Aquí vie­ne ( otra vez) la reali­dad vir­tual gam­be­teo

Por Montero Glez -

GQ (Spain) - - Gq Firmas -

Los años 1992 y 2016 tie­nen dos co­sas en co­mún: los dos son bi­sies­tos y ca­da uno en su mo­men­to se ha con­si­de­ra­do "ela­ño­de­la reali­dad­vir­tual". El­con­cep­to reali­dad vir­tual se re­fie­re a una reali­dad que so­lo exis­te den­tro del or­de­na­dor y que no tie­ne lu­gar fue­ra de él, en el mun­do real. Lo mis­mo que su­ce­de con los in­fluen­cers de las re­des so­cia­les, ex­cep­to por­que ver una ba­lle­na vo­lan­do en reali­dad vir­tual sí es creí­ble.

En los úl­ti­mos me­ses se ha di­cho mu­cho so­bre la reali­dad vir­tual, in­clu­yen­do que 2016 se­rá el año de su ad­ve­ni­mien­to de­fi­ni­ti­vo. Es­tá por ver que no su­fra el ga­ti­lla­zo de 1992, pe­ro al me­nos es­ta vez no ha­brá un El­cor­ta­dor­del­cés­ped. Así que peor tam­po­co va a ser.

De mo­men­to, a es­tas al­tu­ras del año, la reali­dad vir­tual es­tá le­jos de ser po­pu­lar. Ha ha­bi­do avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos en cuan­to a lo ac­ce­si­ble de su tec­no­lo­gía y a su gra­do de adop­ción. Sin em­bar­go, una bue­na par­te de los con­su­mi­do­res to­da­vía no se ha en­te­ra­do de que ya pue­de ir a una tien­da, com­prar unas ga­fas y ex­pe­ri­men­tar la reali­dad vir­tual con ma­yor o me­nor gra­do de asom­bro. O con ma­yor o me­nor gra­do de de­cep­ción y de do­lor de ca­be­za, que tam­bién.

Por­que como to­da tec­no­lo­gía, la reali­dad vir­tual vie­ne con sus in­con­ve­nien­tes. Al­gu­nos de esos pe­ros de­pen­den de ca­da per­so­na, como que sa­tis­fa­ga y cum­pla las ex­pec­ta­ti­vas o que re­sul­te creí­ble. Lo mis­mo su­ce­de con sus po­si­bles efec­tos fí­si­cos, nor­mal­men­te na­da más allá de al­gu­nas náu­seas. Pe­ro hay un in­con­ve­nien­te de la reali­dad vir­tual que es uni­ver­sal: to­do el mun­do pa­re­ce idio­ta cuan­do la es­tá uti­li­zan­do. Des­pués de to­do, con la reali­dad vir­tual su­ce­de que uno tie­ne pues­ta su aten­ción en un mun­do mien­tras que su cuer­po per­ma­ne­ce en otro. El con­ta­dor de víc­ti­mas de la rea- li­dad vir­tual ya se ha pues­to en mar­cha. Si eres ca­paz de de­jar a un la­do la dig­ni­dad tie­nes va­rias vías pa­ra su­mer­gir­te en la reali­dad vir­tual. La op­ción más ase­qui­ble pa­ra ex­pe­ri­men­tar­la, sin con­tar una bue­na ba­rra li­bre, se lla­ma Google Card­board. Cues­ta 10 eu­ros y per­mi­te ex­pe­ri­men­tar la reali­dad vir­tual usan­do un tro­zo de car­tón y un te­lé­fono mó­vil. Como la ex­pe­rien­cia de reali­dad vir­tual guar­da re­la­ción con el pre­su­pues­to, es­ta op­ción re­sul­ta un po­co po­bre. De he­cho, si abu­sas de ella pue­des ter­mi­nar peor que si hu­bie­ras op­ta­do por la ba­rra li­bre.

Una op­ción más sa­tis­fac­to­ria pa­sa por la ad­qui­si­ción de unas ga­fas de reali­dad vir­tual como las Sam­sung Gear VR, que aun­que si­guen ne­ce­si­tan­do un te­lé­fono mó­vil son al­go más avan­za­das. Con ellas la ex­pe­rien­cia es mu­cho

"Los­con­su­mi­do­res­no­seha­nen­te­ra­do­de­que­pue­de­ni­rau­na tien­da,com­pra­ru­nas­ga­fas­yex­pe­ri­men­tar­la­rea­li­dad­vir­tual"

A par­tir del anun­cio, los hom­bres más ver­sá­ti­les se cam­bia­rían de cal­zon­ci­llo, aban­do­nan­do el de to­da la vi­da, de al­go­dón y con ra­nu­ra a un la­do, por el nue­vo slip pa­que­te­ro y sin ra­nu­ra.

