Mi ca­sa es tu ca­sa

Crea­do pa­ra re­unir a gen­te con es­pí­ri­tu crea­ti­vo y con una lis­ta in­ter­mi­na­ble de clien­tes vip, Soho Hou­se es el club pri­va­do al que to­dos que­rría­mos per­te­ne­cer. ¿La bue­na no­ti­cia? En oto­ño ten­drás uno mu­cho más cer­ca.

GQ (Spain) - - La Buena Vida -

No es cues­tión de di­ne­ro (la ta­ri­fa no es desor­bi­ta­da), ni de fa­ma (aun­que te pue­das en­con­trar a Leo­nar­do Dica­prio o Ed­die Red­may­ne), y tam­po­co im­por­tan ape­lli­do o es­ta­tus. Pa­ra for­mar par­te de Soho Hou­se, los clu­bes pri­va­dos más desea­dos del mun­do, so­lo ne­ce­si­tas te­ner un al­ma crea­ti­va. Eso, y co­no­cer a dos so­cios que te pre­sen­ten an­te el co­mi­té de se­lec­ción, ade­más de sor­tear una lis­ta de es­pe­ra que su­pera las 30.000 per­so­nas en to­do el mun­do. Idea­do co­mo un ho­gar le­jos de ca­sa pa­ra pro­fe­sio­na­les de los me­dios, el ci­ne, las ar­tes o cual­quier in­dus­tria crea­ti­va, el pri­mer Soho Hou­se fue con­ce­bi­do por un em­pre­sa­rio he­cho a sí mis­mo lla­ma­do Nick Jo­nes.

Jo­nes de­jó el co­le­gio a los 17 años y co­men­zó en la res­tau­ra­ción des­de aba­jo (sí, es­ta es una de esas his­to­rias de su­pera­ción don­de el pro­ta­go­nis­ta em­pie­za fre­gan­do pla­tos); an­tes de los 30 ha­bía abier­to su pro­pia ca­de­na de res­tau­ran­tes (aun­que el ne­go­cio no pros­pe­ró), y des­pués lle­ga­ría la mí­ti­ca bras­se­rie lon­di­nen­se Ca­fe Bohe­me. En 1995, Jo­nes tu­vo "LA idea", ese rap­to de ins­pi­ra­ción en el que se te ocu­rre al­go que na­die ha he­cho an­tes; de­ci­dió abrir so­bre su res­tau­ran­te un club pri­va­do que es­tu­vie­ra en las an­tí­po­das de los ar­cai­cos clu­bes de ca­ba­lle­ros in­gle­ses: en el su­yo es­ta­ría prohi­bi­do lle­var cor­ba­ta, ha­bría una sa­la de pro­yec­ción pa­ra ver películas y mul­ti­tud de es­pa­cios co­mu­nes don­de in­ter­cam­biar ideas. "El Soho lon­di­nen­se tie­ne un am­bien­te muy ar­tís­ti­co y mu­chas de las per­so­nas que ve­nían a Ca­fe Bohe­me tra­ba­ja­ban en esas in­dus­trias", re­cuer­da Jo­nes. "Pen­sé que se­ría in­tere­san­te pa­sar el ra­to en un lu­gar don­de te­ner es­pí­ri­tu crea­ti­vo se va­lo­ra­ra más que cual­quier otra co­sa".

Con 15 clu­bes re­par­ti­dos por el mun­do (de Lon­dres a Es­tam­bul, y de Berlín a Chica­go), hoy Soho Hou­se & Co. es, más

que una ca­de­na de ho­te­les, una fuer­za cul­tu­ral en ple­na con­quis­ta pla­ne­ta­ria. Y su pró­xi­ma ci­ta es Bar­ce­lo­na, la ciu­dad que es­te oto­ño aco­ge­rá el pri­mer Soho Hou­se es­pa­ñol (Lo­wer East Si­de y Áms­ter­dam le si­guen en la lis­ta). "Bar­ce­lo­na tie­ne una ener­gía úni­ca y el Ba­rrio Gó­ti­co es ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te im­pre­sio­nan­te. Soho Hou­se Bar­ce­lo­na va a es­tar muy in­flui­do por la ciu­dad; la ins­pi­ra­ción lo­cal es lo que ha­ce que ca­da uno ten­ga su pro­pia per­so­na­li­dad", se­ña­la.

