E

GQ (Spain) - - Gq Uién Es Quién -

Exis­ten tres o cua­tro em­pre­sas que sa­ben to­do so­bre ti: Google, Fa­ce­book, Mi­cro­soft… Ope­ran con un mo­de­lo de ne­go­cio cer­cano al pac­to con el dia­blo: to­do es gra­tis (Gmail, What­sapp, Ins­ta­gram, in­clu­so­win­dows 10 pa­ra vie­jos clien­tes), a cam­bio de tu al­ma di­gi­tal, tu bio­gra­fía en lí­nea, tus se­cre­tos. Un tra­to con Me­fis­to que fir­mas al acep­tar los tér­mi­nos y con­di­cio­nes de uso, don­de por de­fec­to ce­des to­do: des­de tu his­to­rial de bús­que­das has­ta el de com­pras, pa­san­do por el re­co­rri­do que ha­ces ca­da día pa­ra ir al tra­ba­jo. Una can­ti­dad de in­for­ma­ción que ni si­quie­ra ocul­tan por­que la ma­yor par­te de usua­rios ni se lo plan­tean.

Ca­da vez que Google Now te ofre­ce la in­for­ma­ción del tra­yec­to des­de tu ca­sa al tra­ba­jo y vi­ce­ver­sa, lo ha­ce por­que sa­be dón­de vi­ves, dón­de tra­ba­jas, tus horarios e in­clu­so los es­ca­pa­ra­tes que mi­ras por el ca­mino. Ap­ple ya pre­su­me en sus pre­sen­ta­cio­nes de que sus má­qui­nas se es­tán con­vir­tien­do en un his­to­rial mé­di­co más com­ple­to y con­sen­ti­do que el de tu mé­di­co de ca­be­ce­ra. Fa­ce­book in­clu­so sa­be qué es eso que te­cleas­te a esa per­so­na y, fi­nal­men­te, de­ci­dis­te no en­viar.

La asis­ten­te vir­tual de Mi­cro­soft, Cor­ta­na, se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra con­ver­tir­se en tu me­mo­ria de re­em­pla­zo. Aque­lla a la que pre­gun­tar de vi­va voz: "¿Có­mo se lla­ma­ba ese res­tau­ran­te en el que co­mí en So­ria el año pa­sa­do?", y que te con­tes­te com­pla­cien­te, sin que te re­co­rra el es­ca­lo­frío de que una má­qui­na ten­ga al­ma­ce­na­das to­das tus lo­ca­li­za­cio­nes fí­si­cas du­ran­te me­ses: la ad­mi­sión de­fi­ni­ti­va de que es­tás po­nien­do pre­sen­te, pa­sa­do y fu­tu­ro en las ma­nos de ser­vi­do­res. Una in­for­ma­ción que ni si­quie­ra los go­bier­nos tie­nen.

Por de­trás de esos gi­gan­tes exis­te un nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de com­pa­ñías sin sus re­cur­sos, dis­pues­tas a to­do pa­ra con­se­guir esos per­fi­les. Son los da­ta-bro­kers, tra­fi­can­tes de in­for­ma­ción, que ope­ran "en la os­cu­ri­dad", en pa­la­bras de un se­na­dor nor­te­ame­ri­cano. Em­pre­sas con ob­je­ti­vos más si­nies­tros: ¿Eres al­cohó­li­co? ¿De­pre­si­vo? ¿Cuál es tu his­to­rial se­xual? ¿Has si­do víc­ti­ma de un cri­men? Son pre­gun­tas que, en 2013, for­ma­ban par­te de una ba­se de da­tos en ven­ta en EE UU. Un re­tra­to ro­bot de 1.000 per­so­nas, con nom­bres y ape­lli­dos, que se ven­día por 79 dó­la­res. Me­nos de 10 cén­ti­mos por ca­be­za pa­ra sa­ber si te ha­bían vio­la­do, si te­nías dis­fun­ción eréc­til o un his­to­rial de abu­so de sus­tan­cias.

Y sin ne­ce­si­dad de in­va­dir tu pri­va­ci­dad, cru­zan­do tu per­fil on-li­ne con los in­di­ca­do­res que el Big Da­ta se­ña­la so­bre ca­da po­si­ble pro­ble­ma. ¿No que­rría tu fu­tu­ra em­pre­sa sa­ber es­to so­bre ti an­tes de con­tra­tar­te? ¿O la ase­gu­ra­do­ra que tie­ne que cal­cu­lar tus pri­mas? ¿Los pa­dres de tu pa­re­ja an­tes de la bo­da? ¿Esa en­ti­dad que te ofre­ce un rá­pi­do cré­di­to te­le­fó­ni­co?

