ZI­NE­DI­NE ZI­DA­NE

El hom­bre tran­qui­lo

GQ (Spain) - - Gourmet -

En el mo­men­to cum­bre del año, Zi­da­ne (44 años) te­nía me­dio equi­po aca­lam­bra­do, sin po­si­bi­li­dad de recambios y con una pró­rro­ga muy cues­ta arri­ba. La Cham­pions es­ta­ba más le­jos que cer­ca, pe­ro Zi­zou se sen­tía to­ca­do por la ma­gia. Dio tres pal­ma­das y arre­mo­li­nó a los su­yos con un en­tu­sias­mo con­ta­gio­so. El equi­po de­bió per­ci­bir que aquel hom­bre les aren­ga­ba co­mo cuan­do ca­pi­ta­nea­ba a la selección fran­ce­sa cam­peo­na del mun­do. Era la es­ce­no­gra­fía de un triun­fa­dor con­ven­ci­do del éxi­to. El li­de­raz­go del ac­tual en­tre­na­dor del Real Ma­drid tie­ne mu­cho que ver con su ca­ris­ma. Fue uno de los me­jo­res ju­ga­do­res de la his­to­ria. El de mo­vi­mien­tos más ele­gan­tes, es­té­ti­cos y efi­ca­ces. Su au­reo­la ilu­mi­na aho­ra la ban­da y lo ha­ce des­de la hu­mil­dad del pri­me­ri­zo. Es­tre­nar­se en el car­go y ga­nar la Un­dé­ci­ma ya for­ma par­te de su pal­ma­rés. "Zi­zou es un gran cohe­sio­na­dor, pe­ro ne­ce­si­ta pro­fe­sio­na­les muy bue­nos y con abun­dan­te ta­len­to ba­jo su man­do. No va­len los ju­ga­do­res con po­ten­cial y sin ren­di­mien­to, con ellos no lo­gró na­da en Se­gun­da Di­vi­sión, co­mo ocu­rrió con el Cas­ti­lla", ex­pli­ca el ex­per­to en coaching Juan Car­los Cu­bei­ro, Head of Ta­lent de Man­po­wer Group y CEO de Right Ma­na­ge­ment Es­pa­ña. "En el ám­bi­to em­pre­sa­rial, el es­ti­lo de Zi­da­ne es idó­neo pa­ra esos je­fes con equi­pos de ele­va­do ni­vel, ex­pe­rien­cia y ga­nas. En esos ca­sos no se re­quie­re im­po­ner na­da, sino de­jar ju­gar". Por el con­tra­rio, "pa­ra una py­me en cre­ci­mien­to, el mo­de­lo de ges­tión del fran­cés no ser­vi­ría", aña­de. Esa sen­sa­ción de flui­dez de la do­ble 'z' ha si­do bal­sá­mi­ca tras el pa­so de su an­te­ce­sor Ra­fa Be­ní­tez. Pe­ro ade­más de res­pe­to, Zi­da­ne sa­ca tiem­po pa­ra cal­zar­se las bo­tas de ta­cos y sen­tir­se uno más en­tre la mu­cha­cha­da. "Ha ga­na­do la Un­dé­ci­ma por­que es co­mo uno de ellos", afir­ma Cu­bei­ro, que aña­de: "Ge­ne­ra es­pí­ri­tu de equi­po, buen ro­llo. Es un ju­ga­dor que ha­ce de en­tre­na­dor. Es lo mis­mo que su­ce­de en­tre los di­rec­to­res de or­ques­ta que po­co an­tes han si­do vio­li­nis­tas o pia­nis­tas".

Por su par­te, Al­mu­de­na Gou­lard, se­nior ma­na­ger de RR. HH. de Ay­ming, con­si­de­ra a Zi­da­ne un gran ca­na­li­za­dor de egos: "Es un ejem­plo de lí­der cu­ya es­tra­te­gia es­tá ba­sa­da en el equi­po, con­cen­tra­da en el éxi­to. Es ca­paz de co­no­cer las me­jo­res cua­li­da­des de ca­da miem­bro de su equi­po y sa­car­les el má­xi­mo par­ti­do. Otros en­tre­na­do­res qui­zás ten­gan o ha­yan te­ni­do es­tre­llas en el equi­po, pe­ro Zi­da­ne con­ta­ba con unos ju­ga­do­res fun­da­men­tal­men­te des­mo­ti­va­dos y su­po re­mon­tar y sa­car el má­xi­mo ren­di­mien­to de ellos". La mis­ma ex­per­ta apun­ta que la fi­lo­so­fía de Zi­da­ne "es tras­la­da­ble a un en­torno em­pre­sa­rial en el que el res­pon­sa­ble asig­na a ca­da tra­ba­ja­dor aque­llas fun­cio­nes en las que des­ta­ca, y sa­be có­mo ha­cer que crez­can den­tro de su rol".

