In­mor­tal a su pe­sar

Don De­li­llo, au­tor de Sub­mun­do o Rui­do de fon­do, es­tá con­si­de­ra­do co­mo uno de los cua­tro gran­des es­cri­to­res nor­te­ame­ri­ca­nos jun­to a Phi­lip Roth, Tho­mas Pyn­chon y Cor­mac Mccarthy.

GQ (Spain) - - Intro -

Hay al­go en Don De­li­llo que ape­la a nues­tra com­pa­sión. Qui­zá sea por­que lo ima­gi­na­mos ex­te­nua­do tras la gi­ra de pro­mo­ción que lo ha traí­do a Eu­ro­pa pa­ra pre­sen­tar su úl­ti­ma no­ve­la, Ce­ro K (Seix Barral), o por­que en un día tan ca­lu­ro­so co­mo el que am­bien­ta nues­tro en­cuen­tro ve­ra­nie­go en Ma­drid, es­te neo­yor­quino de ca­si 80 años va­ya ata­via­do co­mo si fue­se el per­so­na­je de una dis­to­pía in­ver­nal. O qui­zá, sim­ple­men­te, por cons­ta­tar con quéa­ma­bi­li­dad­se­so­me­tea las reite­ra­ti­vas pre­gun­tas de los pe­rio­dis­tas. Sea co­mo fue­re, hay al­go en Don De­li­llo en es­ta ma­ña­na saha­ria­na ca­pi­ta­li­na que nos mue­ve a com­pa­de­cer­lo y a po­ner­nos de su par­te. Y ya que es­ta­mos a su la­do, apro­ve­cha­mos pa­ra plan­tear­le al­gu­nas cues­tio­nes.

¿Cree que tie­ne sen­ti­do que­rer pro­lon­gar la vi­da más allá de lo que dic­ta la ló­gi­ca del jue­go bio­ló­gi­co co­mo pro­po­ne Ce­ro K? "Cual­quier co­sa que la tec­no­lo­gía pue­da con­se­guir se con­vier­te en al­go que ne­ce­si­ta­mos ha­cer o te­ner de­ses­pe­ra­da­men­te. La pro­lon­ga­ción de la vi­da es­tá sien­do con­si­de­ra­da muy se­ria­men­te por mu­chos cien­tí­fi­cos in­vo­lu­cra­dos en es­tos te­mas. No sé si eso sig­ni­fi­ca­rá que las per­so­nas que aho­ra es­tán crio­ge­ni­za­das se des­per­ta­rán den­tro de 20 o 30 años". En­ton­ces, ¿cree que co­rre­mos el riesgo de que la cien­cia sea la nue­va re­li­gión y los cien­tí­fi­cos sus sa­cer­do­tes? "Du­ran­te cien­tos de años, in­clu­so mi­les, la gen­te ha te­ni­do la idea de la in­mor­ta­li­dad es­pi­ri­tual. Aho­ra es­ta for­ma de in­mor­ta­li­dad se con­si­de­ra po­si­ble de una ma­ne­ra fí­si­ca que pa­re­ce inevi­ta­ble de­bi­do a los avan­ces cien­tí­fi­cos. Por su­pues­to, el desa­rro­llo de la cien­cia en es­te sen­ti­do tam­bién im­pli­ca­rá pro­ble­mas de so­bre­po­bla­ción". ¿Y us­ted que­rría ser in­mor­tal? "No ten­go nin­gún in­te­rés en la crio­ge­ni­za­ción". ¿Qué di­fe­ren­cia ob­ser­va en­tre có­mo se sen­tían los ame­ri­ca­nos du­ran­te la Gue­rra Fría y tras el 11S? "Du­ran­te la Gue­rra Fría ha­bía un sen­ti­do muy cla­ro de ri­va­li­dad en­tre una nación y otra y la ame­na­za de fon­do en ese con­flic­to era la nu­clear. El te­rro­ris­mo es aho­ra otro ti­po de si­tua­ción que pue­de ocu­rrir en cual­quier lu­gar­ya­mu­chos­ni­ve­les.he­mos lle­ga­do a un pun­to en el que los te­rro­ris­tas po­drían re­pre­sen­tar una ame­na­za in­clu­so nu­clear". ¿Le gus­tó la ver­sión que hi­zo David Cro­nem­berg de su no­ve­la Cos­mó­po­lis? "Me im­pre­sio­nó por­que, sin yo pe­dír­se­lo, de­ci­dió ce­ñir­se a los diá­lo­gos de mi no­ve­la".

So­la­men­te en Eu­ro­pa y en EE UU ya po­de­mos en­con­trar una in­fi­ni­ta va­rie­dad de whis­kies en­tre los que es­co­ger, ca­da uno de ellos con un sa­bor y unos ma­ti­ces ca­rac­te­rís­ti­cos que los di­fe­ren­cian del res­to. Un equi­li­brio per­fec­to y com­ple­jo de ele­men­tos que otor­gan a ca­da es­pi­ri­tuo­so una per­so­na­li­dad pro­pia. El ori­gen, el ce­real se­lec­cio­na­do, el tiem­po de en­ve­je­ci­mien­to en ba­rri­ca o el agua y la ex­pe­rien­cia del maes­tro des­ti­la­dor im­por­tan y dan lu­gar a cien­tos de whis­kies.

Eso sí, pa­ra dis­fru­tar­lo en com­bi­na­do sin per­der su com­ple­ji­dad en na­riz y en bo­ca, ca­da uno de es­tos whis­kies ne­ce­si­ta un mi­xer ver­sá­til, sua­ve y fres­co; un com­pa­ñe­ro que sea ca­paz de po­ten­ciar su sa­bor sin en­mas­ca­rar­lo ni re­le­gar­lo a un se­gun­do lu­gar. Y es aquí don­de en­tra en es­ce­na Sch­wep­pes Gin­ger Ale, la elec­ción de los me­jo­res bar­men pa­ra com­ple­men­tar a la per­fec­ción cual­quier ti­po de whisky, des­de los blen­ded es­co­ce­ses has­ta los bour­bon ame­ri­ca­nos pa­san­do por las va­rie­da­des ir­lan­de­sas.

La mez­cla whisky & gin­ger ale da co­mo re­sul­ta­do un com­bi­na­do ge­nuino y equi­li­bra­do que es pu­ra ten­den­cia. El co­lor do­ra­do del Sch­wep­pes Gin­ger Ale se fun­de con los to­nos ocres del des­ti­la­do con más ca­rác­ter pa­ra lle­nar la co­pa de luz. Lu­mi­no­si­dad lí­qui­da y un to­que su­til­men­te cí­tri­co y es­pe­cia­do en bo­ca que lle­gan pa­ra re­vo­lu­cio­nar el mun­do de la coc­te­le­ría.

POR EN­RI­QUE BUERES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.