Vis­to y no vis­to

Por Vi­cen­te Gallart -

GQ (Spain) - - Estilo -

TE­NÍA QUE LLE­GAR. El fe­nó­meno de las mo­de­los plus si­ze es uno de los más in­tere­san­tes (y ne­ce­sa­rios) de los úl­ti­mos años en la mo­da. ¿El úl­ti­mo gran ejem­plo? El de la mo­de­lo Ash­ley Graham pro­ta­go­ni­zan­do la co­di­cia­da por­ta­da de es­te ve­rano 2016 de Sports Illus­tra­ted gra­cias a sus vo­lu­mi­no­sas cur­vas. Pues bien, aho­ra le to­ca el turno al ám­bi­to mas­cu­lino y la pri­me­ra gran agen­cia in­ter­na­cio­nal en rom­per mol­des e inau­gu­rar su pri­mer de­par­ta­men­to de­di­ca­do a los mo­de­los con ta­lla Xl­ha si­doimg­mo­dels. Lo ha lla­ma­do IMG Brawn (que sig­ni­fi­ca al­go así como fuer­to­te) y aca­ba de apun­tar­se su pri­mer éxi­to apos­tan­do por un jo­ven de 26 años y ca­si dos me­tros de al­tu­ra lla­ma­do Zach Mi­ko, ya co­no­ci­do como el Da­vid Beck­ham plus si­ze del mo­men­to. Mi­ko vie­ne a de­mos­trar que en­tre el fí­si­co atlé­ti­co­de cé­le­bres mo­de­los como Da­vid Gandy o An­drés­ve­len­co­so y la es­cuá­li­da an­dro­gi­nia de los chi­cos que des­fi­la­ban pa­ra el Saint Lau­rent de He­di Sli­ma­ne hay hue­co pa­ra otro ti­po de hom­bre que, sin lu­gar a du­das, es mu­cho más real y cer­cano. Su ca­pa­ci­dad pa­ra co­nec­tar con los hom­bres en Es­ta­dos Uni­dos es­tá re­sul­tan­do abru­ma­do­ra, por ello los gran­des al­ma­ce­nes Tar­get se han apre­su­ra­do a ce­rrar un con­tra­to con él que ya le ha con­ver­ti­do en un per­so­na­je muy po­pu­lar de la no­che a la ma­ña­na. En cuan­to al­gu­na fir­ma de mo­da de al­ta ga­ma se dé cuen­ta del po­ten­cial que tie­ne un mo­de­lo así, Mi­ko se con­ver­ti­rá en el pri­mer top que no va de Ado­nis por la vi­da y triun­fa ma­si­va­men­te. De­trás de se­me­jan­te re­vo­lu­ción se adi­vi­na un inevi­ta­ble tras­fon­do so­cio­ló­gi­co: el he­cho de que hay un pú­bli­co mas­cu­lino que es­tá can­sa­do de sen­tir­se alie­na­do por fí­si­cos con los que no se iden­ti­fi­can y que, al mis­mo tiem­po, desea dis­fru­tar de la mo­da al má­xi­mo. Zach Mi­ko es como ellos y sa­be que le ha to­ca­do ser el en­la­ce en­tre dos mun­dos que pa­re­cían an­ta­gó­ni­cos y que aho­ra, al fin, es­tán obli­ga­dos a en­ten­der­se.

COMO NI­ÑOS La ten­den­cia del gra­fi­ti y los tra­zos ma­nua­les en el mun­do de los es­tam­pa­dos de­ri­va aho­ra, de la mano de Vi­le­bre­quin, en di­bu­jos in­fan­ti­les que lle­nan de op­ti­mis­mo naíf sus tra­jes de ba­ño pa­ra es­ta tem­po­ra­da. CO­LEC­CIÓN BRI­LLAN­TE En el pri­mer de

MI­RAR ATRÁS Los ai­res re­tro si­guen man­dan­do en el te­rreno de las ga­fas de sol. En es­te ca­so, el do­ble puen­te y el efec­to ca­rey de la mon­tu­ra de es­te mo­de­lo de la fir­ma Ca­rre­ra nos de­vuel­ven al es­ti­lo de­por­ti­vo de los años 50.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.