Zi­da­ne se­ría de esos je­fes que no ma­rean al per­so­nal, de los que de­jan que ca­da cual in­ter­pre­te las ins­truc­cio­nes co­mo me­jor se adap­ten a sus cua­li­da­des. "Quie­ro que los ju­ga­do­res dis­fru­ten en el cam­po (…). A ve­ces en el fút­bol cree­mos que un en­tre­na­dor tie­ne que es­tar siem­pre ha­blan­do, gri­tan­do, cam­bian­do cosas, pe­ro es mu­cho más sen­ci­llo que to­do eso. Tie­nes que tra­ba­jar du­ro, cen­trar­te en los de­ta­lles y te­ner las ideas cla­ras", de­fien­de Zi­da­ne an­te los pe­rio­dis­tas.

Por úl­ti­mo, Car­los Ale­many, pre­si­den­te de la fir­ma Ale­many and Partners, con­sul­to­ría es­pe­cia­li­za­da en la bús­que­da y va­lo­ra­ción de eje­cu­ti­vos y con­se­je­ros, re­cuer­da que el hé­roe de la No­ve­na ejer­ce un li­de­raz­go tran­qui­lo: "Es com­pe­ti­ti­vo, pe­ro pri­ma el equi­po so­bre los re­sul­ta­dos. Se cen­tra en la re­la­ción de las per­so­nas an­tes que en los lo­gros sin per­der es­tos de vis­ta. Es ca­paz de co­ger un equi­po en ma­las cir­cuns­tan­cias y al­can­zar las me­tas a ba­se de tra­ba­jo, hu­mil­dad y co­ra­je". Luis En­ri­que (46 años) ne­ce­si­tó po­cos mi­nu­tos pa­ra mar­car su im­pron­ta en el ban­qui­llo del Ba­rça. "Yo soy el lí­der del equi­po", pro­cla­mó en su pri­me­ra rue­da de pren­sa. Leo Mes­si de­bió tor­cer el ges­to al es­cu­char­lo, dis­cre­pan­cia que se acen­tuó cuan­do el ar­gen­tino com­pro­bó que al­gu­nos de sus me­jo­res ami­gos sa­lían del club por de­ci­sión del nue­vo téc­ni­co. Des­pués lle­ga­ron crí­ti­cas de la es­tre­lla a su en­tre­na­dor tras per­der un par­ti­do con­tra el Cel­ta, lo que au­men­tó la ti­ran­tez en­tre am­bos. La go­ta que col­mó el va­so fue una dis­cu­sión en un en­tre­na­mien­to que aca­bó con gri­tos e in­sul­tos en­tre am­bos. La au­sen­cia in­jus­ti­fi­ca­da del crack en una se­sión pre­pa­ra­to­ria y la pos­te­rior ame­na­za de un ex­pe­dien­te dis­ci­pli­na­rio cris­pó tan­to la re­la­ción que el as­tu­riano fue lla­ma­do al or­den por par­te del club. Si ha­bía que ele­gir en­tre el as­tu­riano y al ar­gen­tino, el pri­me­ro te­nía to­das las de per­der.

