TECNÓFILO ES­CÉP­TI­CO

Por Na­cho Pa­lou -

GQ (Spain) - - Gq Firmas -

me­jor e in­clu­so lle­gan a des­per­tar al­gún sen­ti­mien­to de asom­bro en­tre los más es­cép­ti­cos. Pe­ro su fun­cio­na­mien­to es­tá li­mi­ta­do por la com­pa­ti­bi­li­dad en­tre el mó­vil y las ga­fas.

La op­ción de con­su­mo más so­fis­ti­ca­da son las ga­fas de reali­dad vir­tual que no ne­ce­si­tan el mó­vil por­que lle­van su pro­pia pan­ta­lla. La ex­pe­rien­cia es su­pe­rior… pe­ro tam­bién lo es su pre­cio. Ade­más re­quie­ren un or­de­na­dor po­ten­te, ca­so de las Ocu­lus Rift, o van co­nec­ta­das a una cos­to­sa vi­deo­con­so­la, como las Pla­ys­ta­tion VR. Así que la reali­dad vir­tual exis­te, fun­cio­na más o me­nos y es bas­tan­te re­sul­to­na. Y pue­de ser muy ase­qui­ble se­gún la op­ción que se eli­ja. Tam­po­co es de ex­tra­ñar que bue­na par­te del pú­bli­co se ha­ya des­pis­ta­do so­bre el es­ta­do de la reali­dad vir­tual, por­que es ver­dad que es­ta lle­va ya unos cuan­tos años sien­do en sí mis­ma una reali­dad bas­tan­te vir­tual.

Ah, por cier­to, 2012 tam­bién fue bi­sies­to. 2012 era "el año de los te­le­vi­so­res 3D", los te­le­vi­so­res que iban a re­vo­lu­cio­nar la te­le­vi­sión, el ci­ne y el en­tre­te­ni­mien­to. Es­te año los te­le­vi­so­res 3D han co­men­za­do a des­apa­re­cer de las tien­das, ol­vi­da­dos.

Sees­tá on lo­bien­que vir­tualc cuan­do… en reali­dad ita­de­vez una es­ca­pad que­rría­vi­si­tar una ¿Pe­ro­quién real? Bueno,qui­zás reali­dad en­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.