Jes­se Owens (1936)

GQ (Spain) - - La Gq Pedia -

Los Jue­gos de 1936 fue­ron con­ce­di­dos a Berlín en 1931 con la in­ten­ción de es­ce­ni­fi­car el re­gre­so de Ale­ma­nia a la co­mu­ni­dad de na­cio­nes tras su de­rro­ta en la I Gue­rra Mun­dial. Sin em­bar­go, so­lo dos años des­pués, el par­ti­do na­zi as­cen­dió al po­der y su ce­le­bra­ción se vio com­pro­me­ti­da. Nu­me­ro­sos paí­ses ame­na­za­ron con boi­co­tear­los –Es­pa­ña, sin ir más le­jos, pro­mo­vió un even­to al­ter­na­ti­vo en Bar­ce­lo­na, las Olim­pía­das Po­pu­la­res, que fi­nal­men­te no se ce­le­bró por­que en el ve­rano del 36 es­tá­ba­mos… a otras co­sas–. Ni si­quie­ra Adolf Hitler mos­tró de­ma­sia­do en­tu­sias­mo por los Jue­gos has­ta que Jo­seph Goeb­bles lo con­ven­ció de su po­ten­cial pro­pa­gan­dís­ti­co. No so­lo en­se­ña­rían al mun­do una ima­gen mo­der­na y ama­ble del III Reich, le ase­gu­ró, sino que ser­vi­ría tam­bién pa­ra trans­mi­tir la su­pe­rio­ri­dad de la ra­za aria a tra­vés del de­por­te. Con lo que el Füh­rer y su mi­nis­tro no con­ta­ban era con que un ve­lo­cis­ta de Ala­ba­ma les iba a aguar la fies­ta, con­vir­tién­do­se en la es­tre­lla in­dis­cu­ti­ble de los Jue­gos y en la vi­va re­fu­ta­ción de sus teo­rías et­ni­cis­tas. Ese jo­ven se lla­ma­ba Jes­se Owens.

El de­por­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se co­no­cía de pri­me­ra mano po­lí­ti­cas ra­cia­les co­mo las que lle­va­ron a nu­me­ro­sos atle­tas ju­díos de to­do el mun­do a no via­jar a Berlín. Su con­di­ción de ne­gro en la Amé­ri­ca se­gre­ga­da ya le ha­bía ofre­ci­do abun­dan­tes prue­bas de que no to­dos los hom­bres na­cen igua­les. A pe­sar de su bri­llan­tí­si­ma ca­rre­ra co­mo atle­ta de la Uni­ver­si­dad de Ohio, por ejem­plo, nun­ca re­ci­bió una be­ca de la ins­ti­tu­ción; y, co­mo el res­to de afro­ame­ri­ca­nos del equi­po, te­nía prohi­bi­do alo­jar­se en el cam­pus o co­mer en los mis­mos res­tau­ran­tes que los blan­cos, en­tre otras hu­mi­lla­cio­nes. Na­da de es­to le im­pi­dió ga­nar pa­ra su Co­lle­ge ocho tí­tu­los de la NCAA en dos años. En 1935, du­ran­te la Big Ten Con­fe­ren­ce uni­ver­si­ta­ria, pro­ta­go­ni­zó los que se con­si­de­ran "los me­jo­res 45 mi­nu­tos de la his­to­ria del de­por­te": en me­nos de una ho­ra, Owens ba­tió tres ré­cords mun­dia­les e igua­ló otro. La mar­ca que es­ta­ble­ció en sal­to de lon­gi­tud, 8,13 me­tros, se man­tu­vo en vi­gor du­ran­te 25 años.

