El car­na­val 'bling-bling'

Jo­ya, del fran­cés joie (ale­gría). ¿Qui­zá de­ma­sia­da? Tan­ta es la fe­li­ci­dad que pro­vo­can los me­ta­les y las pie­dras pre­cio­sas que a mu­chos se les nu­bla la ra­zón ca­da vez que las ven. En­tre las pie­zas de sílex y la bi­su­ta de M. A. Ba­rra­cus se cier­ne la his­tor

GQ (Spain) - - Estilo -

(1) ¿Los egip­cios? An­tes muer­tos que sen­ci­llos. Pa­ra in­ter­pre­tar al fa­raón Ram­sés II, el ac­tor Yul Bryn­ner se pu­so to­da la char­cu­te­ría fi­na en la pe­lí­cu­la Los10 man­da­mien­tos (1956). En el An­ti­guo Egip­to, como en la ma­yo­ría de las ci­vli­za­cio­nes, la po­si­ción so­cial se de­fi­nía por el pe­so del pe­ri­fo­llo. (2) De un ex­tre­mo, al con­tra­rio: la sencillez. Si Mar­lon Bran­do rei­vin­di­có la ca­mi­se­ta blan­ca y Ja­mes Dean la ca­za­do­ra de piel, Paul New­man pu­so a pun­to la brú­ju­la de los ac­ce­so­rios mas­cu­li­nos. La pul­se­ra de es­la­bo­nes y el re­loj mar­can el lí­mi­te que nun­ca de­be­ría­mos cru­zar.

(3) Cla­ro que siem­pre hay ex­cep­cio­nes. Ay, los ge­nios. Ol­ví­da­te de los obis­pos, los ma­fio­sos y los ra­pe­ros chun­gos. Esos tam­bién se lo po­nen to­do, pe­ro no son ge­nios. Karl La­ger­feld sí lo es: el di­se­ña­dor so­lo vis­te jo­yas de Ch­ro­me Hearts.

(4) Co­lla­res de cuen­tas, el pe­rro y la flau­ta. El surf y el mo­vi­mien­to hip­pie re­su­ci­ta­ron el (mal) gus­to tri­bal y los co­lo­res vis­to­sos. Antonio Flo­res y otros ar­tis­tas si­guie­ron es­ta mo­da sin ló­gi­ca.

(5) Del An­ti­guo Egip­to, a la An­ti­gua Ibi­za. Aun­que la is­la nun­ca pa­sa de mo­da, su es­ti­lo re­la­ja­do es­tá per­ver­ti­do. To­da­vía hay quien si­gue exal­tán­do­lo: Fran­cis Mon­te­si­nos y Car­los Lo­zano. Rompe­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.