Pon­te som­bre­ro

GQ (Spain) - - Cuidados -

A juz­gar por los pa­ta­nes que no se des­cu­bren la ca­be­za ni cuan­do es­tán ba­jo te­cho, el som­bre­ro ha per­di­do su uti­li­dad pri­ma­ria de pro­te­ger la ca­be­za pa­ra con­ver­tir­se en una es­pe­cie de se­llo es­ti­lís­ti­co –aun cuan­do los que lo lle­van son en mu­chas oca­sio­nes un buen ejem­plo del di­me de lo que pre­su­mes y te di­ré de lo que ca­re­ces–. Sin em­bar­go, un som­bre­ro con un ala de al me­nos 7 cm –el po­pu­la­rí­si­mo fe­do­ra se sal­va por los pe­los– es un ex­ce­len­te pro­tec­tor con­tra los ra­yos ul­tra­vio­le­tas –y, por en­de, tam­bién un po­de­ro­so eli­xir de ju­ven­tud, al re­tra­sar el fo­to­en­ve­je­ci­mien­to–. Pro­yec­ta su som­bra so­bre zo­nas tan sen­si­bles co­mo fren­te y na­riz –y so­bre el cue­ro ca­be­llu­do, si ya se te ve el car­tón– y, por aña­di­du­ra, te otor­ga un cier­to ai­re enigmático. To­do son ven­ta­jas. Co­mo te pue­des ima­gi­nar, el clá­si­co som­bre­ro me­xi­cano es­tá a un pa­so de aho­rrar­te el pro­tec­tor so­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.