Luis En­ri­que asu­mió su derrota y se aco­mo­dó a una si­tua­ción en la que im­plí­ci­ta­men­te se pac­tó un win-win en­tre las par­tes en con­flic­to. El 10 da­ría su me­jor ver­sión en el cam­po y Luis En­ri­que se­ría más com­pla­cien­te con el ído­lo. Aque­lla re­la­ción de con­ve­nien­cia fue el pun­to de in­fle­xión en la his­to­ria del en­tre­na­dor del Ba­rça. No ne­ce­si­ta te­ner una re­la­ción ex­ce­len­te con los ju­ga­do­res, le bas­ta con que to­dos com­par­tan un ob­je­ti­vo co­mún. "Lu­cho tam­po­co ne­ce­si­ta com­pro­me­ter­se por crear una mar­ca po­de­ro­sa", ex­pli­ca Cu­bei­ro, y aña­de: "Luis En­ri­que es una va­rian­te de Guar­dio­la en su ca­pa­ci­dad pa­ra orien­tar a los ju­ga­do­res, pe­ro no ha lo­gra­do cohe­sio­nar al equi­po. Esa ta­rea de li­de­raz­go la rea­li­za Mascherano a tra­vés de las fre­cuen­tes pa­rri­lla­das que or­ga­ni­za pa­ra sus com­pa­ñe­ros. Ade­más, el téc­ni­co cu­lé tie­ne es­ca­so tra­to con los sub­al­ter­nos y le sa­can fá­cil­men­te de qui­cio en las rue­das de pren­sa". De es­ta for­ma, ul­ti­ma, "el mo­de­lo de ges­tión de Lu­cho se­ría vá­li­do pa­ra aque­llas com­pa­ñías con­so­li­da­das que ne­ce­si­tan dar pa­so a una se­gun­da ge­ne­ra­ción. Sue­le ocu­rrir cuan­do un director ge­ne­ral exi­to­so cam­bia de em­pre­sa y se re­quie­re un su­ce­sor que con­ti­núe la tra­yec­to­ria aña­dien­do al­gu­nos re­to­ques".

Al­mu­de­na Gou­lard va­lo­ra la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción de Luis En­ri­que, un téc­ni­co que "en sus ini­cios pre­sen­ta­ba un mo­de­lo de li­de­raz­go más au­to­crí­ti­co, es­tric­to, y que fue evo­lu­cio­nan­do hacia un es­ti­lo más par­ti­ci­pa­ti­vo y fle­xi­ble, sa­bien­do li­diar con las di­fi­cul­ta­des que se pre­sen­tan, co­mo la de ges­tio­nar es­tre­llas y al­tos egos.

El téc­ni­co ha com­pren­di­do que el to­que ex­ce­si­vo e hip­nó­ti­co de ba­lón he­re­da­do de Guar­dio­la po­dría en­ri­que­cer­se con otras va­rian­tes ofen­si­vas, con ju­ga­das más verticales gra­cias a la ca­pa­ci­dad de com­bi­na­ción de una de las tri­ple­tas de ata­can­tes más po­de­ro­sas de la his­to­ria del fút­bol mo­derno: la MSN de Mes­si, Suá­rez y Ney­mar. Co­mo ocu­rre con Zi­da­ne, la for­ma de en­ten­der el fút­bol de Luis En­ri­que evo­ca su ca­rác­ter co­mo fut­bo­lis­ta. Así, la ca­pa­ci­dad de lu­cha y de man­te­ner la con­cen­tra­ción has­ta el úl­ti­mo ins­tan­te le han per­mi­ti­do co­se­char vic­to­rias que con cual­quier otro téc­ni­co hu­bie­ran re­sul­ta­do im­po­si­bles. El Lu­cho fut­bo­lis­ta so­bre­sa­lía por su ver­sa­ti­li­dad en el te­rreno de jue­go, sa­cri­fi­cán­do­se con tal de ayu­dar al equi­po, y esa mis­ma vir­tud es la que pro­yec­ta des­de el ban­qui­llo. En el ám­bi­to em­pre­sa­rial, las lec­cio­nes del mís­ter cu­lé pue­den ser­vir pa­ra aque­llos eje­cu­ti­vos que es­tán cons­tre­ñi­dos a unas con­di­cio­nes de mer­ca­do y a unas es­truc­tu­ras que re­sul­tan com­pli­ca­das de cam­biar. Bas­ta con rea­li­zar los ajus­tes ne­ce­sa­rios, sin gran­des cam­bios de ti­món, pa­ra man­te­ner la ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro. pu­do el so­fo­cón. El pri­mer man­da­mien­to de su ges­tión, nun­ca ren­dir­se, se hi­zo añi­cos aque­lla no­che de ma­yo.

