Tin­ta y vo­lea

Ha­ce 30 años, me­día­mos la ca­li­dad de un fut­bo­lis­ta por la fron­do­si­dad de su bi­go­te. Hoy, el pa­trón oro es el nú­me­ro de ta­tua­jes que lu­ce en su piel. Sal­vo Cris­tiano e Inies­ta, no hay es­tre­lla que sal­ga al cam­po sin es­tas pin­tu­ras de guerra.

GQ (Spain) - - Gq Manifesto -

Zla­tan Ibrahi­mo­vic se des­cu­brió el tor­so y su cuer­po pa­re­cía el anua­rio de fin de cur­so de un ado­les­cen­te es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro los cin­cuen­ta nom­bres que le ador­nan co­rres­pon­den a per­so­nas que ac­tual­men­te re­ci­ben asis­ten­cia en el Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos de las Na­cio­nes Uni­das. Per­driel es una an­gos­ta, ca­si es­con­di­da, ca­lle del no­roes­te del Ro­sa­rio Cen­tral. Allí Án­gel Di Ma­ría ju­ga­ba con las ma­nos ne­gras de re­co­ger car­bón de su pa­dre. "Na­cer en La Per­driel fue y se­rá lo me­jor que me pa­só en la vi­da", lle­va ta­tua­do el fut­bo­lis­ta en su an­te­bra­zo. Fe­de­ri­co Mar­chet­ti es­tu­vo a pun­to de mo­rir en un ac­ci­den­te de co­che en 2005. En sus bra­zos, la ora­ción del Ave Ma­ría tin­ta­da y los nom­bres de dos ami­gos que fa­lle­cie­ron en la ca­rre­te­ra.

Pa­ra al­gu­nos fut­bo­lis­tas ta­tuar­se es dar un sig­ni­fi­ca­do a emo­cio­nes y a su per­so­na­li­dad. Pa­ra otros es sim­ple­men­te par­te de un trá­mi­te con la moda, de esa cláu­su­la de res­ci­sión fi­ja­da que im­po­ne la tin­ta si es­tás fe­de­ra­do. Hay hon­ro­sas ex­cep­cio­nes, co­mo la de Inies­ta. Co­mo di­jo Pep Guar­dio­la, Inies­ta es "un ju­ga­dor que no lu­ce ta­tua­jes, ni pier­cings ,ni

"Sue­ña a lo gran­de / Sé utó­pi­co".

lle­va el pe­lo pin­ta­do y so­lo se le co­no­ce por su fút­bol". Pe­ro si eres fut­bo­lis­ta y no lle­vas na­da ta­tua­do te ex­po­nes a una san­ción del Co­mi­té de Dis­ci­pli­na De­por­ti­va. Así que si es ne­ce­sa­rio pue­des re­cu­rrir al tó­pi­co de se­llar tu nom­bre en he­breo (no im­por­ta que seas de Cuen­ca), de se­llar tu nom­bre en cas­te­llano por si te ocu­rre co­mo al pro­ta­go­nis­ta de Me­men­to, de se­llar tu nom­bre en él­fi­co o de ti­rar de al­gún ani­mal mi­to­ló­gi­co que des­ti­le for­ta­le­za. Tam­bién es­tán las pro­pues­tas románticas, los ta­tua­jes pri­mi­ti­vos, el la­ti­ni­ci­dio de turno (tem­pus fu­git et car­pe diem) o las es­tre­llas en co­dos y ex­tre­mi­da­des.

En los ta­tua­jes de los fut­bo­lis­tas hay gus­to por la trans­gre­sión, por el narcisismo in­trín­se­co del que tie­ne un cuer­po que gus­ta mos­trar, o por con­ver­tir­se en el aban­de­ra­do de una moda atem­po­ral co­mo la man­ga Beck­ham. Tam­bién hay mu­cho de es­pi­ri­tua­li­dad. No lo po­día adi­vi­nar Mi­guel Án­gel, pe­ro Gu­ti lle­va en su bra­zo una ima­gen ins­pi­ra­da en la Ca­pi­lla Six­ti­na, la mis­ma que le sir­ve co­mo mo­ti­va­ción a Car­los Té­vez. En Ney­mar hay un pa­sa­je de los Co­rin­tios. O la ca­ra de Cris­to apa­re­ce en el cuer­po de Eze­quiel La­vez­zi y tan­tos otros com­pa­ñe­ros. Y en úl­ti­mo lu­gar es­tán los que re­cu­rren a la agu­ja bus­can­do el amu­le­to que ale­je de for­ma de­fi­ni­ti­va la ma­la suer­te, lo que en Ga­li­cia se hu­bie­se so­lu­cio­na­do con una bue­na ris­tra de ajos. Pa­ra pa­liar la in­ter­mi­ten­cia y la se­quía, besa tu ta­tua­je al sa­lir al cam­po. El ta­tua­dor Luis Na­va­rro ase­gu­ró que Henry mar­có al día si­guien­te de ta­tuar­se. Y pa­ra más in­ri lo hi­zo en el mi­nu­to 13, el mis­mo de la ca­lle de su es­tu­dio.

Los ta­tua­jes pro­vo­can adre­na­li­na por su prác­ti­ca irre­vo­ca­bi­li­dad. Es im­por­tan­te re­cor­dar eso de la irre­vo­ca­bi­li­dad. Ahí es­tá el es­cu­do del Ajax en la pier­na de Andy Van Der Mey­de. Lo que no ima­gi­na­ba el fut­bo­lis­ta es que ter­mi­na­ría ju­gan­do en el ri­val PSV Eind­ho­ven, que es al­go así co­mo ta­tuar­te un co­ci­do mon­ta­ñés en el mus­lo de­re­cho y des­pués vol­ver­te ve­gano.

Tí­tu­lo Ar­tis­ta Gra­ba­ción Pu­bli­ca­ción Gé­ne­ro In­fluen­cias Lo­gros Oc­to­ber U2

Pri­me­ros arre­glos en los es­tu­dios Com­pass Point de Nas­sau, Baha­mas (abril de 1981). Gra­ba­ción fi­nal en los es­tu­dios Wind­mill Lane de Du­blín (ju­lio y agos­to de 1981).

12 de oc­tu­bre de 1981. Rock y post-punk.

Joy Di­vi­sion, In­vi­si­ble Girls y The Fee­lies.

Dis­co de pla­tino en UK (po­si­ción en lis­tas: 11) y en EE UU (po­si­ción: 104).

¿ PE­LO­TE­ROS O MAR­QUE­SI­NAS DE

POR JESÚS ME­RINO LÓ­PEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.