Ex­pe­rian, Equi­fax, Ep­si­lon o Ac­xiom son al­gu­nas de las em­pre­sas más im­por­tan­tes

del mun­do de los co­mer­cian­tes de da­tos, los mer­ca­de­res de la in­ti­mi­dad. Jun­tos su­man más de 8.500 mi­llo­nes de eu­ros en fac­tu­ra­ción. ¿Su pro­duc­to? La in­for­ma­ción pri­va­da que el res­to de em­pre­sas ne­ce­si­tan, es­pe­cial­men­te los ges­to­res de cré­di­to. Ex­pe­rian, por ejem­plo, pre­su­me de que ca­da día rea­li­za en to­do el mun­do 3,5 mi­llo­nes de in­for­mes de deu­da y, en tiem­pos de ano­ni­ma­to on-li­ne, más de "500.000 com­pro­ba­cio­nes de que al­guien es quien di­ce ser". Y, sin em­bar­go, nin­guno de esos gi­gan­tes ope­ra en Es­pa­ña. Ac­xiom hu­yó ha­ce años y Ex­pe­rian, una de las ma­yo­res po­ten­cias en el co­mer­cio de la pri­va­ci­dad en nues­tra ve­ci­na Fran­cia, aquí se li­mi­ta a ges­tio­nar el fi­che­ro de mo­ro­sos. Prin­ci­pal­men­te por­que Es­pa­ña cuen­ta con una Ley de Pro­tec­ción de Da­tos ga­ran­tis­ta, cu­yo bra­zo ar­ma­do, la im­pla­ca­ble Agen­cia Es­pa­ño­la de Pro­tec­ción de Da­tos (AEPD), es­tá ca­pa­ci­ta­da pa­ra im­po­ner mul­tas mi­llo­na­rias a cual­quie­ra que se pase de la ra­ya.

El úl­ti­mo men­sa­je a los da­ta-bro­kers fue la ba­te­ría de mul­tas a sa­ber­lo­to­do.com, cu­yo pro­pie­ta­rio, Juan Vi­cen­te Lu­cas, se jac­ta­ba en 2011 de ha­ber ad­qui­ri­do los da­tos del pa­drón de ma­nos del PSOE y ha­ber­los com­ple­men­ta­do con agencias de de­tec­ti­ves y otras fuen­tes de in­for­ma­ción. Sa­ber­lo­to­do con­ta­ba con un fi­che­ro en el que fi­gu­rá­ba­mos 36 mi­llo­nes de es­pa­ño­les, que le ge­ne­ra­ba unos in­gre­sos de unos 370.000 eu­ros de ma­nos de clien­tes como las em­pre­sas de cré­di­tos rá­pi­dos y ti­pos de in­te­rés cer­ca­nos a la usu­ra.

La AEPD im­pu­so a Sa­ber­lo­to­do mul­tas cer­ca­nas a los cin­co mi­llo­nes de eu­ros. El men­sa­je im­plí­ci­to es que Es­pa­ña no es te­rri­to­rio pa­ra da­ta-bro­kers ni pa­ra la­dro­nes de in­for­ma­ción. El ca­so de Sa­ber­lo­to­do es ex­tre­mo: su error fue ha­cer­se con el pa­drón y abu­sar del con­sen­ti­mien­to tá­ci­to (lo peor de la ley es­pa­ño­la, en la que si no te nie­gas al trá­fi­co de tus da­tos de for­ma ex­pre­sa es­tás afir­man­do que quie­res que lo ha­gan). Al­go que ni si­quie­ra es ne­ce­sa­rio ya en nues­tro país.

En Es­pa­ña ope­ran otro ti­po de gran­des em­pre­sas más in­te­li­gen­tes y, de mo­men­to, con in­ten­cio­nes me­nos per­ju­di­cia­les a cor­to pla­zo. Se tra­ta de ex­per­tos en mar­ke­ting on-li­ne que cuen­tan con ba­ses de da­tos de sie­te mi­llo­nes de usua­rios or­ga­ni­za­das por de­mo­gra­fía, po­bla­ción, se­xo (y ri­que­za, en cuan­to cru­zas un par de fac­to­res). La di­fe­ren­cia es que ellos sí te han pe­di­do los da­tos. Cuan­do te re­gis­tras en una de sus múl­ti­ples pá­gi­nas de con­te­ni­do; cuan­do com­pras un bi­lle­te de au­to­bús o de tren y no mar­cas la ca­si­lli­ta de "no quie­ro que mis da­tos se pa­sen a ter­ce­ros"; in­clu­so cuan­do pa­sas esa tar­je­ta de pun­tos en la ga­so­li­ne­ra, en la tien­da, en el cen­tro co­mer­cial o en el ci­ne, en­tras a for­mar par­te de una gi­gan­tes­ca ba­se.

