Ho­la, me lla­mo ho­mo sa­piens y soy adic­to a la tec­no­lo­gía

¿No pue­des via­jar a un si­tio sin con­tar en Twit­ter dón­de es­tás? ¿Te re­sul­ta im­po­si­ble no su­bir a Ins­ta­gram una fo­to del foie gras con­fi­ta­do que te vas a co­mer? ¿Te lle­vas el mó­vil al inodo­ro? Cui­da­do, ho­mo sa­piens, las re­des so­cia­les pue­den lle­gar a ser m

GQ (Spain) - - Planta Egqtiva -

Bas­ta su­bir­se en el me­tro o en el au­to­bús pa­ra per­ca­tar­se de ello: de las diez per­so­nas que te ro­dean, ocho es­tán mi­ran­do la pan­ta­lla de su mó­vil. Con­sul­tan­do el co­rreo elec­tró­ni­co, en­vian­do un what­sapp, ju­gan­do, le­yen­do las no­ti­cias… Las po­si­bi­li­da­des que los smartp­ho­nes nos ofre­cen son ca­si in­fi­ni­tas; en nin­gún mo­men­to de la his­to­ria he­mos te­ni­do una re­la­ción tan ín­ti­ma con un apa­ra­ti­to… ¡Si has­ta nos lo lle­va­mos al ba­ño y lue­go a la ca­ma!

Na­die du­da de la uti­li­dad y de los be­ne­fi­cios de la tec­no­lo­gía, el pro­ble­ma apa­re­ce cuan­do em­pie­zas a ago­biar­te si no la tie­nes al al­can­ce de las ye­mas de los de­dos. O cuan­do es­tás tan en­gan­cha­do a ella que de­jas de la­do otros as­pec­tos de tu vi­da. ¿Exis­te real­men­te una adic­ción a las re­des so­cia­les? ¿Se pue­de ca­ta­lo­gar co­mo tal o es un sín­to­ma de otros ma­les más pro­fun­dos? ¿Cuál es el uso nor­mal de es­tas he­rra­mien­tas y cuán­do pue­de ser con­si­de­ra­do un pro­ble­ma?

El fe­nó­meno es re­la­ti­va­men­te nue­vo, así que la adic­ción a las re­des so­cia­les no apa­re­ce co­mo tras­torno en el DSM (el Diag­nos­tic and Sta­tis­ti­cal Ma­nual of Men­tal Di­sor­ders, la bi­blia en lo que a tras­tor­nos men­ta­les se re­fie­re), aun­que en al­gu­nos paí­ses, co­mo Reino Uni­do, ya lo con­si­de­ran al­go ofi­cial. Se­gún Reuters, una clí­ni­ca di­ce ha­ber tra­ta­do a un cen­te­nar de pa­cien­tes con es­te pro­ble­ma y en el Ta­vis­tock Ins­ti­tu­te of Hu­man Re­la­tions de Lon­dres afir­man que Fa­ce­book y Twit­ter pue­den ser más adic­ti­vos que el ta­ba­co y el al­cohol.

Se­gún es­tos ex­per­tos, los li­kes y ret­weets ge­ne­ran do­pa­mi­na, lo que a la lar­ga pue­de ge­ne­rar adic­ción (y mal ro­llo, si ves que ab­so­lu­ta­men­te na­die le dio al "me gus­ta" de tu úl­ti­ma fo­to en esa pla­ya pa­ra­di­sía­ca). In­clu­so han sur­gi­do tér­mi­nos so­bre el mie­do a sa­lir de ca­sa sin el mó­vil, co­mo no­mo­fo­bia (acró­ni­mo de no mo­bi­le pho­ne pho­bia). El tér­mino sur­gió en una encuesta rea­li­za­da por el ser­vi­cio pos­tal del Reino Uni­do en la que se con­cluía que el 53 % de los usua­rios in­gle­ses de mó­vi­les su­fría es­te pro­ble­ma.

El fe­nó­meno es glo­bal y so­bre to­do, se da en en­tor­nos ur­ba­ni­tas: si nos va­mos al otro la­do del pla­ne­ta, en Chi­na, cu­yas te­ra­pias no son co­no­ci­das por ser es­pe­cial­men­te la­xas, exis­te el cen­tro Da­xing Boot Camp, a las afue­ras de Pe­kín, don­de las fa­mi­lias de­ses­pe­ra­das en­vían a los jó­ve­nes en­gan­cha­dos a la

red. Allí, ba­jo una rí­gi­da

dis­ci­pli­na mi­li­tar, se les pri­va de to­do apa­ra­to elec­tró­ni­co pa­ra que, en­tre otras co­sas, apren­dan a so­cia­li­zar de nue­vo en­tre ellos. Unas 6.000 per­so­nas han pa­sa­do por el cen­tro des­de que se fun­dó, en 2006.

COM­BA­TIR EL PRO­BLE­MA

Sin po­ner­nos tan es­tric­tos co­mo los asiá­ti­cos y mien­tras que la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca no se po­ne de acuer­do so­bre si pue­de ser ca­ta­lo­ga­do co­mo adic­ción o no, lo cier­to es que nues­tras ciu­da­des es­tán lle­nas de zom­bies an­dan­tes más pen­dien­tes de su te­lé­fono que del pa­so de pea­to­nes o de las fa­ro­las; o de co­men­sa­les en res­tau­ran­tes que los ya no se ha­blan, sino que in­ter­ac­cio­nan con otros se­res, ima­gi­na­mos, a tra­vés de la pan­ta­lla. El ser­vi­cio de men­sa­je­ría What­sapp ge­ne­ra dispu­tas en­tre ami­gos, y no di­ga­mos rup­tu­ras de pa­re­ja, apar­te de per­mi­tir el aco­so y la vi­gi­lan­cia con el do­ble check azul.

