GIF Re-ani­ma­dos

GQ (Spain) - - Firmas -

Los GIF ani­ma­dos son un ele­men­to grá­fi­co a me­dio ca­mino en­tre una fo­to y un ví­deo. Una imagen con mo­vi­mien­to que se re­pi­te en bu­cle, pe­ro sin au­dio, con po­ca re­so­lu­ción y que no sue­le du­rar más que unos po­cos se­gun­dos. En los años 90 los GIF ani­ma­dos se uti­li­za­ban pa­ra ador­nar las pá­gi­nas web pri­mi­ge­nias: ban­de­ras on­dean­do, men­sa­jes de "en cons­truc­ción"; be­bés bai­lan­do o una arro­ba que dan­do vuel­tas ani­ma­ba (o más bien di­sua­día) a con­tac­tar por e-mail con al au­tor de la pá­gi­na eran al­gu­nos de sus usos ha­bi­tua­les.

Los GIF ani­ma­dos siem­pre han des­per­ta­do fas­ci­na­ción y re­cha­zo a par­tes igua­les. Aque­llos GIF ani­ma­dos jun­to con la eti­que­ta "blink", que ha­cía que el tex­to par­pa­dea­se co­mo las lu­ces de neón, con­se­guían que mu­chas pá­gi­nas web de los años 90 fue­ran el equi­va­len­te vi­sual a los clu­bes de ca­rre­te­ra.

De he­cho, no pa­só mu­cho tiem­po has­ta que la eti­que­ta "blink" fue re­pu­dia­da en in­ter­net. Al­gu­nos na­ve­ga­do­res co­men­za­ron a ig­no­rar­la. Mien­tras tan­to, los GIF ani­ma­dos eran rá­pi­da­men­te su­pe­ra­dos por tec­no­lo­gías co­mo el ví­deo pa­ra la web y por las ani­ma­cio­nes he­chas con Ado­be Flash. Los GIF ani­ma­dos ca­ye­ron ca­si en el ol­vi­do.

Un pro­ble­ma his­tó­ri­co del for­ma­to GIF es que re­gis­tra un nú­me­ro muy li­mi­ta­do de co­lo­res. Una can­ti­dad in­su­fi­cien­te pa­ra mos­trar fo­to­gra­fías con ca­li­dad. Por eso las fo­to­gra­fías que ha­ces con la cá­ma­ra de fo­tos y con el mó­vil se guar­dan en for­ma­to JPEG y no en GIF. En lu­gar de unos po­cos cien­tos de co­lo­res, un archivo JPEG pue­de re­pre­sen­tar mi­llo­nes de co­lo­res. Más de los que pue­de dis­tin­guir el ojo. Con la lle­ga­da del for­ma­to JPEG el for­ma­to GIF de­jó de usar­se pa­ra las fo­to­gra­fías y que­dó re­le­ga­do a ele­men­tos co­mo lo­go­ti­pos, dia­gra­mas, ban­ners o di­bu­jos. A imá­ge­nes que no fue­ran fo­to­rrea­lis­tas.

De un tiem­po a es­ta par­te in­ter­net ha vuel­to a des­cu­brir los GIF ani­ma­dos gra­cias en par­te a re­des so­cia­les co­mo Twit­ter y a la pla­ta­for­ma Tumblr. Pe­ro en su se­gun­da ve­ni­da los GIF ya no se con­si­de­ran ele­men­tos de­co­ra­ti­vos. En cam­bio el pú­bli­co re­cu­rre aho­ra a ellos por su ca­pa­ci­dad pa­ra ex­pre­sar, pa­ra co­mu­ni­car y pa­ra en­ri­que­cer al len­gua­je su­mán­do­se al tex­to, a los emo­jis y a los emo­ti­co­nos.

"Di­lo con un GIF" es el es­lo­gan de Reac­tion Gifs, un re­po­si­to­rio don­de se pue­den en­con­trar GIF ani­ma­dos que ex­pre­san en bu­cle ca­si ca­da es­ta­do de áni­mo y ca­da sen­ti­mien­to po­si­ble. Ale­gría, en­tu­sias­mo, tris­te­za, lu­nes por la ma­ña­na y de­ses­pe­ra­ción… Exis­ten de­ce­nas de mi­les de GIF ani­ma­dos que per­mi­ten re­trans­mi­tir men­sa­jes com­ple­tos y a ve­ces com­ple­jos sin ne­ce­si­dad de es­cri­bir ni una pa­la­bra. Que sir­ven

"Hay GIF ins­truc­ti­vos y edu­ca­ti­vos, los hay que son chis­tes y me­mes, y tam­bién hay GIF ani­ma­dos por­no­grá­fi­cos"

tam­po­co ocu­rre que los re­co­ge­pe­lo­tas de los cam­pos de pri­me­ra sean hi­jos de los me­nos fa­vo­re­ci­dos, co­mo su­ce­día con Cruyff. Hay ex­cep­cio­nes a tal re­gla, pues tam­bién los hay hi­jos de ac­cio­nis­tas. Es el ca­so de Char­lie Mor­gan, que se hi­zo fa­mo­so por la pa­ta­da que le pro­pi­nó Eden Ha­zard du­ran­te la se­mi­fi­nal de la Co­pa de la Li­ga in­gle­sa en­tre Swan­sea y Mi­chu. Fue ha­ce unos años, to­dos pu­di­mos ver al cha­val, aguan­tan­do el tiem­po, abra­za­do al ba­lón fue­ra de ban­da, cer­ca del cór­ner, y có­mo le vino Ha­zard a to­da pri­sa, ace­le­ra­do, co­gien­do im­pul­so pa­ra me­ter­le en un cos­ta­do el pun­ta­pié. Cuan­do He­zen se en­te­ró de que Char­lie Mor­gan era hi­jo de un ac­cio­nis­ta, una vez más, mal­di­jo aquel en­cuen­tro.

