Ho­gar, dul­ce ho­gar

Vi­si­ta­mos el áti­co de Fer­nan­do En­ci­nar, co­fun­da­dor de Idea­lis­ta, pa­ra que nos cuen­te có­mo ha lo­gra­do eri­gir la pla­ta­for­ma in­mo­bi­lia­ria más vi­si­ta­da de Es­pa­ña.

GQ (Spain) - - Planta Egqtiva - ¿Y un re­cuer­do es­pe­cial­men­te fe­liz?

una ba­se de da­tos de 4.000 anun­cios de vi­vien­das de se­gun­da mano que se co­nec­ta­ba a un uni­ver­so de cua­tro mi­llo­nes de usua­rios de in­ter­net. Aho­ra, Idea­lis­ta (han qui­ta­do el .com) es una pla­ta­for­ma con más de 1.400.000 anun­cios en la que el 60 % de nues­tro trá­fi­co vie­ne a tra­vés del mó­vil. Pa­ra ha­cer fren­te a es­ta trans­for­ma­ción tan gran­de he­mos te­ni­do que con­tar con un equi­po muy pre­pa­ra­do, con per­so­nas que no dan na­da por he­cho. Ser lí­de­res de un sec­tor tan va­ria­ble im­pli­ca que en cual­quier mo­men­to pue­da sur­gir un con­tra­tiem­po que te mue­va los ci­mien­tos. Pa­ra mi­ti­gar es­to te­ne­mos dos re­cur­sos: ir siem­pre muy li­ge­ros de gas­tos e in­ver­tir mu­cho en for­ma­ción. Te­ne­mos gen­te muy bue­na, bien pa­ga­da y có­mo­da con el am­bien­te de trabajo. Ca­da per­so­na que en­tra a tra­ba­jar aquí tie­ne que pa­sar unas cin­co o seis en­tre­vis­tas. El ín­di­ce de ro­ta­ción es muy ba­jo por­que tra­ta­mos de con­se­guir que el am­bien­te sea bueno, de res­pe­to, y por­que nos gus­ta re­co­no­cer la la­bor que desem­pe­ña ca­da una de las per­so­nas que ha­ce­mos Idea­lis­ta. GQ: Das trabajo a unos 430 pro­fe­sio­na­les. ¿Sien­tes mu­cha pre­sión al te­ner que ges­tio­nar un equi­po tan nu­me­ro­so? F. E.: En reali­dad yo de­pen­do de ellos. Ha­ce­mos pro­ce­sos de se­lec­ción muy de­ta­lla­dos pa­ra te­ner a los me­jo­res en ca­da de­par­ta­men­to. Es­to es así por­que en­ten­de­mos que la ges­tión del trabajo de­be te­ner au­to­no­mía. En Idea­lis­ta no hay or­ga­ni­gra­mas por­que de ha­ber­los es­ta­ría­mos me­tien­do a las per­so­nas en ca­ji­tas y so­lo se res­pon­sa­bi­li­za­rían de un área muy con­cre­ta. La ma­ne­ra que te­ne­mos de tra­ba­jar de­be ser mu­cho más or­gá­ni­ca: hoy pue­des es­tar ha­cien­do una ta­rea y de re­pen­te sur­ge un pro­yec­to en el que te pue­des in­te­grar si lo con­si­de­ras in­tere­san­te. Así con­se­gui­mos que la em­pre­sa sea res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos y que to­dos se sien­tan par­tí­ci­pes

de su éxi­to. Pa­ra que te ha­gas una idea, a mí siem­pre me ha traumatizado la idea de te­ner com­pa­ñe­ros que el do­min­go por la tar­de es­tu­vie­ran su­frien­do por te­ner que acu­dir al día si­guien­te a la ofi­ci­na…, y lu­cho a dia­rio por evi­tar que es­to ocu­rra. GQ: Es­te año ce­le­bráis vues­tro 16 aniver­sa­rio. Aho­ra ve­mos Idea­lis­ta co­mo un ejem­plo de com­pa­ñía de éxi­to, pe­ro es de su­po­ner que en to­do es­te tiem­po tam­bién ha­béis te­ni­do mo­men­tos du­ros… F. E.: A no­so­tros nos han ex­plo­ta­do dos bur­bu­jas en la ca­ra en me­nos de diez años, pri­me­ro la pun­to­com y des­pués la in­mo­bi­lia­ria. En 2002, cuan­do ya se ha­bía ce­rra­do la fi­nan­cia­ción pa­ra em­pre­sas de in­ter­net, pe­di­mos un prés­ta­mo par­ti­ci­pa­ti­vo a nues­tros ac­cio­nis­tas (BBK, que aho­ra es Kut­xa­bank, y Cai­xa Ca­ta­lun­ya) pa­ra con­se­guir lle­gar a ren­ta­bi­li­dad, sa­car la ca­be­za del agua y co­men­zar a ga­nar di­ne­ro. Aho­ra hay pro­yec­tos de em­pren­di­mien­to, pe­ro en­ton­ces no ha­bía ma­ne­ra de en­con­trar un in­ver­sor que qui­sie­ra en­trar en Idea­lis­ta. Se jun­ta­ron los equi­pos de ries­go de nues­tros ac­cio­nis­tas pa­ra de­ci­dir si nos da­ban el di­ne­ro o no. La tar­de en la que tu­vo lu­gar aque­lla reunión es­pe­ra­ba una lla­ma­da en la que me iban a de­cir que sí, que nos da­ban el prés­ta­mo y si no sa­lía­mos ade­lan­te se que­da­ban con la em­pre­sa, o que no, que te­nía­mos que ce­rrar. Re­cuer­do es­tar tra­ba­jan­do con mis com­pa­ñe­ros, pla­ni­fi­can­do pro­yec­tos de fu­tu­ro, y pen­sar que qui­zá dos ho­ras des­pués ten­dría que es­tar reunién­do­me con ellos pa­ra co­mu­ni­car­les que la em­pre­sa ce­rra­ba. Por for­tu­na, nos die­ron el prés­ta­mo, lo de­vol­vi­mos y en­tra­mos en ren­ta­bi­li­dad en enero de 2003. Des­de en­ton­ces no he­mos te­ni­do pér­di­das ni un so­lo mes. GQ: F. E.: Sin du­da, cuan­do en­tra­mos en ren­ta­bi­li­dad. Ah, y siem­pre que un ami­go o un co­no­ci­do me di­ce que ha en­con­tra­do su ca­sa por Idea­lis­ta. Pa­re­ce una ton­te­ría, pe­ro es al­go que me ha­ce real­men­te fe­liz.

AL­TA, LU­MI­NO­SA Y CON VIS­TAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.