¿POR QUÉ LLA­MA­MOS 'BOM­BERS' A PREN­DAS QUE NO LO SON?

GQ (Spain) - - Estilo -

De per­ma­ne­cer ocul­tas en el ar­ma­rio de un pu­ña­do de nos­tál­gi­cos, a fi­gu­rar en la pri­me­ra lí­nea de las ten­den­cias ac­tua­les. De re­pen­te, to­das las pren­das de se­mi­abri­go con una go­ma en la cin­tu­ra y en los pu­ños han pa­sa­do a lla­mar­se bom­bers, al­go que ha ori­gi­na­do un au­tén­ti­co caos no­mi­nal. Y eso es co­mo con­fun­dir la pan­ga con la mer­lu­za. Las bom­bers (en es­pa­ñol, ca­za­bom­bar­de­ros) son ca­za­do­ras de ori­gen mi­li­tar que na­cie­ron en EE UU a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do. El mo­de­lo más cé­le­bre es el MA-1 (a la de­re­cha), que hoy lo fa­bri­ca Alp­ha In­dus­tries, una de las fir­mas fa­vo­ri­tas de Kan­ye West. To­do lo de­más es otra co­sa: beis­bo­le­ras, ha­rring­tons, cortavientos, sou­ve­nir jac­kets… An­te la du­da, usa siem­pre el ge­né­ri­co: ca­za­do­ra. ¿ES UNA BUE­NA IDEA COM­PRAR CA­MI­SAS CON BOL­SI­LLOS DE PLASTRÓN? To­do de­pen­de de tu ma­nía por al­ma­ce­nar por­que­rías en los bol­si­llos. Los patch poc­kets o de plastrón, ti­po par­che y co­si­dos en el ex­te­rior de la pren­da, son me­ros ele­men­tos de­co­ra­ti­vos: no es­tán ahí pa­ra que al­ma­ce­nes la car­te­ra, un bo­lí­gra­fo o el cas­co de la mo­to. El em­pre­sa­rio Gian­ni Ag­ne­lli siem­pre lle­va­ba bol­si­llos en sus ca­mi­sas de ve­rano, pe­ro va­cíos. Si es­tás dis­pues­to a se­guir su ejem­plo, en ese ca­so po­dría ser una bue­na idea. No es que sea di­fí­cil, es que es ro­tun­da­men­te im­po­si­ble que las en­cuen­tres en una tien­da. Por­que es ile­gal y por­que ade­más pue­des ir al in­fierno por ser una ma­la per­so­na. El ca­pa­ra­zón de la tor­tu­ga ca­rey, un ani­mal ma­rino en pe­li­gro de ex­tin­ción, es tan su­cu­len­to co­mo los col­mi­llos de los ele­fan­tes. Y esa cir­cuns­tan­cia ha mo­ti­va­do que la es­pe­cie es­té se­ria­men­te ame­na­za­da. Por eso, su cap­tu­ra y co­mer­cio es­tán per­se­gui­dos por el Con­ve­nio so­bre el Co­mer­cio Internacional de Es­pe­cies de Fau­na y Flo­ra Sal­va­je Ame­na­za­das, sus­cri­to por 175 paí­ses. Cuan­do hoy se ha­bla de una mon­tu­ra de ca­rey se so­bren­tien­de que se tra­ta de ace­ta­to, un ma­te­rial más ba­ra­to e igual de bo­ni­to. To­do sea por de­jar en paz a los animalitos.

TRAS­TE­ROS AN­DAN­TES CA­PRI­CHOS LE­TA­LES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.