T

GQ (Spain) - - Travelling -

en­de­mos a re­fu­giar­nos en nues­tras con­vic­cio­nes y cer­te­zas, en to­do aque­llo que nos ge­ne­ra sen­sa­ción de se­gu­ri­dad y bie­nes­tar. Los psi­có­lo­gos lo de­no­mi­nan "zo­na de con­fort". Con­sis­te en per­ma­ne­cer có­mo­dos en nues­tro es­ta­tus y re­cha­zar cual­quier mo­di­fi­ca­ción sus­tan­cial del mis­mo. Muy a me­nu­do la sen­sa­ción de es­tan­ca­mien­to que per­ci­bi­mos en no­so­tros mis­mos es el re­fle­jo de es­ta vo­lun­tad de per­ma­ne­cer en la zo­na de con­fort. Sin em­bar­go, los avan­ces cien­tí­fi­cos, las crea­cio­nes ar­tís­ti­cas, los pro­gre­sos in­dus­tria­les o las evo­lu­cio­nes del pen­sa­mien­to siem­pre han si­do fru­to de dos vec­to­res: la rup­tu­ra con la co­mo­di­dad y la bús­que­da de nue­vos pa­ra­dig­mas. El ser hu­mano avan­za gra­cias al cam­bio.

Una de las ra­zo­nes por las que Pep Guar­dio­la es tan in­com­pren­di­do –y, pro­ba­ble­men­te, tam­bién tan ad­mi­ra­do– es su an­sia cons­tan­te por cam­biar. Es­te an­sia cu­bre cual­quier pers­pec­ti­va: la tác­ti­ca, la es­tra­té­gi­ca, la ges­tión del equi­po, la du­ra­ción de su con­tra­to y has­ta el res­tau­ran­te don­de acos­tum­bra a co­mer dos días an­tes de los par­ti­dos (uno de sus ri­tua­les). Guar­dio­la vi­ve ins­ta­la­do en el cam­bio.

Se mar­chó del Bar­ce­lo­na pa­ra co­no­cer otras culturas y apren­der dis­ci­pli­nas que creía ne­ce­si­tar pa­ra su tra­ba­jo de en­tre­na­dor. En Nue­va York, du­ran­te el año sa­bá­ti­co que se to­mó, vi­si­tó al­gu­nos de los me­jo­res nú­cleos de ex­ce­len­cia en dis­ci­pli­nas muy di­ver­sas y que a prio­ri pa­re­cen ale­ja­dí­si­mas del fút­bol co­mo, por ejem­plo, hos­pi­ta­les es­pe­cia­li­za­dos en te­ra­pias pa­lia­ti­vas con­tra el cán­cer o la­bo­ra­to­rios tec­no­ló­gi­cos de co­mu­ni­ca­ción gru­pal. Allí don­de va, Guar­dio­la mues­tra una cu­rio­si­dad ca­si in­fan­til por co­no­cer los de­ta­lles de cual­quier ac­ti­vi­dad que le re­sul­te des­co­no­ci­da por­que cree que esas en­se­ñan­zas le ayu­da­rán a avan­zar e in­no­var y evi­ta­rán que se es­tan­que plá­ci­da­men­te ins­ta­la­do en su zo­na de con­fort. En es­ta cu­rio­si­dad vo­raz se ha­lla el ger­men de su evo­lu­ción y Pep tie­ne ple­na con­cien­cia de ello.

Se im­po­ne a sí mis­mo via­jar, co­no­cer gente nue­va y, so­bre to­do, gente que no per­te­nez­ca al mun­do del fút­bol, que reali­ce ac­ti­vi­da­des ale­ja­das del mis­mo. ¿Có­mo se en­tre­na la na­da­do­ra Ka­tie Le­decky? ¿Cuán­tos días pue­de es­ca­lar mon­ta­ñas Ki­lian Jor­net sin co­mer y qué mé­to­dos uti­li­za pa­ra so­bre­vi­vir? ¿De qué ma­ne­ra han cons­trui­do los All Blacks de rugby una pro­fun­da cul­tu­ra de equi­po? ¿Có­mo ges­tio­na Woody Allen el ego de los ac­to­res? ¿Cuá­les son los úl­ti­mos avan­ces del MIT de Mas­sa­chu­setts en ges­tión de gru­pos? Na­tu­ral­men­te, él cuen­ta con una ven­ta­ja im­por­tan­te: pue­de ac­ce­der con ma­yor fa­ci­li­dad que otros a es­tos co­no­ci­mien­tos di­rec­tos. Mues­tra una cu­rio­si­dad inago­ta­ble.