Pe­ro hay que en­ten­der­le. La derrota se pro­du­jo tras la ru­le­ta ru­sa de los 11 me­tros. En el tran­ce de los pe­nal­tis, don­de la ig­no­mi­nia y la glo­ria con­vi­ven a me­dio cen­tí­me­tro de dis­tan­cia. Si el ba­lón ro­za en el pos­te y en­tra en el fon­do de la por­te­ría, unos es­ta­llan de fe­li­ci­dad y otros de amar­gu­ra. Si­meo­ne se en­con­tró con los se­gun­dos. Car­ga­do con el pe­sar del equi­po, de la afi­ción y de la his­to­ria, al ar­gen­tino le pu­do más su pro­pio do­lor. En las re­des so­cia­les pro­pu­sie­ron cam­biar el nom­bre del es­ta­dio Vi­cen­te Cal­de­rón y lla­mar­lo co­mo el Cholo. Hu­bo de­cla­ra­cio­nes de amor arre­ba­ta­das y así has­ta que las aguas del Man­za­na­res vol­vie­ron a su cau­ce. Su­pe­ra­do el be­rrin­che, pa­sa­dos ca­si 100 días de aque­lla fi­nal de Mi­lán, el téc­ni­co ar­gen­tino ha en­con­tra­do re­fu­gio en la esen­cia que le en­cum­bró: el ar­te de ju­gar a la con­tra. El pro­di­gio de sen­tir­se có­mo­do en las di­fi­cul­ta­des y de ases­tar el gol­pe ga­na­dor mi­ran­do al enemi­go des­de aba­jo.

Los je­fes de­ben apren­der del Cholo su ca­pa­ci­dad pa­ra mo­ti­var, ge­ne­rar or­gu­llo de per­te­nen­cia, es­pí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo y ex­pli­car va­ria­bles in­tan­gi­bles co­mo cre­ci­mien­to o desa­rro­llo del ta­len­to. "Si­meo­ne pue­de ser mo­de­lo pa­ra las em­pre­sas que quie­ran crear bran­ding, que pre­ten­dan ge­ne­rar mar­ca co­mo em­plea­dor", ex­pli­ca Juan Car­los Cu­bei­ro. "Su mo­de­lo de li­de­raz­go triun­fa­ría en co­lo­sos co­mo Goo­gle, Ama­zon o Ap­ple, fir­mas con un cre­ci­mien­to no­to­rio, pe­ro no tan­to en mul­ti­na­cio­na­les con­so­li­da­das co­mo Ge­ne­ral Elec­tric, por ejem­plo", aña­de.

Die­go Pa­blo Si­meo­ne di­ri­ge co­mo ju­ga­ba. De for­ma in­ten­sa, agre­si­va, con una gran per­so­na­li­dad, con más or­den que des­tre­za. Siem­pre pen­dien­te de los es­pa­cios. "Los fut­bo­lis­tas se pa­san más mi­nu­tos sin la pe­lo­ta que con ella", tie­ne gra­ba­do el téc­ni­co en su par­ti­cu­lar ca­te­cis­mo. Em­pe­zó su idi­lio con el ba­lón cuan­do te­nía 8 años, en el equi­po de su ba­rrio, el Es­tre­lla de Oro. A los 16 se fa­ja­ba en Ter­ce­ra Di­vi­sión, a los 17 em­pe­zó a ju­gar en Pri­me­ra y a los 18 en la Selección, se­gún ex­pli­ca el en­tre­na­dor en su bio­gra­fía Creer. El desafío de su­pe­rar­se siem­pre.

"El Cholo es muy de­pen­dien­te del pro­fe Or­te­ga, su co­la­bo­ra­dor de con­fian­za", aña­de Cu­bei­ro pa­ra re­cal­car que el com­pro­mi­so fí­si­co tie­ne mu­cho que ver con el men­tal. Ca­da vez más, el fút­bol es un de­por­te en el que co­mien­za a im­pe­rar el múscu­lo. En ese en­torno, Si­meo­ne des­ta­ca por sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho de las si­tua­cio­nes ad­ver­sas. "Cuen­ta con una es­tra­te­gia cla­ra y fuer­te, es re­fe­ren­te pa­ra su equi­po por com­par­tir y con­fiar de­ci­sio­nes. Per­si­gue con te­na­ci­dad sus ob­je­ti­vos y ha con­se­gui­do un gi­ro de ac­ti­tud en su equi­po. Bas­ta con re­cor­dar que co­men­zó a tra­ba­jar en el Atlé­ti­co cuan­do el club se en­con­tra­ba en pues­tos de des­cen­so en la Li­ga, ha­ce cin­co años, y dos cur­sos des­pués lo en­ca­ra­mó en­tre los más gran­des de Eu­ro­pa", ex­pli­ca aho­ra Al­mu­de­na Gou­lard. Sin du­da, aña­de la con­sul­to­ra, ha cam­bia­do la men­ta­li­dad per­de­do­ra por un equi­po que cree en el éxi­to: "En­tre otras vir­tu­des, Si­meo­ne es un cla­ro ejem­plo de lí­der que reha­ce a su plan­ti­lla y sa­ca las me­jo­res com­pe­ten­cias de ca­da uno".