Eran me­dia­dos de los se­ten­ta y en Es­pa­ña no se ha­bla­ba de otra co­sa que del olor a des­com­po­si­ción que emi­tía el ré­gi­men de Fran­co. Al­go em­pe­za­ba a cam­biar en el in­te­rior de los hom­bres. Las te­le­vi­sio­nes eran ho­ga­res en blan­co y ne­gro, con su car­ta de ajus­te y su par de ca­na­les. En aquel ambiente, Johan Cruyff se mar­ca­ría dos o tres anun­cios.

Que no ven­ga aho­ra Gior­gio Ar­ma­ni a de­cir que fue el pri­me­ro en lla­mar a un fut­bo­lis­ta pa­ra que anun­cia­se ro­pa in­te­rior, cuan­do el guar­da­me­ta in­glés Da­vid Ja­mes, un Spi­ce Boy de fi­na­les del si­glo pa­sa­do, sa­lió en los anun­cios del mo­dis­to. En otra oca­sión con­ta­re­mos el por­qué del apo­do Ca­la­mity de es­te guar­da­me­ta. Aho­ra si­ga­mos con la pro­pa­gan­da y con Cruyff, nues­tro hom­bre-anun­cio de hoy.

Pa­ra man­te­ner su ca­be­llo con un bri­llo tan es­pe­cial, Cruyff sa­lía en otro anun­cio di­cien­do que se echa­ba Ker­zo, un tó­ni­co ca­pi­lar con pro­teí­nas de se­da. Bien mi­ra­do, el tó­ni­co tam­po­co es que hi­cie­ra mu­cho, ya que pron­to em­pe­za­ría a cla­rear­le la co­ro­ni­lla al ho­lan­dés. Ya sa­be­mos que la pu­bli­ci­dad, si no en­ga­ña, es que no es pu­bli­ci­dad.

Otro anun­cio que pro­ta­go­ni­zó Cruyff fue el de las pin­tu­ras acrí­li­cas de la mar­ca Bru­guer. To­da­vía per­du­ra­ba el pa­pel pin­ta­do en las ca­sas, con for­mas psi­co­dé­li­cas y re­pe­ti­ti­vas, pro­vo­can­do la hip­no­sis de las vi­si­tas. En­ton­ces lle­gó Cruyff y las ca­sas em­pe­za­rían a aban­do­nar­lo por las pin­tu­ras acrí­li­cas que él anun­cia­ba. Lo ha­cía de ro­di­llas, con una ca­mi­se­ta de la mar­ca y pin­tan­do una pa­red. "Yo apro­ve­cho el ve­rano pa­ra pin­tar", de­cía el bo­ca­di­llo que le ha­bían pues­to, como si de una vi­ñe­ta se tra­ta­se.

Hoy en día re­sul­ta inima­gi­na­ble un anun­cio así. Los fut­bo­lis­tas de aho­ra han acu­mu­la­do tan­to di­ne­ro que pue­den man­dar a al­guien a pin­tar las pa­re­des de su ca­sa. Ade­más no tie­nen tiem­po, ocu­pa­dos en ha­cer anun­cios. Im­pen­sa­ble ver a Cris­tiano Ro­nal­do o a Mes­si subidos al an­da­mio con la bro­cha cho­rrean­te. Eso so­lo lo pue­de ha­cer Cruyff. De ro­di­llas.

Años des­pués del anun­cio de pin­tu­ras, re­cién inau­gu­ra­do el si­glo, Cruyff ha­ría un re­ma­ke –como se di­ce aho­ra– con su hi­jo, el tam­bién fut­bo­lis­ta Jor­di Cruyff. En el spot, pa­dre e hi­jo se po­nen a ju­gar con un ba­lón de fútbol den­tro de una ca­sa y, cla­ro, las pa­re­des que­dan mar­ca­das. En es­to apa­re­ce una se­ño­ra, o se­ño­ri­ta, y cuan­do ve có­mo ha que­da­do to­do po­ne el gri­to en el cie­lo. En­ton­ces pa­dre e hi­jo co­mien­zan a re­pa­rar los da­ños con pin­tu­ra Bru­guer. Un guion sim­plón pa­ra un desen­la­ce es­pe­ra­do. En­tre me­dias, ma­la­ba­res con una pe­lo­ta que ha lle­ga­do allí des­de la ca­lle, don­de unos ni­ños ju­ga­ban al fútbol.

Pe­ro pa­ra anun­cio po­ten­te el que hi­zo Pe­lé, O Rei, con los la­bo­ra­to­rios Pfi­zer, anun­cian­do Via­gra pa­ra se­guir mar­can­do go­les. "Erec­tions pro­blems don't just af­fect your lo­ve li­fe", de­cía el es­lo­gan. En fin, co­sas de la pu­bli­ci­dad.

"Tiem­poan­tes­de­que­beck­ha­ma­nun­cia­se­ga­yum­bos dear­ma­ni,johan­cruyff­ya­loha­cía­con­la­mar­ca­jim"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.