100

Ve­ces 500 mi­llas De la mano de TAG Heuer, cro­no­me­tra­dor ofi­cial, vi­vi­mos la edi­ción nú­me­ro 100 de las 500 mi­llas de In­dia­ná­po­lis, la que es­tá con­si­de­ra­da –con per­mi­so de las 24 ho­ras de Le Mans– la ca­rre­ra de co­ches más im­por­tan­te del mun­do.

GQ (Spain) - - La Buena Vida -

Des­de ha­ce más de 100 años, y con la úni­ca ex­cep­ción de las dos gue­rras mun­dia­les, el úl­ti­mo do­min­go de ma­yo, la tran­qui­la ciu­dad de In­dia­ná­po­lis se con­vier­te en la ca­pi­tal de fac­to de EE UU y en la ca­pi­tal mun­dial del au­to­mo­vi­lis­mo con­la­ce­le­bra­ción­de­las500mi­llas.ele­ven­to,co­mo las 24 ho­ras de Le Mans, es mu­cho más que una sim­ple ca­rre­ra de co­ches. Es la ce­le­bra­ción má­xi­ma de un ape­ti­to irra­cio­nal e in­sano por la ve­lo­ci­dad –en el óva­lo del Brick­yard se al­can­zan me­dias de más de 370 km/h–; una con­me­mo­ra­ción de la lu­cha del hom­bre con­tra la má­qui­na y un ho­me­na­je a la pa­sión que ha lle­va­do a cien­tos de va­lien­tes a ju­gar­se la vi­da a lo lar­go de la his­to­ria con el úni­co ob­je­ti­vo de es­tam­par su nom­bre en el li­bro de ho­nor de los ga­na­do­res de la prue­ba. Mu­chos han per­di­do la su­ya du­ran­te las 200 vuel­tas al tra­za­do de 2,5 mi­llas –41 muer­tes en las 100 edi­cio­nes– y so­lo unos po­cos han ob­te­ni­do co­mo re­com­pen­sa a su au­da­cia, te­me­ri­dad y des­pre­cio por el pe­li­gro el mis­mo pre­mio que im­pul­sa­ba a arros­trar to­do ti­po de pe­na­li­da­des a los hé­roes clá­si­cos: la in­mor­ta­li­dad. En su ca­so, ma­te­ria­li­za­da en el he­cho de que su ros­tro sea es­cul­pi­do pa­ra siem­pre en el co­di­cia­do tro­feo Borg War­ner, el más an­ti­guo del mun­do del mo­tor y en el que es­tán los bus­tos de pla­ta de los triun­fa­do­res de la Indy 500 des­de 1911.

Las 500 mi­llas de In­dia­ná­po­lis son tam­bién un acon­te­ci­mien­to de hon­da sig­ni­fi­ca­ción pa­trió­ti­ca. Al coin­ci­dir con el Me­mo­rial Day, la fes­ti­vi­dad en que los nor­te­ame­ri­ca­nos hon­ran a los caí­dos en el campo de ba­ta­lla, las ho­ras pre­vias a la sa­li­da son un ac­to con­ti­nuo de exal­ta­ción na­cio­na­lis­ta. Ob­ser­var có­mo cien­tos de mi­les de per­so­nas guar­dan de re­pen­te un es­truen­do­so y res­pe­tuo­so si­len­cio pa­ra es­cu­char el himno ame­ri­cano –can­ta­do es­te año a ca­pe­la por Da­rius Ruc­ker– mien­tras cua­tro F-18 so­bre­vue­lan el es­ta­dio en el pre­ci­so mo­men­to del úl­ti­mo ver­so –"and the ho­me of the bra­ves" (el ho­gar de los va­lien­tes)– es un es­pec­tácu­lo que te hie­la la san­gre.