"Tra­ba­ja muy bien el ego de sus ju­ga­do­res, pe­ro cuan­do sus cracks se con­so­li­dan em­pie­za a te­ner con­flic­tos po­ten­cia­les por­que él ne­ce­si­ta es­tar por en­ci­ma de sus ju­ga­do­res". Nun­ca da pun­ta­da sin hi­lo an­te los mi­cró­fo­nos. "Se ma­ne­ja muy bien en las rue­das de pren­sa pa­ra in­cul­car sus gran­des men­sa­jes", ex­pli­ca por úl­ti­mo Car­los Ale­many. Así lo­gró ha­cer cé­le­bre su le­ma par­ti­do a par­ti­do, o aque­lla fra­se que di­ce que "las gran­des ba­ta­llas no las ga­na el me­jor sino el que es­tá más con­ven­ci­do". Ale­many de­fi­ne a Si­meo­ne co­mo un lí­der po­lié­dri­co, con mu­chas ca­ras: "Es rup­tu­ris­ta con el pa­sa­do. Tam­bién orien­ta su ac­ti­vi­dad hacia la con­se­cu­ción de re­sul­ta­dos sin ol­vi­dar­se del buen tra­to con las per­so­nas. Di­ce lo que pien­sa y es di­rec­to, trans­pa­ren­te, per­sis­ten­te y cons­tan­te. Tam­bién sa­be con­ser­var el có­di­go ge­né­ti­co del Atlé­ti­co de Ma­drid".

Le aman o le odian. La in­di­fe­ren­cia es po­si­ble­men­te el peor des­pre­cio pro­fe­sio­nal que pue­de su­frir José Má­rio dos San­tos Mou­rin­ho (53 años), uno de los me­jo­res en­tre­na­do­res del mun­do… con sus vir­tu­des y de­fec­tos. El pro­ble­ma de es­te ti­po es­pe­cial (The Spe­cial One, co­mo se au­to­de­fi­nió an­te la pren­sa bri­tá­ni­ca) es que gran par­te del pú­bli­co tien­de a con­fun­dir los ac­to­res con sus per­so­na­jes, las ca­re­tas con los ros­tros. Ba­jo el disfraz de arro­gan­cia, el por­tu­gués es­ce­ni­fi­ca el pa­pel del vi­llano o del hé­roe, se­gún el ban­do de ca­da cual. En las dis­tan­cias cor­tas re­sul­ta has­ta ca­ri­ño­so, pe­ro ba­jo los fo­cos se trans­for­ma en un ge­nio de la gue­rra psi­co­ló­gi­ca. Blan­do por den­tro y cor­tan­te por fue­ra, el cau­di­llo de Se­tú­bal re­ci­be y re­par­te sin­ce­ri­dad y leal­tad. Ape­chu­ga con las iras del ri­val, lo que ali­via a sus ju­ga­do­res en los mo­men­tos de cris­pa­ción y pre­sión me­diá­ti­ca. El po­der y la in­fluen­cia son sus ac­ti­vos, qui­zá por es­to co­bra un eu­ro más que la es­tre­lla más co­ti­za­da del ves­tua­rio. "En el ám­bi­to em­pre­sa­rial, Mou­rin­ho se iden­ti­fi­ca­ría con el eje­cu­ti­vo crea­ti­vo de for­tí­si­ma per­so­na­li­dad. Su per­fil se­ría per­fec­to pa­ra com­pa­ñías que es­tán re­con­vir­tién­do­se, trans­for­mán­do­se y cre­cien­do", nos ex­pli­ca Cu­bei­ro.

