ROM­PIEN­DO LAS OLAS

GQ (Spain) - - Gran Angular -

Pa­ra lle­gar has­ta es­ta pla­ya –la Gran­de Sa­li­ne Beach de San Bar­to­lo­mé, en las An­ti­llas fran­ce­sas– hay que apar­car en un erial (al sur del is­lo­te so­lo se ac­ce­de en co­che) y ca­mi­nar du­ran­te 30 mi­nu­tos por un sen­de­ro tan agres­te co­mo pin­to­res­co. La re­com­pen­sa al pa­seo es un buen chu­te de re­lax y un pai­sa­je taaan es­pec­ta­cu­lar que desea­rás te­ner con­ti­go un dron con cá­ma­ra pa­ra to­mar imá­ge­nes co­mo es­ta de Gray Malin (el pro­ta­go­nis­ta del por­fo­lio más re­fres­can­te de es­te nú­me­ro) re­co­gi­da en su li­bro Bea­ches (Abrams Books).

• POR

> UNO DE SUS ATA­QUES A LA WEB DEL PAR­TI­DO SO­CIAL­DE­MÓ­CRA­TA AUS­TRÍA­CO UTI­LI­ZÓ LA ICO­NO­GRA­FÍA BRONY. Hay co­lec­ti­vos in­ter­náu­ti­cos con ma­la pren­sa, y lue­go es­tán los bro­nies, nom­bre con el que se co­no­ce a los fans adul­tos de My Little Pony: La ma­gia de la amis­tad. No te bur­les. Si­gue le­yen­do. A di­fe­ren­cia de Mar­vel o Star Wars, las aven­tu­ras de es­tos po­nis se crea­ron ex­clu­si­va­men­te pa­ra un pú­bli­co in­fan­til. Ni si­quie­ra hay una ex­pli­ca­ción nos­tál­gi­ca: los per­so­na­jes de la nue­va ver­sión no tie­nen de­ma­sia­do que ver con los mu­ñe­cos que Has­bro em­pe­zó a co­mer­cia­li­zar en los 80. Sin em­bar­go, sus his­to­rias han lle­ga­do a cam­biar las vi­das de mi­les de trein­ta­ñe­ros que, a tra­vés de la ma­gia de Tumblr y los fo­ros es­pe­cia­li­za­dos, pue­den con­tac­tar con sus al­mas ge­me­las. Se­gún los so­ció­lo­gos, hay un pa­trón. El bro­nie me­dio tie­ne una per­so­na­li­dad crea­ti­va e in­tro­ver­ti­da, amén de com­par­tir una cier­ta sen­sa­ción de an­sie­dad fren­te al mun­do mo­derno. El 11-S abrió una he­ri­da en la psi­que de to­da una ge­ne­ra­ción, dis­pues­ta a de­rri­bar la jau­la de la iro­nía pa­ra sen­tir­se pro­te­gi­da en una se­rie so­bre ca­ba­lli­tos que ce­le­bran sus sen­ti­mien­tos sin te­mor a ser juz­ga­dos. A sal­vo en su lu­gar se­gu­ro.

ES PO­SI­BLE QUE EL TE­RRO­RIS­MO IN­TER­NA­CIO­NAL TEN­GA AL­GO QUE VER CON EL ÉXI­TO DE ES­TOS DUL­CES DI­BU­JOS EN­TRE LOS ADUL­TOS

En su mo­men­to, gus­ta­ban por igual en las guar­de­rías y en los bares mo­der­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.