A 3 mm de la piel

Tras vein­te años de es­pe­cia­li­za­ción, es una emi­nen­cia en cues­tio­nes de me­di­ci­na es­té­ti­ca y a él acu­den, ca­da vez más, hom­bres de me­dia­na edad que bus­can so­lu­cio­nes ra­zo­na­bles al pa­so del tiem­po so­bre sus cuer­pos.

GQ (Spain) - - Planeta EGQ Tiva - JA­VIER ANIDO DOC­TOR EN ME­DI­CI­NA ES­TÉ­TI­CA

En los úl­ti­mos cin­co años su clí­ni­ca ha pa­sa­do de te­ner una clien­te­la emi­nen­te­men­te fe­me­ni­na a re­ci­bir a un nú­me­ro ca­da vez ma­yor de hom­bres. "En­tre el 30 y el 35% de mis pa­cien­tes son hom­bres que quie­ren ver­se y sen­tir­se me­jor". La ci­fra lla­ma la aten­ción si te­ne­mos en cuen­ta que ape­nas ha­ce un lus­tro ese por­cen­ta­je no su­pe­ra­ba el 10%. El seg­men­to de edad que más ci­tas le so­li­ci­tan se si­túa en­tre los 45 y los 50 años. Pa­ra Ja­vier Anido –ele­gi­do por el pres­ti­gio­so la­bo­ra­to­rio der­ma­to­ló­gi­co sui­zo Gal­der­ma uno de los 15 me­jo­res doc­to­res del mun­do lla­ma­dos a es­ta­ble­cer los nue­vos pro­to­co­los de ac­tua­ción y es­tán­da­res de se­gu­ri­dad de la fir­ma– "el hom­bre ha lle­ga­do tar­de a la me­di­ci­na es­té­ti­ca, pe­ro lo ha­ce pa­ra que­dar­se de­fi­ni­ti­va­men­te. Al fi­nal lo que im­por­ta es la me­jo­ría, sen­tir­se bien".

GQ: ¿He­mos con­se­gui­do in­te­grar la ci­ru­gía es­té­ti­ca en nues­tras vi­das con nor­ma­li­dad? JA­VIER ANIDO: En nues­tro país, en oca­sio­nes, aún pre­va­le­ce cier­ta ton­te­ría mo­ral en torno a la me­di­ci­na es­té­ti­ca, a la me­di­ci­na de la be­lle­za. El bó­tox y el áci­do hia­lu­ró­ni­co sir­ven pa­ra ha­cer fren­te a en­fer­me­da­des co­mo el es­tra­bis­mo o la con­trac­tu­ra con­gé­ni­ta e igual­men­te se uti­li­zan pa­ra mi­ti­gar arru­gas. Lo que no es de ri­gor en que sean bue­nos pa­ra una co­sa y ma­los pa­ra otra. Es­to es al­go muy es­pa­ñol; es co­mo si por ha­ber­te he­cho una in­ter­ven­ción es­té­ti­ca pa­sa­ses au­to­má­ti­ca­men­te a ser del gé­ne­ro bo­bo. En Amé­ri­ca, de nor­te a sur, tie­nen esos pre­jui­cios más que su­pe­ra­dos. GQ: Es­pe­cial­men­te si ha­bla­mos de hom­bres, ¿no? J. A.: El hom­bre es ca­paz de su­frir ha­cien­do ejer­ci­cios du­rí­si­mos, bi­kram yo­ga a cua­ren­ta gra­dos, die­tas ex­tre­mas…, to­do pa­ra con­se­guir un cuer­po diez y, sin em­bar­go, te­ner la ca­ra com­ple­ta­men­te arrui­na­da, de­ma­cra­da por los es­fuer­zos. La be­lle­za es equi­li­bro, si­me­tría y ar­mo­nía. GQ: ¿Pa­ra ver esa ar­mo­nía hay que con­tar con al­gún don es­pe­cial? J. A.: La be­lle­za es cues­tión de ma­te­má­ti­cas. Hay que via­jar de lo abs­trac­to –de la be­lle­za que se­gún los fi­ló­so­fos es aque­lla que ge­ne­ra ad­mi­ra­ción, la que atrae– a lo con­cre­to (a la be­lle­za de los ar­tis­tas, al ca­non, a las me­di­das ar­mó­ni­cas y las ma­te­má­ti­cas, con sus re­glas es­tric­tas de obli­ga­do cum­pli­mien­to). Nues­tra fun­ción co­mo mé­di­cos es de­ter­mi­nar los lí­mi­tes y no caer en mo­das pa­sa­je­ras. GQ: ¿Cuá­les se­rían las par­ti­cu­la­ri­da­des de la me­di­ci­na es­té­ti­ca mas­cu­li­na? J. A.: El hom­bre, más que nun­ca, se ha me­ti­do de lleno en el gran ne­go­cio de la mo­da. Le gus­ta ver­se gua­po, ver­se bien. Lo más im­por­tan­te cuan­do lle­ga has­ta aquí es trans­mi­tir­le se­gu­ri­dad por­que en­tra con mu­chos mie­dos. Los cam­bios fí­si­cos en el