La ri­va­li­dad con Guar­dio­la se­rá es­te año uno de los gran­des ali­cien­tes de la Pre­mier Lea­gue. Don Pe­pi­to y don José aca­pa­ra­rán es­te año más por­ta­das en la pren­sa bri­tá­ni­ca que el mis­mí­si­mo bre­xit. "Am­bos son ga­na­do­res, tie­nen las ideas cla­ras, di­cen lo que pien­san, son trans­pa­ren­tes y cui­dan co­mo po­cos el ta­len­to de sus ju­ga­do­res", ase­gu­ran Juan Car­los Cu­bei­ro y Leo­nor Ga­llar­do en su li­bro Mou­rin­ho versus Guar­dio­la. Dos mo­de­los pa­ra un mis­mo ob­je­ti­vo. En es­te mis­mo tra­ba­jo, Mercedes Cog­hen, cam­peo­na olím­pi­ca en hoc­key so­bre hier­ba en Bar­ce­lo­na 92, in­di­ca que "Mou­rin­ho y Pep se ca­rac­te­ri­zan por su mo­der­ni­dad, ya que uti­li­zan to­dos los me­dios que pue­dan fa­ci­li­tar el cre­ci­mien­to de los ju­ga­do­res en cual­quier te­rreno".

De es­ta for­ma, las rue­das de pren­sa de am­bos maes­tros de la co­mu­ni­ca­ción for­man par­te de los par­ti­dos, ya que in­flu­yen en las emo­cio­nes y es­tas en el mar­ca­dor. "El por­tu­gués sa­be el ti­tu­lar que quie­re ver pu­bli­ca­do y lo pre­pa­ra a conciencia con la do­sis de pro­vo­ca­ción ne­ce­sa­ria. An­te las cá­ma­ras, ha­bla pa­ra los pe­rio­dis­tas, pa­ra el pú­bli­co, pe­ro so­bre to­do pa­ra su clien­te, el pre­si­den­te o el prin­ci­pal ac­cio­nis­ta, que es quien le con­tra­ta, ya sea Roman Abra­mo­vich, un je­que ára­be o Flo­ren­tino Pérez", des­ve­la Cu­bei­ro. Se­gún sus pa­la­bras, el téc­ni­co no tie­ne na­da de lo que aver­gon­zar­se: "Tra­ba­jo co­mo un lo­co, soy ho­nes­to, me voy a las sie­te de la ma­ña­na de ca­sa y vuel­vo a las sie­te de la tar­de y no ten­go va­ca­cio­nes. Si lue­go pier­do un par­ti­do no veo dón­de es­tá el pro­ble­ma".

Mou­rin­ho de­ja la di­plo­ma­cia a un la­do y dispara ve­neno. "Bo­ca­zas" era el epí­te­to ha­bi­tual en la pren­sa ca­ta­la­na re­fe­ri­do a su per­so­na. An­te el equi­po no acep­ta fri­vo­li­da­des. Los mó­vi­les de los ju­ga­do­res de­ben es­tar siem­pre en si­len­cio y el que lle­gue tar­de un mi­nu­to se que­da en tie­rra en el via­je del equi­po. Se­gún cuen­ta Cu­bei­ro, "quie­re a sus ju­ga­do­res jun­tos des­de la no­che an­te­rior y has­ta con­tro­la to­do lo que co­men".

A los 14 años, el in­quie­to José ya mi­ra­ba el fút­bol co­mo un asun­to de aná­li­sis. So­lo vis­tió de fut­bo­lis­ta en equi­pos que no apa­re­cen en los cro­mos. Su pa­dre ju­gó de por­te­ro con la selección lu­sa y su abue­lo pre­si­día el Vitoria de Se­tú­bal, club en el que ejer­ció co­mo se­gun­do en­tre­na­dor. Des­pués se con­vir­tió en tra­duc­tor de sir Bobby Rob­son cuan­do es­te di­ri­gió el Spor­ting de Lis­boa, el Opor­to y el Bar­ce­lo­na. En es­te úl­ti­mo coin­ci­dió con el Guar­dio­la ju­ga­dor. Tam­bién lo hi­zo co­mo co­la­bo­ra­dor de Louis van Gaal, en cu­ya li­bre­ta de­bía exis­tir mu­cha doctrina mou­rin­his­ta. Des­pués en­tre­nó con po­bre acier­to al Ben­fi­ca de Lis­boa, has­ta que cam­bió su suer­te con el Uniao de Lei­ria, club re­ve­la­ción ba­jo su man­do, y el Opor­to, al que hi­zo cam­peón de to­do, in­clui­da la Cham­pions. De ahí sal­tó al Chel­sea con la vi­to­la de director téc­ni­co me­jor pa­ga­do del mun­do. Si­guió ga­nan­do li­gas en paí­ses di­fe­ren­tes, cau­ti­vó en el In­ter de Mi­lán con el tri­ple­te (Scu­det­to, Cop­pa y Cham­pions) y de­jó a sus pu­pi­los llo­ran­do tras mar­char­se pa­ra en­tre­nar al Real Ma­drid. Mou­rin­ho siem­pre se po­si­cio­na en la ri­va­li­dad. En Ita­lia, se con­vir­tió en el Ro­bin Hood de los po­bres del In­ter fren­te al po­der del Mi­lán de Ber­lus­co­ni, en Ma­drid se trans­for­mó en el prin­ci­pal an­ti­ca­ta­la­nis­ta y aho­ra en el Man­ches­ter Uni­ted desafia­rá a los pe­tro­dó­la­res del City y del Chel­sea.

