To­do el mun­do tie­ne un plan DA­NIEL ENTRIALGO Di­rec­tor de GQ

GQ (Spain) - - La_Carta Del Director - @da­nie­len­trial­go #Fuer­zao­ri­ve

EL PRÓ­XI­MO 30 DE JU­NIO Mi­ke Ty­son cum­ple 50 ta­cos. Ci­fra re­don­da. Me­dio si­glo de vi­da en el que le ha da­do tiem­po a ca­si to­do (has­ta de ta­tuar­se la ca­ra al es­ti­lo mao­rí). Fue cam­peón de los pe­sos pe­sa­dos con ape­nas 20 años, la es­tre­lla más gran­de de la dé­ca­da; lue­go es­tu­vo tres en la cár­cel acu­sa­do de vio­la­ción y con­si­guió fun­dir­se (lo que no de­be de ser tan fá­cil) una for­tu­na es­ti­ma­da en 400 mi­llo­nes de dó­la­res. Aho­ra, ya re­di­mi­do de sus múl­ti­ples adic­cio­nes, rea­li­za mo­nó­lo­gos en pe­que­ños tea­tros, ama a las pa­lo­mas, apo­ya a Do­nald Trump (¿?) y sue­ña con vi­si­tar la tum­ba de Aqui­les en Gre­cia, se­gún él, el me­jor lu­cha­dor de la his­to­ria. Un ti­po cu­rio­so es­te Ty­son, pa­ra­dó­ji­co e in­cla­si­fi­ca­ble. A ve­ces, te ríes con él, otras pro­vo­ca ver­güen­za aje­na y, en oca­sio­nes, te ha­ce has­ta pensar. Co­lec­cio­na un pu­ña­do de per­las de sa­bi­du­ría –au­tén­ti­cas ver­da­des co­mo pu­ños– que bien po­drían ha­ber si­do pro­nun­cia­das por un maes­tro zen. "El bo­xeo, en­ten­di­do co­mo lu­cha, es al­go es­pi­ri­tual", afir­ma. "Pe­ro esa es­pi­ri­tua­li­dad no se per­ci­be por­que es­tá do­mi­na­da por la par­te fí­si­ca". ¡To­ma ya! "Fui vie­jo de­ma­sia­do pron­to y lis­to de­ma­sia­do tar­de", con­fie­sa. Y lue­go aña­de: "Es­te mun­do no es­tá he­cho pa­ra ti­pos du­ros, sino pa­ra hom­bres in­te­li­gen­tes". No es­tá na­da mal.

Tu­vo Ty­son, sin em­bar­go, una lar­ga épo­ca os­cu­ra en la que ate­rro­ri­za­ba a sus ri­va­les con una mi­ra­da ase­si­na de ro­bot eje­cu­tor. "Yo no in­ti­mi­do a mis ri­va­les in­sul­tán­do­los an­tes de la pe­lea", di­jo en una oca­sión. "Eso no es efec­ti­vo. Yo in­ti­mi­do a mis ri­va­les gol­peán­do­los". Ni Bru­ce Wi­llis en El úl­ti­mo Boy Scout tie­ne fra­ses tan chu­las. Se­gún el pro­pio Ty­son ase­gu­ra, se ha pa­sa­do la ma­yor par­te de su vi­da in­ten­tan­do ma­tar­se. Pe­ro al fin ha apren­di­do una lec­ción fun­da­men­tal: la com­pa­sión em­pie­za por uno mis­mo. Ha com­pren­di­do –de ver­dad– lo que sig­ni­fi­ca es­tar agra­de­ci­do con la vi­da. Y la vi­da ha em­pe­za­do a per­do­nar­lo.

Su­de­por­te,el­bo­xeo,si­gue­sien­do­ho­yun­pros­cri­to­den­tro­de­lu­ni­ver­so­de lo­po­lí­ti­ca­men­te­co­rrec­to.un­lu­gar­su­cioy­vio­len­to­al­queel­ci­ney­la­li­te­ra­tu­ra acu­den en bus­ca de ins­pi­ra­ción, pe­ro no ap­to pa­ra el mun­do de no fic­ción. Re­sul­ta cu­rio­so por­que el bo­xeo –co­mo ejer­ci­cio de en­tre­na­mien­to– vi­ve un ex­tra­ño nue­vo tiem­po de es­plen­dor. Se ha pues­to de mo­da. En los gim­na­sios más cool del cen­tro –y no en los del ex­tra­rra­dio– la gen­te que­ma ca­lo­rías sal­tan­do a la com­ba, a lo Rocky Bal­boa, bai­lan­do el pun­ta-ta­lón ba­jo el sil­bi­do de la cuer­da. Y tam­bién le dan mu­cho al sa­co (que no por), que vuel­ve otra vez a col­gar del te­cho. Su­dan a cho­rros, apren­dien­do a ajus­tar­se las ven­das pro­tec­to­ras ba­jo los guan­tes y a en­ca­de­nar se­ries de de­re­cha-iz­quier­da co­lo­can­do los pies en la po­si­ción co­rrec­ta. To­do un no­ble ar­te. Mu­cho más téc­ni­co y com­ple­jo de lo que al­gu­nos creen.

Tie­ne al fin Mi­ke Ty­son una úl­ti­ma fra­se glo­rio­sa. Mal­so­nan­te, pe­ro de­mo­le­do­ra. "To­do el mun­do tie­ne un plan… has­ta que le cae la pri­me­ra hos­tia". Y no se apli­ca so­lo al com­ba­te, no. Tam­bién va­le pa­ra fue­ra del cua­dri­lá­te­ro. A ve­ces, cree­mos te­ner to­do bien ata­di­to. Ba­jo con­trol. Y en­ton­ces lle­ga la vi­da y –sin pre­vio avi­so– te suel­ta un bru­tal di­rec­to a la na­riz; y los cris­ta­li­tos de do­lor te pin­chan los ojos. Cae lue­go un up­per­cut a la man­dí­bu­la yun cro­chet al hí­ga­do. Y adiós al plan per­fec­to que te pro­te­gía. No ha­ce fal­tar sal­tar al ring pa­ra sa­ber­lo.

Más gol­pes te da la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.