Da­niel Ra­ma, psi­có­lo­go en la con­sul­ta del doc­tor Car­los Chi­cla­na en Ma­drid, es de los que de­fien­de que no es una adic­ción, si nos ce­ñi­mos a la de­fi­ni­ción es­tric­ta del tér­mino: "He­mos te­ni­do unos 6/8 ca­sos en los úl­ti­mos dos años, so­bre to­do ado­les­cen­tes y jó­ve­nes adul­tos de has­ta 25 años", co­men­ta. Se­gún el mé­di­co, se da tan­to en­tre hom­bres co­mo en mu­je­res, pe­ro a ma­yor edad, me­nor es el en­gan­che: "Sí com­par­ten otros sín­to­mas con otras adic­cio­nes, co­mo la de de­pen­den­cia, en es­te ca­so de la pan­ta­lla, y la to­le­ran­cia. Ca­da vez ne­ce­si­tan más, pe­ro ten­go du­das de que se pue­da ca­ta­lo­gar co­mo adic­ción", co­men­ta Ra­ma. ¿Las re­des que más adic­ción ge­ne­ran en su opi­nión? Fa­ce­book, Ins­ta­gram y Snap­chat.

¿Qué ma­ni­fies­tan las per­so­nas en­gan­cha­das a las re­des? Fal­ta de aten­ción, no son ca­pa­ces de des­co­nec­tar de la he­rra­mien­ta; en de­fi­ni­ti­va, ha­cen un uso anor­mal en tér­mi­nos de in­ten­si­dad y de fre­cuen­cia. Pa­ra el mé­di­co ma­dri­le­ño, es­to sue­le ser sín­to­ma de otros pro­ble­mas más pro­fun­dos, co­mo pro­ble­mas fa­mi­lia­res o so­cia­les. Sí pa­re­ce evi­den­te que el ac­ce­so ca­da vez más tem­prano a es­tas he­rra­mien­tas es cal­do de cul­ti­vo pa­ra que es­tos tras­tor­nos va­yan en au­men­to. "En el úl­ti­mo DSM-5 se in­clu­yen las adic­cio­nes con­duc­tua­les. Así que si al­gún día es­te te­ma es ca­ta­lo­ga­do co­mo tal, se in­clui­ría en el mis­mo apar­ta­do, en las adic­cio­nes no re­la­cio­na­das a sus­tan­cias", ar­gu­men­ta.

En to­do ca­so, su tra­ta­mien­to no tie­ne que ver con el del al­coho­lis­mo o la lu­do­pa­tía, por ejem­plo. A las per­so­nas con los an­te­rio­res pro­ble­mas se les pi­de ale­jar­se de lo que les ge­ne­ra los tras­tor­nos, rom­per con ello, pe­ro la tec­no­lo­gía es­tá in­te­gra­da en nues­tras vi­das, no po­de­mos no uti­li­zar­la y se­ría, ade­más, ab­sur­do, por­que sig­ni­fi­ca­ría ne­gar sus vir­tu­des, que son mu­chas. ¿Qué ha­cer, en­ton­ces? El en­gan­che se ate­núa y des­apa­re­ce cuan­do se lle­nan otras áreas, co­mo las del ocio: a más ac­ti­vi­da­des que re­sul­ten gra­tas, me­nos de­pen­den­cia de las pan­ta­llas. "Hay que in­ten­tar que el ocio es­té or­ga­ni­za­do al mar­gen de las re­des. Las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas vie­nen muy bien. Po­ner­nos unos ho­ra­rios a la ho­ra de con­sul­tar men­sa­jes, re­des, co­rreos… Ol­vi­dar­nos del mó­vil un ra­to al día", acon­se­ja Ra­ma.

De he­cho, ya se es­tán lle­van­do a ca­bo ex­pe­ri­men­tos de per­so­nas que aban­do­nan las re­des, del ti­po que sean, du­ran­te un tiem­po. ¿El re­sul­ta­do? La ex­pe­rien­cia les ha­ce va­lo­rar más el con­tac­to di­rec­to con las per­so­nas cer­ca­nas y ami­gos. Tam­bién me­jo­ran su aten­ción y con­cen­tra­ción al no es­tar re­ci­bien­do cons­tan­te­men­te men­sa­jes.

No po­de­mos abs­traer­nos de la tec­no­lo­gía y la so­lu­ción no es eli­mi­nar­la. Pe­ro de­be­mos apren­der (y en­se­ñar a los más jó­ve­nes) a ha­cer un buen uso de to­das es­tas he­rra­mien­tas. Y si no po­nes en Fa­ce­book lo fe­liz que eres (en teo­ría) o lo ri­ca que es­ta­ba aque­lla fa­ba­da en As­tu­rias, pues tam­po­co pa­sa na­da.

A las per­so­nas con al­coho­lis­mo o lu­do­pa­tía se les pi­de que se ale­jen del pro­ble­ma, pe­ro la tec­no­lo­gía es­tá de­ma­sia­do in­te­gra­da en nues­tras vi­das

POR LO­LA DUAR­TE ADIC­TOS AL 'LI­KE' El re­co­no­ci­mien­to a tra­vés de y ge­ne­ra do­pa­mi­na, neu­ro­trans­mi­sor que es­ti­mu­la el placer adic­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.