FER­NAN­DO ALON­SO

Ha apren­di­do a son­reír Pa­ra mu­chos, la son­ri­sa de Fer­nan­do Alon­so du­ran­te es­tos dos úl­ti­mos años, los más du­ros de su ca­rre­ra, ha si­do tan enig­má­ti­ca co­mo la de la Mo­na Li­sa. Des­cu­bri­mos de la mano de Mi­chael Kors –nue­vo 'li­festy­le part­ner' de Mcla­ren-hon

GQ (Spain) - - Gourmet -

Co­mo sim­ples y or­di­na­rios mor­ta­les que so­mos, so­le­mos vi­vir ob­se­sio­na­dos con to­do aque­llo que nos pue­den qui­tar. El tra­ba­jo, la ca­sa… has­ta la fa­mi­lia. Un día que pa­sa sin con­tra­tiem­pos o pue­ri­les tra­ge­dias es un triun­fo y el fu­tu­ro po­co más que un es­pe­jis­mo en el ho­ri­zon­te de un via­je ano­dino. So­mos nues­tro úl­ti­mo re­sul­ta­do y eso, pen­sa­mos, nos acer­ca a nues­tros ído­los de­por­ti­vos. Tal vez por ello les juz­ga­mos con tan­ta du­re­za cuan­do les al­can­za la derrota, ese la­drón des­pia­da­do que les roba con guan­te blanco aque­llo que les ha­ce es­pe­cia­les an­te los ojos de la ple­be. No es que el fra­ca­so los hu­ma­ni­ce; más bien, en­tro­ni­za el tri­vial fru­to de nues­tros es­fuer­zos co­ti­dia­nos. De al­gún mo­do, pen­sa­mos, to­dos so­mos cam­peo­nes del mun­do de al­go. Tam­bién no­so­tros po­de­mos pre­su­mir de pe­que­ñas –o glo­rio­sas– vic­to­rias. Son las que nos po­nen una son­ri­sa en la ca­ra a pe­sar de nues­tras mi­se­rias o de tan­tos días que nos gus­ta­ría ol­vi­dar.

Fer­nan­do Alon­so ha te­ni­do unos cuan­tos de esos días ho­rri­bi­lis en su vi­da. En Bra­sil, con­tem­plan­do im­po­ten­te có­mo ape­nas bas­ta una ho­ra pa­ra que se mar­chi­ten los lau­re­les de una tri­ple co­ro­na. En Abu Da­bi, dán­do­se cuen­ta tras el Re­nault de Vi­ta­li Pe­trov de lo fá­cil que se rees­cri­be la cró­ni­ca de una vic­to­ria anun­cia­da. O los dos úl­ti­mos años en Mcla­ren-hon­da, as­pi­ran­do de le­jos la es­te­la de hu­mo de los pri­me­ros del pe­lo­tón. Ha bai­la­do una dan­za con la fa­ta­li­dad y, a ve­ces, con la muerte. Pe­ro, a pe­sar de to­do, son­ríe.

"Soy mu­cho más fe­liz de lo que me veis", nos ha con­fe­sa­do, y nos lo cree­mos. Por­que un hom­bre que ha vis­to acer­car­se un mu­ro a 250 km/h, que ha con­ven­ci­do tan­tas ve­ces a las par­cas de que aún no es el mo­men­to por­que lo me­jor es­tá por lle­gar, ha de ser fe­liz a la fuer­za. Los que se em­pe­ñan en ati­zar­le en el mo­rro con el

Mar­ca de las jor­na­das de zo­zo­bra pin­chan en hue­so. "Ten­go dos tí­tu­los mun­dia­les, cua­tro sub­cam­peo­na­tos del mun­do, he lu­cha­do por es­tar siem­pre en la lí­nea de sa­li­da, con 97 po­dios… Y lue­go veo a un ti­po con un ta­len­to in­creí­ble co­mo Hül­ken­berg, un su­per­pi­lo­to, que es­ta­ba in­ten­tan­do lo­grar su pri­mer po­dio en el úl­ti­mo Gran Pre­mio de Aus­tria… Cuan­do me frus­tro me pe­lliz­co a mí mis­mo y me di­go 'has te­ni­do mu­cha suer­te', e in­ten­to dis­fru­tar de ca­da mo­men­to".

