El re­gre­so del mi­to

Acom­pa­ña­mos a Ford en su re­gre­so triun­fal a las 24 Ho­ras de Le Mans con el GT40, un co­che de le­yen­da pa­ra una com­pe­ti­ción mí­ti­ca y lle­na de his­to­ria.

GQ (Spain) - - La Buena Vida -

Muy po­cos co­ches na­cen con el úni­co pro­pó­si­to de con­ver­tir­se en le­yen­da. El GT40 es uno de esos co­ches. Su his­to­ria co­mien­za en 1963, el año en que Henry Ford II so­ñó con ad­qui­rir Fe­rra­ri. El nieto del in­ven­tor de la ca­de­na de mon­ta­je que­ría re­vi­ta­li­zar la ima­gen de la mar­ca con el atrac­ti­vo de la com­pe­ti­ción y pen­sa­ba que una vic­to­ria en Le Mans re­pre­sen­ta­ría una ex­ce­len­te pu­bli­ci­dad pa­ra la com­pa­ñía. Así que pu­so una ge­ne­ro­sa ofer­ta en­ci­ma de la me­sa de En­zo Fe­rra­ri, el due­ño de la pe­que­ña es­cu­de­ría de Ma­ra­ne­llo que se ha­bía im­pues­to en las cua­tro edi­cio­nes an­te­rio­res. Las ne­go­cia­cio­nes fi­na­les se lle­va­ron a ca­bo a lo lar­go del mes de ma­yo y pa­re­cían ir a buen puer­to, pe­ro en el úl­ti­mo mo­men­to Il Com­men­da­to­re se echó atrás, re­ce­lo­so de que las de­ci­sio­nes so­bre el equi­po se to­ma­ran en De­troit. Es­to en­fu­re­ció al pre­si­den­te de Ford, que ju­ró ven­gan­za so­bre la pis­ta de La Sart­he. Y así co­men­zó el pro­yec­to del GT40, lla­ma­do así por­que no de­bía le­van­tar más de 40 pul­ga­das del sue­lo pa­ra po­der co­rrer a más de 300 km en las lar­gas rec­tas de Le Mans.

Henry Ford II no re­pa­ró en gas­tos pa­ra lle­var a ca­bo su ven­det­ta. Cuan­do sus su­bor­di­na­dos le pre­gun­ta­ron cuán­to di­ne­ro que­ría in­ver­tir en el pro­gra­ma de com­pe­ti­ción, se des­pa­chó con un su­cin­to "no he ha­bla­do de di­ne­ro". Aun así, la ca­rre­ra más du­ra del mun­do le ven­ció en dos oca­sio­nes con­se­cu­ti­vas: en 1964 y 1965. Y, lo que es peor, tam­bién Fe­rra­ri. Un año des­pués, ya con Ca­rroll Shelby a car­go del pro­yec­to, el capo de Ford en­vió una car­ta a su equi­po an­tes de la prue­ba que cons­ta­ba de una so­la lí­nea: "Más os va­le ga­nar".

Fue­ra por la pre­sión de su je­fe, por el apren­di­za­je de dos años ho­rri­bi­lis o por el buen ha­cer de Shelby, lo cier­to es que en 1966 el GT40 ba­rrió en Le Mans, co­pan­do los tres es­ca­lo­nes del po­dio. Re­pi­tió vic­to­ria en las tres edi­cio­nes si­guien­tes con au­to­ri­dad y, cum­pli­do su ob­je­ti­vo, se re­ti­ró de las 24 Ho­ras co­mo una le­yen­da –per­mi­tien­do, de pa­so, que Pors­che co­men­za­ra a es­cri­bir la su­ya–. Es­te año, me­dio si­glo des­pués de su pri­me­ra vic­to­ria, el GT40 ha vuel­to a las 24Ho­ras­por­la­puer­ta­gran­de:ga­nan­doen­la ca­te­go­ría GTE Pro por de­lan­te de… ¿adi­vi­nas?… Fe­rra­ri. Do­mi­nan­do ade­más des­de la po­le po­si­tion y con tres co­ches en­tre los cua­tro pri­me­ros.de­nue­vo,co­nu­naes­truc­tu­raa­me­ri­ca­na al fren­te li­de­ra­da por Chip Ga­nas­si. Lo que se di­ce un triun­fo re­don­do.