"Es un lí­der que ma­ne­ja una es­tra­te­gia de pre­sión hacia el con­tra­rio, con jue­go rá­pi­do y efec­ti­vo, ca­paz de di­ri­gir a per­so­nas di­fe­ren­tes con ins­truc­cio­nes con­cre­tas de ma­ne­ra di­rec­ta y cla­ra", in­di­ca Gou­lard. En el mun­do de la em­pre­sa, el en­tre­na­dor por­tu­gués "po­dría com­pa­rar­se con aquel tra­ba­ja­dor, je­fe o no, proac­ti­vo. Ese que se ade­lan­ta a lo que se es­pe­ra de él. Con­si­gue gran­des lo­gros y los mantiene en el tiem­po", aña­de la ex­per­ta en RR. HH. "No obs­tan­te, de­bi­do a su fuer­te ca­rác­ter y la al­ta ten­sión que ejer­ce so­bre los com­pa­ñe­ros o su­bor­di­na­dos, pue­de lle­gar a crear fi­su­ras en los equi­pos", ma­ti­za.

Car­los Ale­many in­ci­de en que Mou se ase­me­ja al di­rec­ti­vo que de­tes­ta las crí­ti­cas: "Es rup­tu­ris­ta y su ac­tua­ción apun­ta hacia la bús­que­da de re­sul­ta­dos, aun­que eso re­pre­sen­te un da­ño a las per­so­nas o al es­pí­ri­tu de equi­po". En su opi­nión, el de Mou­rin­ho es "un li­de­raz­go pro­vo­ca­dor que re­sul­ta ne­ce­sa­rio cuan­do la si­tua­ción de la em­pre­sa re­quie­re to­mar de­ci­sio­nes du­ras, en mo­men­tos en los que hay que ex­pan­dir la em­pre­sa o po­ner en mar­cha un ERE pa­ra ase­gu­rar el fu­tu­ro de la com­pa­ñía. Es­te ti­po de li­de­raz­go cues­tio­na los pa­ra­dig­mas del pa­sa­do. "Ha­bla de for­ma des­car­na­da, de­man­da es­fuer­zo y pre­di­ca con el ejem­plo. Quie­re aca­bar con la fal­ta de trans­pa­ren­cia, pro­vo­ca con­flic­tos de in­te­rés y tie­ne de­bi­li­dad por los in­ver­so­res", ex­pli­ca Ale­many.

NUN­CA TE RINDAS

"Los cuen­tos de ha­das pue­den ha­cer­se reali­dad / te pue­de pa­sar a ti / si eres jo­ven de co­ra­zón".

Ha crea­do su pro­pia fi­lo­so­fía de vi­da, ca­si una re­li­gión col­cho­ne­ra. Tras ama­gar con mar­char­se, es­te curso le to­ca as­pi­rar al más di­fí­cil to­da­vía: con­ver­tir el Atle­ti en cam­peón de Eu­ro­pa de una mal­di­ta vez.

Na­die le­van­ta la ce­ja co­mo él, aun­que tam­bién di­cen que es­cu­cha a los fut­bo­lis­tas co­mo na­die. Car­lo An­ce­lot­ti asu­me el man­do del Ba­yern de Mú­nich tras el ca­carea­dí­si­mo pa­so de Guar­dio­la por el club ale­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.