Pe­ro, por en­ci­ma de to­do, las 500 mi­llas son una fies­ta que atrae ca­da año a las ci­cló­peas gra­das del In­dia­na­po­lis Mo­tor Speed­way a más de 250.000 es­pec­ta­do­res lle­ga­dos de to­do EE UU –y de gran par­te del pla­ne­ta–, 350.000 si con­ta­mos to­do el pe­rí­me­tro del que es el re­cin­to de­por­ti­vo más gran­de del mun­do. No hay nin­gún acon­te­ci­mien­to de­por­ti­vo en el pla­ne­ta Tie­rra que con­gre­gue a se­me­jan­te ma­sa de hin­chas. Y no, no son la atil­da­da y pu­dien­te afi­ción de la Fór­mu­la 1,

sino una mu­che­dum­bre al­coho­li­za­da, rui­do­sa y hor­te­ra, re­pre­sen­tan­te de la más ge­nui­na whi­te trash. Esa que se zam­pa una hamburguesa con pa­ta­tas king si­ze pa­ra desa­yu­nar y se to­ma un vod­ka en el dri­ve­way de su ca­sa de ma­de­ra a las nue­ve de la ma­ña­na. Pu­ro pue­blo, fa­mi­lias en­te­ras que to­man al asal­to la in­men­sa lla­nu­ra del Mid­west en la que es­tá en­cla­va­da In­dia­ná­po­lis con sus co­ches, ca­ra­va­nas, bar­ba­coas, ne­ve­ras, dis­co­te­cas por­tá­ti­les y cuan­to ca­chi­va­che pue­da ser útil en un gua­te­que (co­mo unos cu­bre­pe­zo­nes de strip­per con los co­lo­res de la ban­de­ra ame­ri­ca­na, por ejem­plo; a fa­vor del ti­po que los lu­cía hay que de­cir que, al me­nos, sí que te­nía te­tas. Mu­chas man boobs en la Indy 500). Se es­ti­ma que el pa­so de es­ta tur­ba­mul­ta por la ciu­dad de­ja unos 300 mi­llo­nes de dó­la­res.

Co­mo to­da com­pe­ti­ción de su an­ti­güe­dad, las 500 mi­llas es­tán lle­nas de ri­tua­les que se han con­so­li­da­do con el pa­so de los años. Por ejem­plo, el ba­ño de le­che, que no de cham­pag­ne, al que se so­me­te al ga­na­dor de la prue­ba –es­te año, el nor­te­ame­ri­cano Alexander Ros­si, un vie­jo co­no­ci­do de los eu­ro­peos por su par­ti­ci­pa­ción el año pa­sa­do en la Fór­mu­la 1–; la tra­di­ción de be­sar la yar­da de la­dri­llos que se ha con­ser­va­do jun­to a la lí­nea de me­ta co­mo re­cor­da­to­rio del pa­vi­men­to ori­gi­nal de 1909; o la elec­ción de una ce­le­brity pa­ra dar el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da de la com­pe­ti­ción con la ya clá­si­ca fra­se: "La­dies and Gentle­men, start your en­gi­nes". De los fa­mo­sos pre­sen­tes en el even­to, aca­pa­ra­ron los ti­tu­la­res la can­tan­te Lady Ga­ga y el ac­tor Ch­ris Pi­ne.

Más de 1.300 pe­rio­dis­tas acre­di­ta­dos si­guen el es­pec­tácu­lo, en el que no fal­tan ban­das uni­ver­si­ta­rias, ma­jo­ret­tes, rei­nas de la be­lle­za, des­fi­les de le­yen­das de la prue­ba, ex­hi­bi­cio­nes de au­to­mó­vi­les clá­si­cos, ve­te­ra­nos de Pearl Har­bor y has­ta un ma­cro­con­cier­to de mú­si­ca elec­tró­ni­ca –lo úni­co que es ca­paz de aca­llar el rui­do de los mo­no­pla­zas–. To­do me­di­do al mi­lí­me­tro con un sen­ti­do del es­pec­tácu­lo en­vi­dia­ble y con el úni­co pro­pó­si­to de ce­le­brar… no una ca­rre­ra más, sino la ca­rre­ra del si­glo. El acon­te­ci­mien­to de­por­ti­vo del si­glo. Oja­lá el fu­tu­ro le de­pa­re a las 500 mi­llas otros 100 años más.