FE­LI­CI­DAD EN AMÉ­RI­CA…

Las 24 Ho­ras de Le Mans han ejer­ci­do des­de sus co­mien­zos una par­ti­cu­lar fas­ci­na­ción, no so­lo en los he­re­de­ros de Henry Ford, sino en to­da Amé­ri­ca. Mu­chos han si­do los es­ta­dou­ni­den­ses que han tra­ta­do de ven­cer en el cir­cui­to de La Sart­he, al­gu­nos de ellos tan cé­le­bres co­mo Paul New­man o Pa­trick Dem­psey. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la fi­gu­ra más pro­mi­nen­te de Le Mans, Steve Mcqueen, nun­ca lle­gó a co­rrer las 24 Ho­ras. De he­cho, tras el ro­da­je de la pe­lí­cu­la ho­mó­ni­ma –pen­san­do, tal vez, que ya ha­bía ten­ta­do de­ma­sia­do a la suer­te: du­ran­te el ro­da­je su­frió un te­rri­ble ac­ci­den­te que a pun­to es­tu­vo de aca­bar con to­do–, de­ci­dió de­jar el mun­do de la com­pe­ti­ción. Lo que no le im­pi­dió que­dar­se con un GT40 del 68 que par­ti­ci­pó en el fil­me y que en 2012 se subas­tó por la frio­le­ra ci­fra de 11 mi­llo­nes de dó­la­res. Cosas de la vi­da, Mcqueen aban­do­nó las ca­rre­ras pe­ro, de al­gún mo­do, su idi­lio con los bó­li­dos le aca­bó ma­tan­do: desa­rro­lló un ra­ro cán­cer de pul­món cau­sa­do por el amian­to –uno de los ma­te­ria­les de los mo­nos de su épo­ca– y mu­rió en Mé­xi­co en 1980. Por cier­to, pa­ra aque­llos que quie­ran en­ten­der la pa­sión que des­pier­tan las 24 Ho­ras en to­do el planeta y la lo­cu­ra por la ve­lo­ci­dad del pro­ta­go­nis­ta de Bu­llit, una bue­na re­co­men­da­ción es la pe­lí­cu­la do­cu­men­tal que ha pro­du­ci­do su hi­jo y que re­fle­ja fiel­men­te la edad do­ra­da de la prue­ba: Steve Mcqueen: The Man & Le Mans.

Otro ac­tor, gua­po ofi­cial y pe­trol head ame­ri­cano, Brad Pitt, fue el en­car­ga­do de dar la sa­li­da a las tres de la tar­de del sá­ba­do 18 de ju­nio. Pe­ro no fue el úni­co ros­tro po­pu­lar del Nue­vo Con­ti­nen­te en el pad­dock. Jac­kie Chan, Ja­son Stat­ham o Kea­nu Ree­ves tam­po­co qui­sie­ron per­der­se la prue­ba es­te año. En la pis­ta, ade­más de los cua­tro Ford que com­pi­tie­ron bri­llan­te­men­te por el en­tor­cha­do, se ba­tie­ron tam­bién ocho Cor­vet­te. Una ar­ma­da con­si­de­ra­ble que en es­ta edi­ción ha con­ven­ci­do a la or­ga­ni­za­ción, el Au­to­mo­bi­le Club de l'ouest, a de­di­car­les la ex­po­si­ción anual del re­cin­to con el tí­tu­lo Ame­ri­ca­nos en Le Mans. La lu­cha en­tre Henry Ford y En­zo Fe­rra­ri ya ocu­pó la mis­ma sa­la el año pa­sa­do,

'ECOBEAST' El nue­vo GT40, del que so­lo se han cons­trui­do 500 uni­da­des, se pu­so es­te im­pre­sio­nan­te tra­je ae­ro­di­ná­mi­co pa­ra ven­cer en Le Mans. La pro­pul­sión co­rrió a car­go del mo­tor 3.5 Ecoboost Twin Tur­bo, si­tua­do en po­si­ción cen­tral. POR HÉC­TOR PA­LO­MA­RES

ÚNI­CA EN SU ES­PE­CIE Las 24 Ho­ras de Le Mans no es una ca­rre­ra más. Pa­ra los par­ti­ci­pan­tes su­po­ne un re­to tec­no­ló­gi­co y hu­mano que se pre­pa­ra du­ran­te to­do un año. Pa­ra las mar­cas, un ban­co de prue­bas sin igual; y pa­ra los afi­cio­na­dos, una pe­re­gri­na­ción que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.