¡Eh, je­fe! DA­NIEL ENTRIALGO Director de GQ FIR­MAS GQ

ES­TE MES NOS HAN AYU­DA­DO

GQ (Spain) - - Sumario - @da­nie­len­trial­go

NO RE­CUER­DO BIEN DÓN­DE FUE PE­RO UNA VEZ LEÍ en al­gún si­tio que pa­ra lle­gar a ser com­ple­ta­men­te fe­liz en el tra­ba­jo ha­cen fal­ta dos con­di­cio­nes si­ne qua non: una, po­der ir an­dan­do al cu­rro (los que vi­vi­mos en gran­des ciu­da­des co­lap­sa­das por el trá­fi­co sa­be­mos bien lo que su­po­ne eso); y dos, no te­ner je­fe.

La ver­dad es que en es­te hi­per­com­ple­jo y en­tre­la­za­do mun­do de hoy en día –aun­que sea en al­gún pun­to o as­pec­to de la ca­de­na la­bo­ral– re­sul­ta ca­si im­po­si­ble no te­ner nin­gún je­fe en ab­so­lu­to. Has­ta los más al­tos di­rec­ti­vos de las más gran­des em­pre­sas del IBEX 35 de­ben dar ex­pli­ca­cio­nes (o re­por­tar, co­mo se di­ce aho­ra en len­gua­je bu­si­ness) a un su­pe­rior –aún más je­fe que él– en al­gún mo­men­to da­do. Por­que siem­pre hay al­guien más arri­ba de uno. Siem­pre. Mi­rán­do­te la co­ro­ni­lla.

En el la­do des­cen­den­te de la mon­ta­ña, por su par­te, re­ple­to de car­gos in­ter­me­dios o me­no­res, tam­po­co es fá­cil en­con­trar al­gún pues­to en el que –al me­nos du­ran­te al­gún ins­tan­te– uno no ha­ya te­ni­do (aun­que sea en fun­cio­nes de su­per­vi­sión o coor­di­na­ción) a al­guien a su car­go. Co­mo aquel sa­bio de La vi­da es sue­ño que pre­gun­ta­ba al cie­lo si ha­bría otro "más po­bre y tris­te que yo" pa­ra en­con­trar­se a con­ti­nua­ción a otro ti­po de­trás re­co­gien­do las hier­bas que él iba de­jan­do. En cier­to mo­do, to­dos adop­ta­mos el rol de je­fe (por muy mí­ni­mo que es­te sea) al­gu­na vez en la vi­da.

A fi­na­les del pa­sa­do mes de ma­yo se ce­le­bró en Mi­lán la gran fi­nal de la Co­pa de Eu­ro­pa de clu­bes de fút­bol, un par­ti­do que –co­mo ca­si to­do el mun­do sa­be– se re­sol­vió en la tan­da de pe­nal­tis. Jus­to an­tes de lan­zar­se, en ese co­rri­llo que for­man los equi­po pa­ra en­co­ra­ji­nar­se, los en­tre­na­do­res lan­za­ban sus úl­ti­mas aren­gas. En un plano cor­to de te­le­vi­sión, se pu­do ver a Zi­ne­di­ne Zi­da­ne –nues­tra por­ta­da de es­te mes– con­tar­le al­go al oí­do a Cris­tiano Ro­nal­do, su má­xi­ma es­tre­lla. In­me­dia­ta­men­te des­pués, los dos em­pe­za­ron a par­tir­se de ri­sa. Me lla­mó mu­cho la aten­ción es­te de­ta­lle, apa­ren­te­men­te ni­mio, por­que la ten­sión que se de­bía de es­tar vi­vien­do en ese pre­ci­so ins­tan­te a ras de cés­ped de­bía de ser in­so­por­ta­ble. Ima­gi­na un gran des­pa­cho de Wall Street, re­ple­to de pan­ta­llas con nú­me­ros en ro­jo, dia­gra­mas con ín­di­ces de bol­sa en pleno des­plo­me y ca­ras de pá­ni­co. Y a un al­to eje­cu­ti­vo de esa fir­ma de va­lo­res, ves­ti­do con el mis­mo tra­je que Zi­da­ne, des­co­jo­nán­do­se jun­to a su me­jor bro­ker. In­creí­ble, ¿no?

El bi­so­ño en­tre­na­dor fran­cés ga­nó ese día la par­ti­da (y de pa­so, un pe­da­ci­to de cie­lo en la his­to­ria), pe­ro eso tam­po­co sig­ni­fi­ca que fue­ra pre­ci­sa­men­te gra­cias a ese de­ta­lle. No sé si fue al­go bueno o al­go ma­lo, de­ci­si­vo o no, pe­ro sí fue se­gu­ro un re­fle­jo –na­da anec­dó­ti­co– de un es­ti­lo con­cre­to de ejer­cer el li­de­raz­go. De una for­ma de man­dar y de ser je­fe. Por­que Zi­da­ne es je­fe y tie­ne a su car­go una de las em­pre­sas más va­lio­sas y co­ti­za­das del planeta. Aun­que sea un sim­ple equi­po de fút­bol. De eso va nues­tra por­ta­da de sep­tiem­bre. Lec­cio­nes de fút­bol pa­ra di­rec­ti­vos. Es­pe­ro que os gus­te.

Y aho­ra, ter­mi­nan­do ya de es­cri­bir mi car­ta en el bar de la es­qui­na, cie­rro el por­tá­til y pi­do la cuen­ta al ca­ma­re­ro:

–¡Eh, je­fe! ¿Qué se de­be? Tie­ne un don es­pe­cial pa­ra adi­vi­nar cuán­tos me­ses du­ra­rá un nue­vo en­tre­na­dor en su car­go… Y tam­bién pa­ra ana­li­zar las cua­li­da­des di­rec­ti­vas de los gi­gan­tes del ban­qui­llo y la em­pre­sa. Com­prué­ba­lo en nues­tro te­ma de por­ta­da. Au­to­con­trol, ma­nos su­do­ro­sas y sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos. No po­de­mos ima­gi­nar có­mo es­te periodista ame­ri­cano pu­do so­bre­vi­vir al en­cuen­tro con la be­lla Se­le­na Go­mez, pe­ro los re­sul­ta­dos ha­blan por sí so­los. Su bio­pic ha­bla a tra­vés de sus fo­to­gra­fías; des­de los her­ma­nos Ro­ca a The Vac­ci­nes, pa­san­do por las ur­bes de Tai­lan­dia. Es­te mes vuel­ve a nues­tra ca­sa pa­ra ha­cer bri­llar la ele­gan­cia de los co­ches clá­si­cos en la sec­ción Bue­na vi­da. Nues­tra fir­ma ha­bi­tual, de GQ y Gq.com, ha re­co­gi­do las es­ce­nas más ca­lien­tes del ci­ne de to­dos los tiem­pos pa­ra po­ner nues­tra re­vis­ta al ro­jo vi­vo. Has­ta la mis­mí­si­ma Em­ma­nue­lle se ha­bría son­ro­ja­do con so­lo ho­jear­lo…

JA­VI SÁN­CHEZ

CAR­LOS HER­NÁN­DEZ

AN­TÓN DE LO­REN­ZO

ZACH BA­RON

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.