Así pues, Jes­se ya era una ce­le­bri­dad de­por­ti­va cuan­do ate­rri­zó en Berlín en agos­to de 1936. Lo que con­si­guió allí, ba­jo la aten­ta mi­ra­da de la ci­neas­ta Le­ni Rie­fens­tahl, lo ele­vó a la ca­te­go­ría de le­yen­da. El día 3 ga­nó su pri­me­ra me­da­lla de oro, pa­ran­do el reloj en 10,3 sg en los 100 me­tros li­sos. El 4, ven­ció en sal­to de lon­gi­tud, gra­cias a la ayu­da téc­ni­ca de su con­trin­can­te ale­mán Lutz Long –del que el ré­gi­men na­zi se ven­gó po­nién­do­lo en pri­me­ra lí­nea de fren­te en la in­va­sión alia­da de Si­ci­lia, don­de fa­lle­ció sie­te años des­pués–. El día 5 ven­ció en la ca­rre­ra de 200 me­tros y el 9 de agos­to, fi­nal­men­te, se ad­ju­di­có otro oro en el re­le­vo 4 x 100 –no sin cier­ta po­lé­mi­ca, ya que tan­to él co­mo Ralph Met­cal­fe par­ti­ci­pa­ron en sus­ti­tu­ción de Marty Glick­man y Sam Sto­ller, am­bos ju­díos–. De es­te mo­do, re­don­deó una ha­za­ña que has­ta Hitler tu­vo que re­co­no­cer. Aun­que la his­to­ria ofi­cial ha sos­te­ni­do que el dic­ta­dor se au­sen­tó del es­ta­dio olím­pi­co tras la ca­rre­ra de los 100 me­tros pa­ra evi­tar fe­li­ci­tar­le, el pro­pio Owens re­co­no­ció que no le nin­gu­neó en ab­so­lu­to y que mi­nu­tos an­tes de ir­se le ha­bía sa­lu­da­do al pa­sar fren­te al pal­co. El pe­rio­dis­ta ale­mán Sieg­fried Misch­ner, por su par­te, ase­gu­ró en 2009 que ha­bía te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ver una fo­to en la que el atle­ta ame­ri­cano y el Füh­rer se es­tre­cha­ban la mano.

Tras el subidón de los Jue­gos, Owens vol­vió a la tris­te reali­dad de los EE UU de su épo­ca. El Pre­si­den­te Roo­se­velt ni si­quie­ra se dig­nó a man­dar­le un te­le­gra­ma de fe­li­ci­ta­ción y el día de su ho­me­na­je en el ho­tel Wal­dorf As­to­ria le prohi­bie­ron en­trar por la puer­ta prin­ci­pal –fi­nal­men­te, lo tras­la­da­ron a la re­cep­ción en el mon­ta­car­gas–. Ade­más, la fe­de­ra­ción de atle­tis­mo de su país le re­ti­ró el es­ta­tus de ama­teur por tra­tar de apro­ve­char su fa­ma pa­ra con­se­guir unos cuan­tos pa­tro­ci­nios, lo que aca­bó con su ca­rre­ra. A par­tir de ahí, en­ca­de­nó nu­me­ro­sos tra­ba­jos, al­gu­nos tan in­dig­nos co­mo co­rrer con­tra ca­ba­llos, has­ta caer en ban­ca­rro­ta. Fi­nal­men­te, el go­bierno lo nom­bró em­ba­ja­dor de bue­na vo­lun­tad. Has­ta su muer­te a los 66 años de un cán­cer de pul­món se fu­mó una ca­je­ti­lla de ci­ga­rri­llos al día. Su his­to­ria ha si­do na­rra­da re­cien­te­men­te en la pe­lí­cu­la Ra­ce: El hé­roe de Berlín, del di­rec­tor Step­hen Hop­kins. Se­gún la crí­ti­ca, con po­co acier­to.

GQUOTES

• "To­dos te­ne­mos sue­ños. Lle­var­los a la reali­dad im­pli­ca una ho­rro­ro­sa can­ti­dad de de­ter­mi­na­ción, de­di­ca­ción, dis­ci­pli­na y es­fuer­zo". • "Al me­nos hu­bo un tiem­po en que fui la per­so­na más fa­mo­sa en el mun­do en­te­ro". • "Os­ten­tar un ré­cord es co­mo te­ner una mas­co­ta du­ran­te mu­cho tiem­po. Te aca­bas en­ca­ri­ñan­do y, cuan­do mue­re, la echas de me­nos". • "Decidí que no iba a ba­jar, que iba a vo­lar, que iba a es­tar en el ai­re pa­ra siem­pre" [so­bre su sal­to de lon­gi­tud en la fi­nal de 1936].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.