De cru­ce­ro al po­lo

El Seax­plo­rer es el pri­mer bar­co rom­pehie­los de lu­jo que lo mis­mo te lle­va al Ca­ri­be que de ex­cur­sión al Ár­ti­co. Un ca­pri­cho, eso sí, so­lo pa­ra unos po­cos.

GQ (Spain) - - La Buena Vida -

Ima­gí­na­te un cru­ce­ro en el que en vez de sur­car las trans­pa­ren­tes aguas de las is­las­vír­ge­nes o bu­cear en­tre pe­ces de co­lo­res te de­di­ques a avis­tar fo­cas en el Ár­ti­co, na­ve­gar en­tre ice­bergs o tum­bar­te en cu­bier­ta pa­ra ver au­ro­ras bo­rea­les. Va­le, y, pues­tos a ima­gi­nar, haz­te a la idea de que to­do eso lo dis­fru­tas en un ho­tel con ser­vi­cio cin­co es­tre­llas. Olo que es lo mis­mo, que es­tás a bor­do del Seax­plo­rer, un ya­te de me­ga­lu­jo cons­trui­do por el as­ti­lle­ro ho­lan­dés Damen, que gra­cias a su cer­ti­fi­ca­ción de Ca­te­go­ría Po­lar pue­de na­ve­gar en am­bos po­los. Cuen­ta con un cas­co de do­ble ac­ción ca­paz de que­brar ca­pas de hie­lo de has­ta un me­tro de gro­sor, tie­ne una au­to­no­mía de 40 días, in­clu­ye equi­pos adi­cio­na­les de su­per­vi­ven­cia y una hue­lla de car­bono re­du­ci­da. La ex­pe­rien­cia de los afor­tu­na­dos que pue­dan dis­fru­tar­lo in­clu­ye to­do ti­po de lu­jos y ca­pri­chos, des­de vo­lar en he­li­cóp­te­ro has­ta bu­cear, sa­lir a es­quiar u ob­ser­var la vi­da sal­va­je. ¿El pre­cio? Ese es otro can­tar.

OL­VI­DA EL TI­TA­NIC El lu­jo hoy no se con­ci­be sin la ecua­ción co­mo­di­dad y se­gu­ri­dad. El Seax­plo­rer va equi­pa­do con bo­tes sal­va­vi­das –que son como li­mu­si­nas– pa­ra ca­da uno de sus ocu­pan­tes. POR ALEXANDRE LAZERGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.