Gua­pa no, lo si­guien­te

Ins­ta­gram ha crea­do una nue­va ge­ne­ra­ción de nar­ci­sis­tas pa­ra quie­nes la ne­ce­si­dad de apro­ba­ción ex­ter­na se ha con­ver­ti­do en el nue­vo ma­ná pa­ra la au­to­es­ti­ma. Eso sí, en for­ma de li­kes.

GQ (Spain) - - Gq Manifiesto -

Si Romeo vi­vie­se en 2016 y tu­vie­se cuen­ta en Ins­ta­gram la fa­mo­sa es­ce­na su­fri­ría una li­ge­ra pe­ro per­cep­ti­ble va­ria­ción: "Pe­ro, ¡si­len­cio!, ¿qué res­plan­dor se abre pa­so a tra­vés de aque­lla ven­ta­na? ¡Es el Orien­te y Ju­lie­ta, el sol! ¡Sur­ge es­plen­den­te sol y ma­ta a la en­vi­dio­sa lu­na, lán­gui­da y pá­li­da de sen­ti­mien­to por­que tú, su don­ce­lla, eres más 'gua­pa no, lo si­guien­te' que ella!". Las re­des so­cia­les han lan­za­do al sa­lón de la fa­ma de los ha­la­gos el "gua­pa no, lo si­guien­te". Pa­re­ce que si lo es­cri­bes tres ve­ces en una se­ma­na pue­des en­trar en el sor­teo de un Ford Fies­ta. En cual­quier fo­to se su­ce­den los "gua­pa no, lo si­guien­te", "oja­zos", "pe­la­zo", "fo­ta­za", "cuer­pa­zo" y cual­quier sus­tan­ti­vo ter­mi­na­do en el "azo-aza / érri­mo-érri­ma". No pon­gas esa ca­ra; yo lo he he­cho, tú lo has he­cho.

¿He­mos de­va­lua­do el ha­la­go ven­dién­do­lo al me­jor pos­tor de los li­kes?, ¿lo ha­ce­mos de for­ma ca­si (se­mi)in­vo­lun­ta­ria co­mo el par­pa­deo? Es po­si­ble. Ha­blo del ha­la­go ha­cia un ami­go o co­no­ci­do, no del mal lla­ma­do "pi­ro­po ca­lle­je­ro", esa la­men­ta­ble cos­tum­bre que na­da tie­ne de pi­ro­po. La pa­la­bra "pi­ro­po" vie­ne del sus­tan­ti­vo grie­go py­ros, que sig­ni­fi­ca fue­go. Los ro­ma­nos to­ma­ron la pa­la­bra pres­ta­da y la usa­ron pa­ra cla­si­fi­car pie­dras fi­nas de co­lor ru­bí. Ya en la obra de Fran­cis­co de Que­ve­do y Cal­de­rón de la Bar­ca se en­cuen­tra co­mo si­nó­ni­mo de una ex­pre­sión li­son­je­ra, ca­si hi­per­bó­li­ca.

El pro­ce­so en re­des so­cia­les es ló­gi­co: pa­ra iden­ti­fi­car­nos ge­ne­ra­mos cons­tan­te­men­te prue­bas de nues­tra pro­pia exis­ten­cia. Una fo­to, un sel­fie, ac­tua­li­zar tu es­ta­do, com­par­tir un tex­to vi­ral, son las ma­ne­ras ne­ta­men­te con­tem­po­rá­neas de de­mos­trar­le al mun­do que exis­ti­mos. "Pu­bli­co una fo­to, er­go exis­to". Por eso es im­por­tan­te ac­tua­li­zar. Te­ner un hue­vo en Twit­ter y li­mi­tar­te a ob­ser­var de­trás de la cor­ti­na no es una for­ma vá­li­da de jue­go. O, al me­nos, no es di­ver­ti­da.

So­mos una ge­ne­ra­ción de­pen­dien­te de esa mi­ra­da que nos le­gi­ti­ma, del Gran Her­mano so­cial que to­do lo ve y to­do lo juz­ga. So­mos la ge­ne­ra­ción que in­ven­tó el sel­fie. Y el pa­lo sel­fie .Yel sel­fie cu­cha­ra (en se­rio, es­to exis­te). Y la fo­to en el es­pe­jo del cuar­to de ba­ño. Y la fo­to en el es­pe­jo del as­cen­sor. Y la fo­to en cual­quier su­per­fi­cie re­flec­tan­te. So­mos la ge­ne­ra­ción que se eti­que­ta en fo­tos en las que su apa­rien­cia es acor­de con el ca­tá­lo­go pu­bli­ci­ta­rio que ha crea­do de sí mis­mo, y se qui­ta la eti­que­ta de aque­llas en la que no lo es. So­mos la ge­ne­ra­ción "ca­si­to".

El pro­ble­ma lle­ga cuan­do tu au­to­ima­gen se va­lo­ra so­lo en fun­ción de lo que di­gan so­bre ti. Si, pa­ra sen­tir­te bien esa ma­ña­na subes un sel­fie a tu cuen­ta de Ins­ta­gram, re­ci­bes tres "gua­pa no, lo si­guien­te" o tres "gua­pa­zo", au­to­má­ti­ca­men­te au­men­ta tu ni­vel de au­to­es­ti­ma en san­gre por en­ci­ma del mí­ni­mo re­co­men­da­do. Y si no re­ci­bes nin­guno, co­mien­zas a ca­var el agujero de tu ego. El pro­ble­ma es que ge­ne­ra­mos ha­la­gos de for­ma ma­si­va por­que he­mos en­tra­do en esa es­pi­ral. A ver quién se atre­ve a es­cri­bir un "gua­pa no, lo an­te­rior" en un sel­fie que ha con­lle­va­do un es­fuer­zo ar­tís­ti­co si­mi­lar al de El pen­sa­dor de Ro­din.

SO­LO LES FAL­TA EL PA­LO 'SEL­FIE' ¿Cuán­tos li­kes le da­rías hoy a Romeo y Ju­lie­ta? Y no, no ha­bla­mos de Dica­prio... Pién­sa­lo, el sel­fie hoy es con­si­de­ra­do un ar­te ca­si tan gran­de co­mo el de Ro­din.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.