No se mue­ve so­lo por la men­cio­na­da cu­rio­si­dad, sino tam­bién por in­te­rés pro­fe­sio­nal: es­tá con­ven­ci­do de que po­drá apli­car al fút­bol las en­se­ñan­zas re­ci­bi­das. Es­ta es la ra­zón por la que se reúne con en­tre­na­do­res de rugby, ju­ga­do­res de ajedrez, di­rec­to­res de ci­ne, al­pi­nis­tas o pre­mios No­bel de Eco­no­mía: quie­re apren­der de ellos, co­no­cer nue­vas dis­ci­pli­nas y en­con­trar pe­que­ños de­ta­lles que in­cor­po­rar a su tra­ba­jo co­mo en­tre­na­dor. Sa­be­mos que Guar­dio­la es un ob­se­so del fút­bol, al que de­di­ca la ma­yor par­te de sus ho­ras, y uno de los ins­tru­men­tos que em­plea es la trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­tos en­tre dis­ci­pli­nas. No es na­da ex­tra­ño que al­gu­nos de sus prin­ci­pa­les men­to­res sean per­so­nas sur­gi­das del balonmano o el vo­lei­bol, al fin y al ca­bo hay gran­des fun­da­men­tos de otros deportes que son per­fec­ta­men­te trans­plan­ta­bles al fút­bol. Ha­ré una ma­ti­za­ción im­por­tan­te. Pep es un ti­po llano y sen­ci­llo y no apli­ca de for­ma ba­rro­ca los co­no­ci­mien­tos que apren­de, sino que los en­gu­lle, los di­gie­re y de lo apren­di­do ex­trae una lec­ción sim­ple que im­plan­ta en el fút­bol. No es­cu­cha­re­mos a Guar­dio­la em­plean­do len­gua­jes so­fis­ti­ca­dos o de di­fí­cil comprensión: cuan­to más apren­de, más sim­pli­fi­ca sus men­sa­jes.

a ra­zón por la que ha cam­bia­do Mú­nich por Mán­ches­ter ya ha que­da­do evi­den­cia­da: es pre­ci­sa­men­te el an­sia por cam­biar. Él lo ex­pre­sa de una for­ma sen­ci­lla: "Quie­ro cam­biar pa­ra ser cam­bia­do". Es de­cir, cuan­do ya ha con­se­gui­do que su equi­po fun­cio­ne co­mo pre­ten­día, de­ci­de cam­biar de equi­po. Cla­ro, no es un com­por­ta­mien­to ha­bi­tual. Los ex­per­tos con los que me he do­cu­men­ta­do ase­gu­ran que se tra­ta de un com­por­ta­mien­to pro­pio de men­tes ar­tís­ti­cas. Yo no pue­do afir­mar­lo, pe­ro sí sé que no es ha­bi­tual en el fút­bol y que pro­vo­ca ex­tra­ñe­za. ¿Por qué de­ja el Ba­yern de Mú­nich aho­ra que jue­gan tan bien? Es­ta era la pre­gun­ta ma­yo­ri­ta­ria en Ale­ma­nia. La res­pues­ta es asom­bro­sa­men­te ob­via: ¡lo de­ja pre­ci­sa­men­te por eso, por­que ya jue­gan tan bien!

Es­ta­mos an­te un ca­so de rup­tu­ra del pen­sa­mien­to con­ven­cio­nal, lo que nun­ca re­sul­ta fá­cil de com­pren­der y mu­cho me­nos de acep­tar. El mun­do del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.