"Los cam­bios en el hom­bre no se pue­den apre­ciar de gol­pe, hay que ir po­co a po­co. No po­de­mos de­te­ner el en­ve­je­ci­mien­to, pe­ro sí adap­tar­lo"

hom­bre no se de­ben apre­ciar de gol­pe, de un día pa­ra otro, hay que ir me­jo­ran­do po­co a po­co, hay que mar­car un ti­ming. Se tra­ta de al­can­zar pe­que­ñas con­quis­tas. No po­de­mos de­te­ner el en­ve­je­ci­mien­to, pe­ro sí adap­tar­lo, mi­ti­gar­lo. La me­di­ci­na es­té­ti­ca mas­cu­li­na tie­ne que ser, so­bre to­do, su­til, un ar­te su­til. GQ: ¿Y qué es lo más de­man­da­do por el gé­ne­ro masculino? J. A.: En el ori­gen, el hom­bre ac­ce­día a las clí­ni­cas de es­té­ti­ca bá­si­ca­men­te pa­ra de­pi­lar­se y me­jo­rar así su au­to­es­ti­ma. Hoy es al re­vés, hoy vie­nen pa­ra com­ba­tir la alo­pe­cia, a pre­ve­nir con bue­nos diag­nós­ti­cos y a so­lu­cio­nar con tra­ta­mien­tos muy sen­ci­llos, des­de im­plan­tes a uti­li­za­ción de cé­lu­las ma­dre, plas­ma ri­co en pla­que­tas, et­cé­te­ra… Di­ga­mos que el pe­lo ha si­do y es el fac­tor "to­ma de con­tac­to". Lo si­guien­te más de­man­da­do es el áci­do hia­lu­ró­ni­co pa­ra mi­ti­gar sur­cos y arru­gas; y to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca, ya que el bó­tox fun­cio­na es­pe­cial­men­te bien en el hom­bre por­que su mus­cu­la­tu­ra es mu­cho más po­ten­te: ha­bla­mos de sua­vi­zar arru­gas de ex­pre­sión, de un sur­co en el en­tre­ce­jo a una le­ve subida de ce­ja. Tam­bién de­man­da me­jo­rar pie­les en­ve­je­ci­das, man­chas o fla­ci­dez fa­cial, así co­mo tra­ta­mien­tos con­tra la obe­si­dad y la adi­po­si­dad lo­ca­li­za­da. GQ: ¿La des­apa­ri­ción de las clí­ni­cas y 'fran­qui­cias mi­la­gro' hay que agra­de­cér­se­la a la cri­sis? J. A.: Efec­ti­va­men­te, han que­da­do los me­jo­res, los que ofre­ce­mos las má­xi­mas ga­ran­tías. La gen­te sa­be que lo que hay aho­ra es sú­per se­rio, pro­fe­sio­na­les co­le­gia­dos que ofre­cen po­nen­cias, que siem­pre es­tán for­mán­do­se, me­jo­ran­do… En Es­pa­ña, aho­ra mis­mo, hay cua­tro o cin­co más­te­res en me­di­ci­na es­té­ti­ca. Es­ta­mos en la van­guar­dia, pe­ro nos ven­de­mos mal.