Una con la que re­sul­ta muy sen­ci­llo cons­truir un per­fil bá­si­co. Pe­ro que se que­da en na­da si lo com­pa­ra­mos con lo que un buen da­ta-bro­ker pue­de ob­te­ner on-li­ne. "Car­los Gar­cía se ha le­van­ta­do a las 7:30. Ha desa­yu­na­do ca­fé so­lo y una na­po­li­ta­na cer­ca de Ma­la­sa­ña. Ha ido an­dan­do a tra­ba­jar y ha vuel­to a sa­car una fo­to a un mo­de­lo muy con­cre­to de Con­ver­se en un es­ca­pa­ra­te. Le gus­tan los li­bros de ar­te, la mú­si­ca elec­tró­ni­ca y la tec­no­lo­gía. Vi­ve en el cen­tro de Ma­drid. Es copyw­ri­ter. Es­tá sus­cri­to a va­rias pla­ta­for­mas on-li­ne de con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les. Com­pra ha­bi­tual­men­te por in­ter­net, des­de ro­pa has­ta co­mi­da a do­mi­ci­lio."

Pue­de que Car­los Gar­cía no exis­ta, pe­ro es­to es lo que cual­quier da­ta­bro­ker po­dría de­du­cir de cual­quier tuitero –in­clui­das su edad y su di­rec­ción más o me­nos exac­ta– sim­ple­men­te exa­mi­nan­do un per­fil de Twit­ter. Con su­fi­cien­te pa­cien­cia, po­dría sa­ber sus aler­gias y afi­cio­nes, sus re­la­cio­nes fa­lli­das, su es­ta­do ci­vil, su lu­gar de re­si­den­cia, sus co­lo­res fa­vo­ri­tos y las mar­cas en las que con­fía. De­du­cir el ni­vel de in­gre­sos, la ciu­dad de ori­gen, los me­dios de trans­por­te ha­bi­tua­les, el ta­ma­ño de la fa­mi­lia e in­clu­so los há­bi­tos de sus pa­dres. Sim­ple­men­te con un per­fil pú­bli­co de Twit­ter, más o me­nos ac­ti­vo, sin fir­mar un con­sen­ti­mien­to o ce­der da­tos a ter­ce­ros. Si se le su­ma un per­fil de Fa­ce­book abier­to apa­re­ce­rían el ni­vel de es­tu­dios (y dón­de se rea­li­za­ron), los ami­gos más cer­ca­nos, los even­tos y con­cier­tos, et­cé­te­ra. Su­man­do Lin­ke­din, si tu­vie­se, la ex­pe­rien­cia la­bo­ral, los cam­pos y qué rit­mo de vi­da ha lle­va­do. Ins­ta­gram per­mi­ti­ría sa­ber con qué fre­cuen­cia via­ja y a dón­de, por pla­cer o por tra­ba­jo. Po­dría­mos se­guir...

...Y tar­da­ría­mos más tiem­po en enu­me­rar las po­si­bi­li­da­des que los pro­gra­mas in­for­má­ti­cos ade­cua­dos en re­gis­trar­las. Ni si­quie­ra ha­ce fal­ta que una per­so­na su­per­vi­se el pro­ce­so. Si pue­den cru­zar la in­for­ma­ción con una di­rec­ción de co­rreo elec­tró- ni­co o un te­lé­fono mó­vil a tra­vés de al­gu­na de las ba­ses de da­tos an­te­rio­res, po­drían ven­der el per­fil a cual­quie­ra sin in­frin­gir la ley, por un cos­te que va des­de unos po­cos cén­ti­mos a –su­pon­ga­mos que un in­ves­ti­ga­dor pri­va­do ne­ce­si­ta co­no­cer a fon­do a Car­los Gar­cía– un par de cien­tos de eu­ros.

In­clu­so así no sa­brían ni la mi­tad de la mi­tad de lo que Google o Mi­cro­soft sa­ben. Pe­ro ese es el ne­go­cio ac­tual de los da­ta-bro­kers: tra­ba­jar con la in­for­ma­ción que mos­tra­mos pa­ra adi­vi­nar quié­nes so­mos. Esas co­okies de las que te avi­sa el na­ve­ga­dor, esos en­la­ces que com­par­ti­mos, esa fo­to de "aquí su­frien­do" mar­ca­da como "pla­ya X, ciu­dad Y, país Z" con pre­ci­sión de sa­té­li­te, es como un pe­que­ño ejér­ci­to de es­pías. Man­te­ni­do por no­so­tros mis­mos y el cul­to al ego que han traí­do las re­des so­cia­les. Hoy, to­dos y ca­da uno de no­so­tros so­mos a la vez Faus­to y Me­fis­to. Y los da­ta-bro­kers, de­mo­nios me­no­res, ca­rro­ñe­ros de to­do lo que de­ja­mos de­trás ca­da vez que pre­su­mi­mos de nues­tro pac­to con los se­ño­res del Infierno de la Pri­va­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.