HAS­TA EL MÍ­NI­MO DETALLE

Co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Soho Hou­se, Jo­nes su­per­vi­sa ca­da detalle, has­ta el pun­to de que si lo­gras dor­mir en una de sus ca­mas, pue­des es­tar se­gu­ro de que él la ha pro­ba­do an­tes: "Me pon­go en la piel del clien­te y com­prue­bo dón­de es­tán los en­chu­fes, qué sen­sa­ción pro­du­ce la ilu­mi­na­ción y me ase­gu­ro de sen­tar­me en ca­da si­lla y de tum­bar­me en ca­da ca­ma". Tal vez por eso han di­cho de él que "ha­ce que la gen­te nor­mal se sien­ta una es­tre­lla del rock, y que las es­tre­llas de rock se sien­tan gen­te nor­mal". "No me gus­ta lo pre­ten­cio­so, creo que la cla­ve es que nues­tra cul­tu­ra es ami­ga­ble y na­da es­ti­ra­da", re­su­me. Ami­ga­ble, sí, pe­ro no exen­ta de re­glas: "Pe­di­mos a nues­tros so­cios que vis­tan de for­ma ca­sual y que no ha­gan fo­tos por­que que­re­mos que la gen­te se sien­ta có­mo­da y re­la­ja­da". La idea es com­bi­nar in­for­ma­li­dad, buen gus­to y co­mo­di­dad en un am­bien­te re­co­no­ci­ble, que pa­rez­ca un ho­gar y no una jun­ta de ac­cio­nis­tas. Por ello en 2010 de­ci­die­ron ex­cluir a un gru­po de miem­bros de Nue­va York pro­ce­den­tes del mun­do de las fi­nan­zas que no en­ca­ja­ban en la co­mu­ni­dad crea­ti­va que se pre­cian de ha­ber cons­trui­do. Y lue­go, cla­ro es­tá, se da el fac­tor ce­le­brity. Aun­que Jo­nes le qui­ta im­por­tan­cia: "No es re­le­van­te –ase­gu­ra, ca­te­gó­ri­co–. Cuan­do em­pe­za­mos mu­chos de nues­tros so­cios es­ta­ban al prin­ci­pio de su ca­rre­ra y no­so­tros cre­ci­mos con ellos. Soho Hou­se aún es un lu­gar tan­to pa­ra los que em­pie­zan co­mo pa­ra los con­sa­gra­dos". "Soho Hou­se Bar­ce­lo­na se ubi­ca en un edi­fi­cio del si­glo XVIII en pleno Ba­rrio Gó­ti­co. Ten­drá es­pa­cios co­mu­nes, un res­tau­ran­te Cec­co­ni's, un spa Cows­hed, gim­na­sio, pis­ci­na en la azotea y 57 dor­mi­to­rios. Co­mo en el res­to de Hou­ses, el di­se­ño es­tá in­fluen­cia­do por la his­to­ria del edi­fi­cio y de la ciu­dad; es­ta­rá de­co­ra­do con una mez­cla ecléc­ti­ca de mue­bles de ins­pi­ra­ción es­pa­ño­la y con­ta­rá con mul­ti­tud de es­pa­cios abier­tos, in­clui­da una te­rra­za", avan­za Nick Jo­nes so­bre la pri­me­ra in­cur­sión de Soho Hou­se & Co. en Es­pa­ña. Avi­so a to­das las al­mas crea­ti­vas de la zo­na: el pro­ce­so de ad­mi­sión de so­cios se abre en agos­to. Más en sohohou­se.com POR MA­RÍA CON­TRE­RAS

EL REY MI­DAS DE LO 'COOL' Nick Jo­nes es el ejem­plo de ti­po he­cho a sí mis­mo, des­de fre­gar pla­tos a abrir su pro­pio res­tau­ran­te. Sus Soho Hou­se son los clu­bes más 'cool' del pla­ne­ta.

En oc­tu­bre Bar­ce­lo­na se su­ma a la fa­mi­lia Soho Hou­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.