1.

AL DÍA SI­GUIEN­TE DE UNAS ELEC­CIO­NES GE­NE­RA­LES, el BOE pu­bli­ca el ce­se de to­dos los miem­bros del Go­bierno –in­clui­do el pre­si­den­te–, que se que­dan "en fun­cio­nes". En la Cons­ti­tu­ción y en la Ley del Go­bierno se da po­ca in­for­ma­ción so­bre qué pue­den ha­cer. Lo esen­cial se re­su­me así: "Li­mi­ta­rá su ges­tión al des­pa­cho or­di­na­rio de los asun­tos pú­bli­cos".

2.

HA HA­BI­DO BAS­TAN­TE LÍO en los úl­ti­mos años al in­ter­pre­tar qué im­pli­ca es­ta "li­mi­ta­ción". El Tri­bu­nal Su­pre­mo ha pu­bli­ca­do dos sen­ten­cias al res­pec­to y el con­sen­so, aplau­so arri­ba aplau­so aba­jo, es que no pue­den to­mar de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas im­por­tan­tes, tras­cen­den­tes, im­pac­tan­tes o que con­di­cio­nen al go­bierno si­guien­te.

3.

CO­MO ES­PA­ÑA ES CO­MO ES, UN PAÍS DI­FE­REN­TE (se­gu­ro que na­die con­tra­di­ce es­ta afir­ma­ción), es­tas li­mi­ta­cio­nes se in­ter­pre­tan de ma­ne­ra la­xa y com­pren­si­va. Al fi­nal bá­si­ca­men­te se tra­ta de to­mar de­ci­sio­nes que na­die (nin­gún par­ti­do de la opo­si­ción) te va­ya a re­cu­rrir an­te un Tri­bu­nal. In­clu­so, co­mo ve­re­mos más ade­lan­te, sean ex­tra­or­di­na­ria­men­te tras­cen­den­tes.

4.

ES MUY IM­POR­TAN­TE te­ner en cuen­ta la di­ná­mi­ca se­ma­nal de un go­bierno en Es­pa­ña. To­do el apa­ra­to gu­ber­na­men­tal bu­ro­crá­ti­co ad­mi­nis­tra­ti­vo se fo­ca­li­za en un día: el vier­nes. Y no, no es por­que lle­gue el fin de se­ma­na, es por­que el vier­nes se reú­ne el Con­se­jo de Mi­nis­tros. El 26 de ju­nio ha­brá de nue­vo elec­cio­nes, lo que su­po­ne que lle­va­ría­mos –des­de el 21 de di­ciem­bre has­ta esa jor­na­da elec­to­ral– 188 días con un go­bierno en fun­cio­nes. A prio­ri es­to pa­re­ce ma­lo, aun­que al­gu­nos di­rían que, vis­to lo vis­to, mu­chí­si­mo me­jor así, sin po­lí­ti­cos to­man­do de­ci­sio­nes. Pe­ro si real­men­te quie­res sa­ber qué im­pli­ca es­to, lo con­ta­mos to­do en es­tas 21 cla­ves en las que ade­más ex­pli­ca­mos có­mo fun­cio­na el Po­der Eje­cu­ti­vo por den­tro.

5.

EN OTRAS ÉPO­CAS FUE­RON LOS LU­NES (Car­los IV lo ha­cía). Pe­ro du­ran­te el fran­quis­mo (no po­cos años) y aho­ra en de­mo­cra­cia se con­so­li­dó una ru­ti­na por la cual to­dos los al­tos fun­cio­na­rios y el mi­nis­tro tra­ba­jan pa­ra que sus asun­tos es­tén lis­tos pa­ra el vier­nes, pre­sen­tar­los an­te el pre­si­den­te, y que es­te les de luz ver­de. De ahí, al BOE y al obli­ga­do cum­pli­mien­to.

6.

