dor. Era un mo­men­to en que ha­bía mu­cho por ha­cer en la mo­da mas­cu­li­na", ex­pli­ca.

Se re­fie­re a los tra­jes de cor­tes re­no­va­dos y los te­ji­dos de ca­li­dad que han he­cho fa­mo­sa a la mar­ca. Una vi­si­bi­li­dad a la que tam­bién ha ayu­da­do des­fi­lar en elmfs­how Men de Ma­drid. Pe­se al éxi­to, el di­se­ña­dor tie­ne cla­ro cuá­les son sus prin­ci­pios: "Es vi­tal ser ho­nes­to y tra­tar bien a to­dos los agen­tes que par­ti­ci­pan en to­do el pro­ce­so crea­ti­vo". Hay­per­so­nas que se com­pli­can la vi­da ha­cien­do las co­sas bien. Por eso ha­bla­mos de ellas.

EN EX­PAN­SIÓN A las dos tien­das de Ma­drid, si­tua­das en los ba­rrios de Ma­la­sa­ña y Sa­la­man­ca, se aca­ba de su­mar la aper­tu­ra de un nue­vo lo­cal en Bar­ce­lo­na (Ca­rrer de Va­lèn­cia, 300). POR IÑA­KI LA­GUAR­DIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.