Eli­ge una ciu­dad slow

GQ (Spain) - - Cuidados -

Es­tá de­mos­tra­do que el es­trés fa­vo­re­ce la oxi­da­ción ce­lu­lar, al pro­vo­car la pro­li­fe­ra­ción de ra­di­ca­les li­bres. La po­lu­ción am­bien­tal de las gran­des ciu­da­des, des­de lue­go, tam­po­co ayu­da. En la úl­ti­ma dé­ca­da ha to­ma­do fuer­za el mo­vi­mien­to slow, una fi­lo­so­fía que pro­pug­na adop­tar un rit­mo de vi­da más re­la­ja­do que en­cuen­tre un equi­li­brio en­tre el in­flu­jo ace­le­ra­dor de la tec­no­lo­gía y la par­si­mo­nia de las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas más bá­si­cas, co­mo pa­sear por la na­tu­ra­le­za o co­mer dis­fru­tan­do ple­na­men­te de los ali­men­tos. No por ca­sua­li­dad, Za­ra­go­za es la ciu­dad es­pa­ño­la con me­nos fre­cuen­cia de me­la­no­ma (3,6 per­so­nas por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes). De he­cho, igual de­be­rías ir­te de va­ca­cio­nes a Za­ra­go­za es­te ve­rano en lu­gar de a For­men­te­ra. O tal vez no. Te­nien­do en cuen­ta el frío que ha­ce en la ca­pi­tal ma­ña, tam­bién po­dría ser que la ra­zón por la que la gen­te no se que­ma con el sol es que na­die de­ja un cen­tí­me­tro cua­dra­do de piel al des­cu­bier­to du­ran­te la ma­yor par­te del año. Quién sa­be.

POR HÉC­TOR IZ­QUIER­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.