Li­cor ca­fé

Por Ma­nuel Ja­bois -

GQ (Spain) - - Gq Firmas -

es sa­lir Jorge Ja­vier y que­rer pe­dir una piz­za; no por JJ, sino por lo que le ro­dea. Del mis­mo mo­do que tam­po­co me in­tere­sa tan­to la piz­za co­mo los com­ple­men­tos, o sea las pa­ta­tas y las ali­tas. El mun­do del gim­na­sio es ra­rí­si­mo.

Lo que hi­ce fue su­bir­me a una mien­tras sa­lu­da­ba con la mi­ra­da a to­do el mun­do, en ese ges­to de be­ne­plá­ci­to so­cial, y en­cen­der la má­qui­na; pa­ra cuan­do di con el bo­tón co­rrec­to ya te­nía la ca­be­za em­pa­pa­da. Lue­go me pu­se a ca­mi­nar a una ve­lo­ci­dad de 5,5, y a los seis mi­nu­tos exac­tos di un gran re­so­pli­do que ca­lló la sa­la y me ba­jé de la má­qui­na a trom­pi­co­nes, pues la cin­ta se­guía mo­vién­do­se. Es­ta­ba ro­jo de in­far­to, te­nía la ca­mi­se­ta pe­ga­da al cuer­po de tal for­ma que se me mar­ca­ban los mi­che­lo­tes, y me tem­bla­ban las pier­nas. Me­dio ma­rea­do, con ayu­da de dos tro­nis­tas, se me lle­vó al ves­tua­rio a pun­to de des­plo­mar­me por fa­ti­ga, y ya allí den­tro su­frí las pri­me­ras ar­ca­das. Al sa­lir, du­cha­do y per­fu­ma­do des­pués de una tar­de de gim­na­sio, te­nía co­la pa­ra fir­mar au­tó­gra­fos.

Tran­qui­lo, Ja­bois, to­dos nos he­mos sen­ti­do al­gu­na vez así. Sa­be­mos lo di­fí­cil que es ha­cer gim­na­sia con dig­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.