Fue un avi­so. Des­de en­ton­ces, los ju­ga­do­res se cui­dan mu­cho pues nun­ca sa­ben y aguan­tan las hu­mi­lla­cio­nes de los ba­lo­ne­ros. En es­te plan po­de­mos ver a Cris­tiano Ro­nal­do mi­rar pa­ra otro la­do, tal vez bus­can­do la lí­nea de jue­go lim­pio, cuan­do le chu­lean el ba­lón y lue­go se lo de­vuel­ven con des­ga­na. Con to­do, el pí­ca­ro des­pier­ta nues­tras sim­pa­tías, no so­lo cuan­do es víc­ti­ma de una agre­sión, sino tam­bién cuan­do se con­vier­te en va­le­dor de la jus­ti­cia, o cuan­do ofi­cia de con­se­je­ro pa­ra pa­rar pe­nal­tis.

Ejem­plo de es­to úl­ti­mo es el re­co­ge­pe­lo­tas que acon­se­jó a Wang Da­lei, un ar­que­ro chino que bien po­dría ser pri­mo her­mano de ese otro chino Cudeiro, per­so­na­je de Hu­mor ama­ri­llo. Al fi­nal, gra­cias a los con­se­jos, el pri­mo Cudeiro de­tu­vo un pe­nal­ti ju­gan­do con­tra Ara­bia Sau­dí. Ocu­rrió en la Co­pa Asia y el ba­lo­ne­ro apa­re­ció tras la por­te­ría a se­cre­tear la fór­mu­la del éxi­to.

Al­go así tu­vo que pensar el pri­mo de Cudeiro cuan­do se acer­có a es­cu­char al cha­val que, des­de el otro la­do de la red atra­pa­sue­ños, le so­pla­ba la ma­ne­ra de pa­rar aquel pe­nal­ti. La ver­dad sea di­cha, el ti­ro aquel lo pa­ra­ría cual­quier ca­gapa­los pe­ro, por el gus­to de mi­ti­fi­car la fi­gu­ra cer­ca­na al pí­ca­ro que re­pre­sen­ta el re­co­ge­pe­lo­tas, pre­fe­ri­mos pensar lo con­tra­rio. Es más, si bus­ca­mos un po­co, po­de­mos en­con­trar al jus­ti­cie­ro, re­pre­sen­ta­do en el re­co­ge­pe­lo­tas de un en­cuen­tro en­tre el Uni­ver­si­ta­rio y el The Stron­gest, am­bos de Bo­li­via, a pe­sar del nom­bre in­glés del úl­ti­mo y cu­yo es­cu­do lu­ce un ti­gre.

La co­sa su­ce­dió cuan­do, de re­pen­te, tres pe­rros sal­tan al cam­po. Guau, guau. Pe­que­ños y ner­vio­sos em­pie­zan a co­rre­tear por el cés­ped y el en­cuen­tro cam­bia de rit­mo cuan­do los ju­ga­do­res arran­can a per­se­guir a los pe­rros. Uno de ellos, uno de los ju­ga­do­res, Federico Sil­ves­tre, ju­gan­do por el Uni­ver­si­ta­rio, se pi­có con un pe­rro. El ani­mal de­fen­día con sus dien­tes la po­si­ción de es­pon­tá­neo y el tal Sil­ves­tre no se la re­co­no­cía. Fue en­ton­ces cuan­do apa­re­ció el re­co­ge­pe­lo­tas jus­ti­cie­ro, ata­via­do con su cha­le­co fos­fo­ri­to pa­ra in­ter­po­ner­se en­tre Sil­ves­tre y el pe­rro. Guau, guau.

Por de­ta­lles co­mo es­tos, los ba­lo­ne­ros nos caen sim­pá­ti­cos. Lue­go es­tá lo si­guien­te, el mé­ri­to de al­gu­nos co­mo Cruyff o co­mo ese otro cha­val, al que el mis­mí­si­mo Cruyff pu­so en el te­rreno de jue­go y que tam­bién fue re­co­ge­pe­lo­tas. Nos re­fe­ri­mos a Pep Guar­dio­la, que bien me­re­ce un ar­tícu­lo ex­ten­so, en bre­ve.

"El pí­ca­ro des­pier­ta nues­tras sim­pa­tías, cuan­do es víc­ti­ma de una agre­sión y cuan­do se con­vier­te en va­le­dor de la jus­ti­cia"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.