Ace­ras mo­ve­di­zas DA­NIEL ENTRIALGO Di­rec­tor de GQ FIR­MAS GQ

ES­TE VE­RANO NOS HAN AYU­DA­DO

GQ (Spain) - - La_Carta Del Director - @da­nie­len­trial­go

NUN­CA HE EN­TEN­DI­DO ME­JOR la ex­pre­sión jun­gla ur­ba­na que en pleno cen­tro de Ate­nas, in­ten­tan­do cru­zar a pie ese an­cho río al­fom­bra­do de co­ches –peor que un Ama­zo­nas in­fes­ta­do de cai­ma­nes– lla­ma­do ave­ni­da Leo­fo­ros Va­si­lis­sis Ama­lias, jun­to a la fa­mo­sa Pla­za Syn­tag­ma. Allí, los con­duc­to­res no pa­re­cen de­ma­sia­do fa­mi­lia­ri­za­dos con el con­cep­to se­má­fo­ro en ro­jo, las bo­ci­nas sue­nan sin ce­sar cual graz­ni­dos de pá­ja­ros tro­pi­ca­les y las mo­tos te pa­san ro­zan­do con un zum­bi­do de mos­qui­to ti­gre. Los to­bi­llos se hun­den po­co a po­co en el as­fal­to –de­rre­ti­do por el ca­lor– y en­ton­ces uno se sien­te den­tro de una pe­lí­cu­la de In­dia­na Jo­nes, ca­mi­nan­do sin re­me­dio so­bre are­nas (o me­jor di­cho ace­ras) mo­ve­di­zas.

Re­sul­ta por to­do ello bas­tan­te sor­pren­den­te que a tan so­lo diez mi­nu­tos de allí –atra­ve­san­do ya mu­cho más re­la­ja­do los bu­có­li­cos Jar­di­nes Na­cio­na­les de Zap­peion– se al­can­ce de pron­to uno de los lu­ga­res más má­gi­cos y sim­bó­li­cos de la ciu­dad: el es­ta­dio Pa­nat­hi­nai­kó. Allí fue don­de se ce­le­bra­ron los pri­me­ros Jue­gos Olím­pi­cos de la era mo­der­na, en el le­jano año de 1896. Ca­si na­da. En­te­ra­men­te re­ves­ti­das de un ele­gan­te már­mol blan­co, ex­traí­do de las can­te­ras del mon­te Pen­té­li­co, el ful­gor de las gra­das con­tras­ta con la pre­cio­sa pis­ta de atle­tis­mo que al­ber­ga su co­so, de un in­ten­so co­lor ce­ni­za. Ba­jo ese mis­mo sue­lo com­pe­tían ya ha­ce 2.500 años los me­jo­res atle­tas de su tiem­po, en ho­nor a la dio­sa Ate­nea, du­ran­te los de­no­mi­na­dos Jue­gos de las Pa­na­te­neas. Un pa­ra­je tan re­ple­to de his­to­ria que cual­quier afi­cio­na­do al de­por­te y a su mís­ti­ca no pue­de evi­tar re­co­rrer­lo sin sen­tir cier­to cos­qui­lleo. Exis­te un tour ex­pli­ca­ti­vo con au­dio­guía bas­tan­te in­tere­san­te (creo re­cor­dar que cues­ta unos tres eu­ros) y –ya al fi­nal– es tra­di­ción con­cluir la visita con la clá­si­ca tu­ris­ta­da ver­gon­zan­te (la ver­dad es que re­sul­ta di­fí­cil re­sis­tir­se). Con­sis­te en ba­jar a la pis­ta, emu­lar a un cam­peón olím­pi­co y dar una vuel­ta com­ple­ta al cir­cui­to por al­gu­na de sus seis ca­lles. Los que es­tán más en for­ma lo ha­cen co­rrien­do a buen rit­mo (so­lo fal­ta que les pon­gan de fon­do la mú­si­ca de Ca­rros de fue­go); otros –los más– se con­for­man con fi­na­li­zar los 400 me­tros al tro­te co­chi­ne­ro más digno po­si­ble. La sen­sa­ción es un tan­to ex­tra­ña: en­tre emo­cio­nan­te, di­ver­ti­da y al­go son­ro­jan­te a par­tes igua­les.

Al ha­cer­lo, uno re­pi­te la vuel­ta fi­nal que –aquel ve­rano de 1896– com­ple­tó Spi­ri­don Louis, el pri­mer ga­na­dor de una me­da­lla de oro en ma­ra­tón, la prue­ba es­tre­lla de los JJ OO. Spy­ros, co­mo se le co­no­cía po­pu­lar­men­te, se ga­na­ba la vi­da co­mo agua­dor ca­lle­je­ro, re­co­rrien­do con un ca­rro­ma­to los ba­rrios más hu­mil­des de Ate­nas. Ja­más ha­bía co­rri­do an­tes una dis­tan­cia tan lar­ga y ape­nas en­tre­nó pa­ra pre­pa­rar la ca­rre­ra. Por su­pues­to, no co­bró un mí­se­ro drac­ma por ven­cer (las au­to­ri­da­des le re­ga­la­ron un ca­rro nue­vo co­mo pre­mio por su ha­za­ña) ni se preo­cu­pó de­ma­sia­do por co­sas ta­les co­mo no dar po­si­ti­vo en el con­trol an­ti­do­ping o mos­trar bien a cá­ma­ra el lo­go del pa­tro­ci­na­dor. Aque­llos eran otros tiem­pos. Más au­tén­ti­cos. Pa­ra la vi­da y pa­ra el de­por­te.

Di­cen que cuan­do Spy­ros aca­bó su ma­ra­tón vol­vió a ca­sa an­dan­do. Se­gu­ro que atra­ve­só la ave­ni­da Leo­fo­ros tan ri­ca­men­te, sin ni si­quie­ra mi­rar an­tes de cru­zar y sin que­dar­se atra­pa­do –eso, se­gu­ro– so­bre nin­gu­na ace­ra mo­ve­di­za. Mien­tras los ve­ra­nean­tes cha­po­tean en el mar o se tues­tan en la ori­lla, es­te fo­tó­gra­fo de al­tu­ra se de­di­ca a cap­tar la esen­cia del ve­rano vi­si­tan­do las pla­yas más sin­gu­la­res… siem­pre des­de un plano ce­ni­tal. Sus ex­pe­rien­cias más in­ten­sas las vi­ve a tra­vés de dos fil­tros: el de la vi­se­ra de su cas­co de mo­te­ro y el del ob­je­ti­vo de la cá­ma­ra. Su por­fo­lio a nues­tros olím­pi­cos es un buen ejem­plo de lo que afir­ma­mos. Su ba­ga­je y su ca­li­dad, desaro­lla­dos en in­fi­ni­dad de ca­be­ce­ras in­ter­na­cio­na­les, se re­fle­jan en el reportaje fo­to­grá­fi­co a nues­tra mo­de­lo de portada: Sara Sam­paio. Tú li­mí­ta­te a dis­fru­tar gra­cias a él. Es­te ilus­tra­dor ma­dri­le­ño se in­cor­po­ra a la ga­le­ría de co­la­bo­ra­do­res ilus­tres de GQ gra­cias a la sen­si­bi­li­dad re­tro de su trabajo, que atra­pa al ins­tan­te. Com­prué­ba­lo en nues­tra Guía GQ pa­ra un ve­rano per­fec­to.

GRAY MALIN MA­RIANO VI­VAN­CO

SIMMON SAID

DA­NIEL ALEA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.