¿Te ape­te­ce co­no­cer a Fer­nan­do Alon­so en un am­bien­te ex­clu­si­vo y dis­ten­di­do? GQY Mi­chael Kors Men's te in­vi­tan a la char­la in­for­mal que man­ten­dre­mos con el pi­lo­to el día 6 de ju­lio en El Cor­te In­glés de Pa­seo de la Cas­te­lla­na, en Ma­drid, a las 16:00 ho­ras. En­tra en re­vis­tagq. com/mkex­pe­rien­ce y mán­da­nos la pre­gun­ta que te gus­ta­ría ha­cer­le. Las 50 más ori­gi­na­les ob­ten­drán un pa­se VIP; y las tres me­jo­res se las for­mu­la­re­mos a Alon­so. Co­mo pio­ne­ros en sus res­pec­ti­vos cam­pos, Mi­chael Kors y Mcla­ren Hon­da siem­pre han com­par­ti­do un fuer­te com­pro­mi­so por el di­se­ño y la in­no­va­ción. Aho­ra, ade­más, las dos fir­mas com­par­ten via­je en la com­pe­ti­ción au­to­mo­vi­lís­ti­ca por ex­ce­len­cia: la Fór­mu­la 1. Con es­ta aso­cia­ción ofi­cial con la es­cu­de­ría, la mar­ca ame­ri­ca­na bus­ca acer­car la ele­gan­cia atem­po­ral de Mi­chael Kors Men's a la au­dien­cia del de­por­te más ex­clu­si­vo del mun­do y, es­pe­cial­men­te, al exi­gen­te pú­bli­co eu­ro­peo. So­fis­ti­ca­da y cos­mo­po­li­ta, la lí­nea Mi­chael Kors Men's en­ca­ja a la per­fec­ción con la le­yen­da de Mcla­ren Hon­da y sus ca­ris­má­ti­cos pi­lo­tos, los cam­peo­nes del mun­do Fer­nan­do Alon­so y Jen­son But­ton. Hom­bres que vi­ven deprisa y con mu­cho, mu­cho es­ti­lo.

Mi­chael Kors Men's es­tá dis­po­ni­ble en El Cor­te In­glés [Cas­te­lla­na, Se­rrano y Pre­cia­dos (Ma­drid); Jai­me III (Palma de Ma­llor­ca), Ta­rra­go­na, Diagonal (Bar­ce­lo­na), Las Pal­mas (Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria), Málaga, Mar­be­lla y Mi­jas (Málaga); Ner­vión (Se­vi­lla), Zo­rri­lla (Va­lla­do­lid), Vi­go y A Co­ru­ña] y en el­cor­tein­gles.es.

se cen­tra aquí en sa­car el má­xi­mo par­ti­do a los ser­vi­cios de strea­ming de Spo­tify, Dee­zer, Tidal, Sound­cloud…

22,1 x 21,5 x 9,3 cm 2,9 kg Blue­tooth

No fa­ci­li­ta­do

6

se des­mar­ca con es­ta po­ten­te ba­rra ca­paz de co­nec­tar­se a Spo­tify o Dee­zer sin ne­ce­si­dad de smartp­ho­ne.

100 x 13,1 x 12,5 cm 6,2 kg

80 W x 4 Blue­tooth

A LO GRAN­DE

EL AZUL Y EL RO­JO El hi­jo del pi­lo­to Ryan Hun­ter-reay, Ry­den, ya apun­ta ma­ne­ras an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta de la 100ª edi­ción de la Indy 500 fue Alexander Ros­si, me­re­ci­do ga­na­dor de una emo­cio­nan­te ca­rre­ra.

MO­DA SO­BRE RUE­DAS Mi­chael Kors Men's es el del equi­po Mcla­ren Hon­da de Fór­mu­la 1. La fir­ma de mo­da es­pe­ra con ello po­pu­la­ri­zar su lí­nea mas­cu­li­na de ro­pa.

No te pier­das el even­to del año con Fer­nan­do Alon­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.