DU­RAN­TE LA SE­MA­NA LOS MI­NIS­TE­RIOS VAN PRE­PA­RAN­DO sus asun­tos, y el miér­co­les la vi­ce­pre­si­den­ta, en una reunión con to­dos los se­cre­ta­rios de Es­ta­do, va ade­lan­tan­do qué te­mas irán el vier­nes pa­ra que se aprue­ben. El jue­ves por la no­che se dis­tri­bu­ye un ín­di­ce con dos par­tes: una con los asun­tos en ver­de y otra con los asun­tos en ro­jo.

7.

ES­TOS DOS CO­LO­RES di­vi­den en dos los te­mas que van al Con­se­jo de Mi­nis­tros. En ver­de, los que tie­nen a to­dos los mi­nis­te­rios de acuer­do. Y en ro­jo, los que por cual­quier ra­zón o mo­ti­vo son con­flic­ti­vos y ne­ce­si­tan del pul­gar ha­cia arri­ba

o ha­cia aba­jo del pre­si­den­te.

9. 8.

POR­QUE AUN­QUE PA­REZ­CA MEN­TI­RA, la di­ná­mi­ca en­tre los mi­nis­tros es de com­pe­ti­ción. Sí, co­mo lo oyes: com­pi­ten por te­ner luz ver­de en sus te­mas y, aun­que pue­da pa­re­cer in­ve­ro­sí­mil, lu­chan pa­ra fre­nar o tum­bar los de los otros mi­nis­te­rios (en par­te por­que es­to fa­ci­li­ta que lo tu­yo va­ya por de­lan­te y se aprue­be an­tes).

¿CÓ­MO TUM­BAR, FRE­NAR O RE­TRA­SAR el de­cre­to o el pro­yec­to de ley de un com­pa­ñe­ro? Du­ran­te las reunio­nes pre­pa­ra­to­rias, los al­tos car­gos van pre­sen­tan­do en­mien­das, du­das, que­jas, me­jo­ras o re­pa­ros a los tex­tos nor­ma­ti­vos que pre­sen­tan sus com­pa­ñe­ros de otros de­par­ta­men­tos.

10. TO­DO ES­TO SE HA­CE en una Co­mi­sión de Go­bierno vir­tual vía web ce­rra­da y se­cre­ta, don­de po­cos al­tos car­gos tie­nen ac­ce­so por mi­nis­te­rio. Un me­gaw­hat­sapp gu­ber­na­men­tal don­de vue­lan cu­chi­llos. Muy edu­ca­da­men­te, eso sí.

11.

SUE­LE SER LA VI­CE­PRE­SI­DEN­CIA de turno la au­to­ri­dad que de­ci­de quién lle­va ra­zón y quién no cuan­do los con­flic­tos se es­tan­can a ni­vel ba­jo o me­dio. Cuan­do el gra­do de hos­ti­li­dad es muy al­to, en­ton­ces de­ci­de el pre­si­den­te. Es­tos úl­ti­mos son los asun­tos que van en el ín­di­ce ro­jo al Con­se­jo de Mi­nis­tros. Sue­len ser pro­yec­tos de Ley tras­cen­den­ta­les que tie­nen im­pac­to me­diá­ti­co o en la opi­nión pú­bli­ca.

12.

NOR­MAL­MEN­TE LOS CALENDARIOS DE GO­BIERNO sue­len di­se­ñar­se pa­ra que lo más im­por­tan­te se pue­da ha­cer an­tes de las pró­xi­mas elec­cio­nes y así ven­der­lo du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral. Si se de­ja al­go pa­ra el si­guien­te, sue­le ser un ma­rrón di­fí­cil de re­sol­ver. Es­to es cla­ve.

13.

EL ELE­MEN­TO ECO­NÓ­MI­CO ES ESEN­CIAL en es­te con­tex­to de "en fun­cio­nes". Y más si se pa­sa por di­fi­cul­ta­des, co­mo es el ca­so. Co­mo he­mos in­sis­ti­do en es­tas pá­gi­nas otras ve­ces, la in­cer­ti­dum­bre no es bue­na pa­ra la eco­no­mía… pe­se a ser un fac­tor más psi­co­ló­gi­co que otra co­sa.

14.

