¿Qué ha pa­sa­do? ¿por qué me lla­mas?

Vi­vi­mos per­ma­nen­te­men­te pe­ga­dos a nues­tros te­lé­fo­nos mó­vi­les pe­ro nos in­co­mo­da que nos lla­men, el pri­mer uso pa­ra el que fue­ron crea­dos. Es una de las gran­des pa­ra­do­jas de la co­mu­ni­ca­ción mo­der­na.

GQ (Spain) - - Intro -

Cuan­do sue­na el te­lé­fono fi­jo de ca­sa de mis pa­dres doy un res­pin­go del sus­to. Y me pre­gun­to có­mo po­día­mos con­vi­vir con ese so­ni­do pe­ne­tran­te e inin­te­rrum­pi­do que al­te­ra­ba nues­tra tran­qui­li­dad ca­da me­dia ho­ra. Co­mo una si­re­na de gue­rra. El apa­ra­to po­sa re­ve­ren­cial en un mue­ble de cao­ba de la en­tra­da de mi ca­sa. No se ha mo­vi­do de su si­tio des­de que nos mu­da­mos ha­ce 20 años, co­mo si arras­tra­se una re­sa­ca de licor ca­fé. Yo ha­ce tiem­po que no ten­go te­lé­fono fi­jo ins­ta­la­do en mi pi­so de al­qui­ler. Calcu­lo que unos cin­co años. Y lo más ri­dícu­lo es que siem­pre es­tá in­clui­do gra­tis con el Wi-fi. Y que ten­go el ter­mi­nal en cues­tión guar­da­do en una ca­ja. Me hu­bie­se im­por­ta­do de la mis­ma for­ma que la com­pa­ñía te­le­fó­ni­ca in­clu­ye­se en el pack un par de an­tor­chas pa­ra ilu­mi­nar mi ca­sa.

Vi­vi­mos per­ma­nen­te­men­te pe­ga­dos a nues­tros te­lé­fo­nos mó­vi­les pe­ro nos in­co­mo­da que nos lla­men, el pri­mer uso pa­ra el que fue­ron crea­dos. Es una de las gran­des pa­ra­do­jas de la co­mu­ni­ca­ción mo­der­na. Las lla­ma­das lle­gan ya co­mo ci­ta­cio­nes de no­ta­rios. Fe­chas se­ña­la­das, acon­te­ci­mien­tos ex­tra­or­di­na­rios, un se­ñor con voz de fun­cio­na­rio ofre­cién­do­te más me­gas, tu ma­dre pa­sán­do­te a tu tía que es­tá de cum­plea­ños. "Te la pa­so, eh, un mi­nu­to"… "Pe­ro ma­má, siem­pre me ha­ces lo mis­mo, que aho­ra no pue… Tía, eh, ¡mu­chas fe­li­ci­da­des!, ¿qué tal to­do?".

He­mos lle­ga­do a un pun­to en el que las lla­ma­das nos in­co­mo­dan. No es que las op­cio­nes re­quie­ran me­nos es­fuer­zo so­cial, es que en What­sapp tie­nes de­ce­nas de emo­ti­co­nos que se ex­pre­san me­jor que tú y mi­nu­tos pa­ra pen­sar co­rrec­ta­men­te qué vas a res­pon­der. Es que ya no ne­ce­si­tas lla­mar pa­ra pe­dir una piz­za. No ne­ce­si­tas es­cu­char mú­si­ca clá­si­ca ni de­le­trear­le tu DNI a un ro­bot pa­ra sa­car­te un bi­lle­te de tren. No ne­ce­si­tas con­ver­sar con ex­tra­ños de re­mo­tas ofi­ci­nas de aten­ción al clien­te pa­ra emi­tir una que­ja. En What­sapp no hay se­ña­les inalám­bri­cas ba­jas que pro­duz­can in­ter­fe­ren­cias. En un co­rreo elec­tró­ni­co no hay si­len­cios in­có­mo­dos. Y el "cuel­ga tú, no tú, no tú, ven­ga tú" pa­re­ce más na­tu­ral con un di­bu­jo ama­ri­llo que man­da un be­si­to. Pe­ro tran­qui­los, apo­ca­líp­ti­cos. La co­mu­ni­ca­ción no ha des­apa­re­ci­do, tan so­lo ha evo­lu­cio­na­do hacia nue­vos for­ma­tos en lí­nea o de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea. De he­cho, ha­blar ha­bla­mos más que an­tes. En la sa­la de es­pe­ra del mé­di­co yo he lle­ga­do a es­cri­bir a gen­te de cu­yo nom­bre no quie­ro acor­dar­me por­que la op­ción era una re­vis­ta en to­nos se­pia del Ba­rro­co. Aho­ra un snap con fil­tro de pe­rro es la nue­va lla­ma­da per­di­da, esa for­ma con la que ha­ce años le de­cía­mos al re­cep­tor que nos acor­dá­ba­mos de él. Y una no­ta de voz de What­sapp, esa que te permite re­gra­bar si no es­tás con­for­me con el re­sul­ta­do, es el nue­vo ring-ring.

In­clu­so de vez en cuan­do bro­ta en uno cier­to ro­man­ti­cis­mo analó­gi­co. A fin de cuen­tas, la iro­nía si­gue en­ten­dién­do­se me­jor con una lla­ma­da que con el emo­ti­cono de una be­ren­je­na. Hay mo­men­tos en los que sen­ci­lla­men­te ne­ce­si­tas es­cu­char. Y una ca­ri­cia so­no­ra co­mo el acen­to de tus pa­dres.

FI­JO QUE YA NO LLA­MO MÁS Gra­ce Kelly no lle­gó a en­viar un what­sapp en su vi­da, bas­tan­te te­nía la po­bre con aguan­tar las pa­ra­noias de Al­fred Hitch­cock. Aquí, ra­dian­te­men­te her­mo­sa, en Cri­men per­fec­to (1954).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.