ASÍ RUGEN LAS TRI­PAS DEL LU­JO

Gior­gio Ar­ma­ni y Bu­gat­ti su­man fuer­zas en una co­lec­ción cáp­su­la con­ce­bi­da pa­ra sa­tis­fa­cer las pre­ten­sio­nes más exi­gen­tes. La so­fis­ti­ca­ción era es­to.

GQ (Spain) - - Estilo -

Ha pa­sa­do más de un si­glo des­de que el poe­ta Fi­lip­po Tommaso Ma­ri­net­ti ce­le­bra­ra la ve­lo­ci­dad en su Ma­ni­fies­to futurista (1909), un tex­to vi­bran­te y de­mo­le­dor que bien po­dría en­ca­jar en cual­quier en­sa­yo ac­tual si no fue­ra por otras de las ideas que de­fien­de, bas­tan­te más con­tro­ver­ti­das y ex­tem­po­rá­neas (la de­fen­sa de la gue­rra o la des­truc­ción de los mu­seos, en­tre otras per­las). No­so­tros pre­fe­ri­mos que­dar­nos con es­te himno: "De­cla­ra­mos que el es­plen­dor del

mun­do se ha en­ri­que­ci­do de una be­lle­za nue­va, la be­lle­za de la ve­lo­ci­dad. Un au­to­mó­vil de ca­rre­ras con su vien­tre ador­na­do de grue­sas tu­be­rías, pa­re­ci­das a ser­pien­tes de alien­to ex­plo­si­vo y fu­rio­so, es más her­mo­so que [la es­cul­tu­ra he­le­nís­ti­ca de] la Vic­to­ria de Sa­mo­tra­cia".

107 años des­pués de es­tas pa­la­bras pre­va­le­ce ese es­pí­ri­tu re­vo­lu­cio­na­rio gra­cias a la alian­za fir­ma­da por Gior­gio Ar­ma­ni y Bu­gat­ti, la ca­sa fran­ce­sa de au­to­mó­vi­les de lu­jo y com­pe­ti­ción fun­da­da en ¡1909! Sí, el mis­mo año de la fi­lí­pi­ca futurista. Am­bas fir­mas se han alia­do por pri­me­ra vez pa­ra pro­mo­ver una vi­sión de la ele­gan­cia atem­po­ral y di­ná­mi­ca a tra­vés de una co­lec­ción cáp­su­la de ro­pa y ac­ce­so­rios en edi­ción li­mi­ta­da y nu­me­ra­da. A par­tir de es­te mes, una selección de tien­das de Gior­gio Ar­ma­ni y de Bu­gat­ti ofre­ce­rá el re­sul­ta­do de es­ta co­la­bo­ra­ción.

En GQ lo va­lo­ra­mos co­mo una con­se­cuen­cia na­tu­ral de la vo­lun­tad futurista de abrir el aba­ni­co aca­de­mi­cis­ta y glo­ri­fi­car las en­tra­ñas in­dus­tria­les. Gra­cias a per­so­na­jes tan po­lé­mi­cos co­mo Ma­ri­net­ti hoy so­mos ca­pa­ces de ad­ver­tir áto­mos su­bli­mes en las mo­lé­cu­las del desa­rro­llo me­cá- ni­co. Be­lle­za de cha­pa y pin­tu­ra. Jus­to co­mo las que se ad­vier­ten en la co­lec­ción cáp­su­la que te­ne­mos en­tre ma­nos.

In­te­gra­da en el Gru­po Volks­wa­gen des­de 1998, en la ac­tua­li­dad la mar­ca de au­to­mó­vi­les si­gue exal­tan­do "el mo­vi­mien­to agre­si­vo, el in­som­nio fe­bril, la ca­rre­ra, el sal­to mor­tal" que de­fen­día el ma­ni­fies­to van­guar­dis­ta. En fe­bre­ro de es­te año pre­sen­tó su fla­man­te Bu­gat­ti Chi­ron, un pro­yec­til que al­can­za 420 km/h y que ha si­do con­ce­bi­do pa­ra su­pe­rar el ré­cord mundial que en 2010 es­ta­ble­ció el mo­de­lo Vey­ron Su­per Sport, tam­bién de la ca­sa.

To­do ello ha im­pul­sa­do a Gior­gio Ar­ma­ni a unir su le­yen­da al ideal ve­lo­cis­ta. Co­mo di­je­ron los fu­tu­ris­tas en 1909, "des­de Ita­lia se lan­za es­te ma­ni­fies­to nues­tro de vio­len­cia arro­lla­do­ra e in­cen­dia­ria". Un si­glo des­pués, el país trans­al­pino vuel­ve a desafiar­nos con ar­te­sa­nía arro­lla­do­ra e in­cen­dia­ria. La co­lec­ción, que lle­va el se­llo de Gior­gio Ar­ma­ni y Bu­gat­ti, no so­lo pro­po­ne ac­ce­so­rios pa­ra por­tar do­cu­men­tos u ob­je­tos per­so­na­les. Ade­más de los ma­le­ti­nes y las mo­chi­las, la selección in­clu­ye za­pa­ti­llas, una go­rra de cash­me­re y pe­que­ños ar­tícu­los de cue­ro: cin­tu­ro­nes, bi­lle­te­ras o ne­ce­se­res. To­dos los di­se­ños con­flu­yen en un re­sul­ta­do que al­can­za la ex­ce­len­cia ar­te­sa­na, una de las pre­mi­sas cor­po­ra­ti­vas com­par­ti­das por am­bas fir­mas. Ya so­lo fal­ta lu­cir­los es­te oto­ño.

TÉC­NI­CA Y ES­TÉ­TI­CA El pro­ta­go­nis­ta de la co­lec­ción es el ma­le­tín en piel de be­ce­rro, he­cho a mano y dis­po­ni­ble en tres co­lo­res (en la pá­gi­na an­te­rior). Exis­te una ver­sión más lu­jo­sa, fa­bri­ca­da en piel de co­co­dri­lo ma­te (aba­jo). POR IÑA­KI LA­GUAR­DIA La ofer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.