Aes­cu­de­ría Mcla­ren-hon­da. Tem­po­ra­da y me­dia des­pués, Alon­so si­gue do­blan­do la apues­ta a pe­sar de lo rui­no­sa que ha si­do la par­ti­da has­ta aho­ra y con­fía en el nue­vo re­gla­men­to pa­ra so­ñar con un 2017 en el que vuel­van los po­dios. "Yo creo que sí es po­si­ble. Al fi­nal el cam­bio más gran­de va a ser en el co­che, va­ría to­da la ae­ro­di­ná­mi­ca, así que ten­go es­pe­ran­za de que eso mez­cle un po­co las cartas por­que aho­ra mis­mo Mercedes tie­ne una ven­ta­ja im­por­tan­te, no so­lo en mo­tor, tam­bién en ae­ro­di­ná­mi­ca. Y lo que es más im­por­tan­te pa­ra mí, te­ne­mos ocho o diez me­ses has­ta que em­pie­ce la tem­po­ra­da pa­ra me­jo­rar el mo­tor. Si los otros es­tán al 98 por cien­to del desa­rro­llo po­si­ble de su mo­tor, no­so­tros es­ta­mos al 70".

So­lo el tiem­po di­rá si los cam­bios nor­ma­ti­vos de­vuel­ven a Mcla­ren-hon­da a la sen­da vic­to­rio­sa a la que le apu­ra su le­yen­da. Por des­gra­cia, en una F1 en la que man­da la mon­tu­ra de ace­ro so­bre su ji­ne­te, se­rá la úni­ca for­ma de con­tem­plar de nue­vo al Alon­so in­so­len­te y de ce­ño frun­ci­do. "Es­ta­ría bien que el pi­lo­to tu­vie­ra más pro­ta­go­nis­mo, que la gen­te no­te cuan­do es­tás ins­pi­ra­do. Hoy yo pue­do te­ner la me­jor ca­rre­ra de mi vi­da y ter­mi­nar no­veno. No es al­go tan no­to­rio co­mo en otros deportes; si tie­nes una no­che má­gi­ca en la NBA y ha­ces 80 y pi­co pun­tos ga­nas tú so­lo el par­ti­do. En la Fór­mu­la 1 no exis­te ese fac­tor de ilu­mi­na­ción".

Pa­se lo que pa­se en 2017, es muy po­si­ble que Fer­nan­do si­ga son­rien­do. Al con­tra­rio que no­so­tros, po­bres mor­ta­les, con so­lo 34 años ate­so­ra fa­ma, di­ne­ro, las más be­llas mu­je­res, el pri­vi­le­gio de tra­ba­jar mon­ta­do en un sue­ño y una si­lla a per­pe­tui­dad en el Olim­po del au­to­mo­vi­lis­mo. Con­quis­tas que ya na­die le va a ro­bar. Por el camino se ha de­ja­do afec­tos, un ma­tri­mo­nio, in­nu­me­ra­bles sa­cri­fi­cios y una vi­da que pa­sa de­ma­sia­do de­pri­sa. Si le pre­gun­táis, os di­rá que es un pre­cio ín­fi­mo a pa­gar. Cal­de­ri­lla. Aun­que el via­je le ha­ya lle­va­do del pri­mer es­ca­lón del po­dio a que­dar­se ti­ra­do en una cu­ne­ta. Mu­chos pen­sa­réis que no me­re­ce la pe­na, que se­ría me­jor que lo man­da­ra to­do a la mier­da, que mal­di­je­ra su es­tam­pa ca­da vez que su mo­no­pla­za di­ce bas­ta so­bre el as­fal­to de un país ex­tra­ño. Tal vez por eso, pe­ro so­lo tal vez, no sois cam­peo­nes del mun­do… de Fór­mu­la 1.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.