LOS PRE­SU­PUES­TOS GE­NE­RA­LES DEL ES­TA­DO se apro­ba­ron a fi­na­les de di­ciem­bre de 2015 pa­ra el año en cur­so, por lo que aún ten­dría­mos mar­gen pa­ra ir ti­ran­do has­ta la pró­xi­ma Na­vi­dad.

15.

¿QUÉ PA­SA CON LAS CUEN­TAS DEL ES­TA­DO del año que vie­ne si no hay go­bierno? El sis­te­ma pre­vé la pró­rro­ga au­to­má­ti­ca de los an­te­rio­res. Es­to im­pli­ca que los gas­tos en sa­ni­dad, edu­ca­ción, pen­sio­nes, etc., vol­ve­rán a ser igua­les y no se ha­brán adap­ta­do a la nue­va reali­dad pa­sa­dos 365 días.

16.

NO OBS­TAN­TE, CUAN­DO el go­bierno ac­tual, teó­ri­ca­men­te in­te­ri­no, pue­de plan­tear un re­cor­te de 2.000 mi­llo­nes de eu­ros adi­cio­nal a los pre­su­pues­tos, el men­sa­je al mun­do es cla­ro: so­mos fle­xi­bles pa­ra lo im­por­tan­te, que es el bol­si­llo. Ahí los mer­ca­dos y la Co­mi­sión Eu­ro­pea se tran­qui­li­zan. Ce­ro in­cer­ti­dum­bre.

17. DON­DE MÁS SE SU­FRE es­ta si­tua­ción sin du­da es en la agen­da internacional. Un Eje­cu­ti­vo en fun­cio­nes va a las cum­bres pe­ro no pue­de com­pro­me­ter­se a na­da (re­fu­gia­dos, aper­tu­ra de Cu­ba…).

18. EL REY FE­LI­PE VI es­tá can­ce­lan­do to­das su vi­si­tas ofi­cia­les al ex­te­rior por­que ir pa ná co­mo que no. Y lo mis­mo pa­ra los que te­nían pen­sa­do vi­si­tar nues­tro país.

19. ES EVI­DEN­TE QUE CUAN­TO más tar­de en for­mar­se un nue­vo go­bierno, más tar­da­re­mos en po­ner en mar­cha re­for­mas in­te­gra­les que se pue­dan ne­ce­si­tar (edu­ca­ción, mo­der­ni­za­ción de la jus­ti­cia…).

20.BÉL­GI­CA ES­TU­VO 541 DÍAS y no pa­só na­da. Es más, la eco­no­mía me­jo­ró por en­ci­ma de la me­dia eu­ro­pea.

21.

UN GO­BIERNO EN FUN­CIO­NES tie­ne una ru­ti­na se­ma­nal muy tran­qui­la por­que so­lo pue­de lle­var asun­tos in­tras­cen­den­tes pa­ra su apro­ba­ción (en los que el com­po­nen­te po­lí­ti­co es mí­ni­mo y la mo­ti­va­ción pro­vie­ne de al­gún re­qui­si­to bu­ro­crá­ti­co ad­mi­nis­tra­ti­vo). Po­dría­mos afir­mar sin mie­do a equi­vo­car­nos que es un go­bierno de fun­cio­na­rios en es­ta­do pu­ro. La peor pe­sa­di­lla de Franz Kaf­ka. O no, se­gún se vea.

La agen­da ex­te­rior su­fre: un Go­bierno en fun­cio­nes acu­de a las cum­bres pe­ro no pue­de com­pro­me­ter­se a na­da con na­die

SU­BIEN­DO EL LIS­TÓN El me­jor la­bo­ra­to­rio der­ma­to­ló­gi­co de Sui­za le pi­de con­se­jo mien­tras él no de­ja de via­jar im­par­tien­do cla­ses ma­gis­tra­les y con­fe­ren­cias. Eso sí, cuan­do pa­sa con­sul­ta se en­tre­ga en cuer­po y al­ma.

ÉL NUN­CA LO HA­RÍA Co­mo pe­rri­llos aban­do­na­dos, los leo­nes de las Cor­tes si­guen bus­can­do nue­vo due­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.