Ctrl + alt + supr

Li­fe Re­set es el nue­vo pro­gra­ma de bie­nes­tar de Sha Well­ness Cli­nic. El doc­tor Vi­cen­te Me­ra, su res­pon­sa­ble, te ex­pli­ca por qué –tal vez– de­be­rías re­ini­ciar­te.

GQ (Spain) - - Cuidados -

Co­mo res­pon­sa­ble de Me­di­ci­na In­ter­na y An­tien­ve­je­ci­mien­to en Sha Well­ness Cli­nic, Vi­cen­te Me­ra, cor­do­bés afa­ble y ex­tro­ver­ti­do, di­ri­ge el pro­gra­ma Li­fe Re­set. Du­ran­te 28 días, sus pa­cien­tes se so­me­ten a un reini­cio in­te­gral en su sa­lud y es­ti­lo de vi­da. Por­que si en­ve­je­cer es ma­lo, "la al­ter­na­ti­va es peor…". GQ: ¿A qué per­so­nas les con­vie­ne lle­var a ca­bo un pro­gra­ma de Li­fe Re­set? VI­CEN­TE ME­RA: A gen­te que es­tá ago­ta­da men­tal y fí­si­ca­men­te. Ha­bla­mos de per­so­nas que han lle­ga­do a esa si­tua­ción des­pués de va­rios años de mu­cho es­trés, ma­la ali­men­ta­ción, so­bre­pe­so… Si no es­tás ahí, te pue­de va­ler con otro pro­gra­ma más sen­ci­llo. Ha­cer un re­set es com­pli­ca­do y cos­to­so, pe­ro aun así es más ba­ra­to que con­ti­nuar ca­mi­nan­do ha­cia el pre­ci­pi­cio. A ve­ces es me­jor pa­rar, re­pa­rar y se­guir. GQ: Es­te pro­gra­ma, ¿in­ten­ta re­du­cir la edad bio­ló­gi­ca de los pa­cien­tes? V. M.: Sí, co­rrec­to. El ob­je­ti­vo es siem­pre me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da. El cuer­po es co­mo un co­che, que fun­cio­na cin­co años sin nin­gún pro­ble­ma, pe­ro des­pués hay que em­pe­zar a cam­biar el acei­te, ha­cer re­pa­ra­cio­nes… Lo que no­so­tros que­re­mos es pro­lon­gar la edad li­bre de en­fer­me­da­des, evi­tar la visita al ta­ller. El par­ti­do de la vi­da es­tá per­di­do de an­te­mano, to­dos nos va­mos a mo­rir, pe­ro hay que per­der con dig­ni­dad, no por go­lea­da. GQ: ¿Qué pa­pel cum­ple ahí la me­di­ción de los te­ló­me­ros? V. M.: Te­ne­mos tres eda­des: la cro­no­ló­gi­ca, que no se pue­de cam­biar; la de la apa­rien­cia, el as­pec­to fí­si­co, que es im­por­tan­te, pe­ro de­pen­de de las mo­das; y des­pués es­tá la edad bio­ló­gi­ca, que es muy di­fí­cil de di­lu­ci­dar. Me­dir los te­ló­me­ros es lo más ob­je­ti­vo, ya que el 50% de su lon­gi­tud de­pen­de de nues­tro es­ti­lo de vi­da. Co­mo la fal­ta de sue­ño, las de­fi­cien­cias hor­mo­na­les, el se­den­ta­ris­mo o las to­xi­nas, en­tre otros mu­chos fac­to­res, los acor­tan, sin­te­ti­zan en un so­lo re­sul­ta­do el es­ta­do del pa­cien­te. Des­pués del pro­gra­ma, al ca­bo de un año, su me­jo­ra es sig­ni­fi­ca­ti­va. GQ: Si­guien­do tus con­se­jos, ¿va­mos a vi­vir más o se nos va a ha­cer muy lar­go? V. M.: (Ri­sas) Lo que les di­go a los pa­cien­tes es que la mo­de­ra­ción pue­de ser muy abu­rri­da si es de­ma­sia­do mo­de­ra­da. Hay que ser mo­de­ra­do con to­do, in­clu­so con la mo­de­ra­ción. No se tra­ta de lle­var una vi­da mo­nás­ti­ca, lo im­por­tan­te es man­te­ner unos lí­mi­tes pa­ra con­se­guir el ob­je­ti­vo fi­nal, que es vi­vir con ca­li­dad de vi­da. La sa­lud no lo es to­do, pe­ro sin sa­lud to­do es na­da. Es una elec­ción y una ne­go­cia­ción. GQ: ¿Có­mo es po­si­ble que nos gus­ten tan­to las co­sas que nos ha­cen mal? V. M.: Ahí has lle­ga­do al fon­do del ser hu­mano, que es el li­bre al­be­drío. Lo que nos di­fe­ren­cia de los otros se­res es que po­de­mos ha­cer lo que que­ra­mos. Sig­ni­fi­ca po­der be­ber al­cohol aun­que te sien­te mal. A los se­res hu­ma­nos nos gus­ta pro­bar co­sas, so­mos cu­rio­sos por na­tu­ra­le­za, pe­ro des­pués de pro­bar al­go no siem­pre po­de­mos de­jar­lo. Cuan­do op­ta­mos mal, a ve­ces no po­de­mos sa­lir, por­que esas op­cio­nes se gra­ban en el hi­po­tá­la­mo pa­ra siem­pre. Po­der ele­gir crea una sen­sa­ción de re­com­pen­sa. Pe­ro hay tan­tas pro­ba­bi­li­da­des de ele­gir bien co­mo de ele­gir mal. Es el pre­cio que te­ne­mos que pa­gar por ser hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.