E

"En Mú­nich, Pep hi­zo al­go muy in­te­li­gen­te", afir­ma el chef Fe­rran Adrià, ami­go del téc­ni­co ca­ta­lán. "Pro­bar­se a sí mis­mo. Que­ría com­pro­bar si lo del Ba­rça ha­bía si­do so­lo ca­sua­li­dad".

GQ (Spain) - - Travelling -

fút­bol es pro­fun­da­men­te con­ser­va­dor. Di­ce el en­tre­na­dor neer­lan­dés Ray­mond Ver­hei­jen que la cau­sa re­si­de en el ba­jo ni­vel in­te­lec­tual de los pro­ta­go­nis­tas. Des­co­noz­co si tie­ne ra­zón en su te­sis, pe­ro es in­du­da­ble que cual­quier pe­que­ño cam­bio que se su­gie­re en el fút­bol se aco­ge con re­ce­lo, ya sea re­gla­men­ta­rio, tác­ti­co o en ma­te­ria de ac­ti­tud o co­mu­ni­ca­ción. "Siem­pre se ha he­cho así" es uno de los man­tras del fút­bol y quien se apar­ta de ello es vis­to co­mo un bi­cho ra­ro. Así que Guar­dio­la es un bi­cho muy ra­ro por­que tie­ne ideas in­ha­bi­tua­les en el fút­bol, pro­po­ne una ma­ne­ra de ju­gar que cho­ca con el es­pí­ri­tu de los tiem­pos ac­tua­les, se nu­tre de co­no­ci­mien­tos de dis­ci­pli­nas aje­nas y cuan­do lo­gra cons­truir un edi­fi­cio a su gus­to, se mar­cha pa­ra cons­truir otro. Des­de el pun­to de vis­ta del pen­sa­mien­to co­rrien­te, son com­por­ta­mien­tos de­ma­sia­do dis­rup­ti­vos co­mo pa­ra ser acep­ta­dos sin que cru­jan mu­chas ca­be­zas. Cuan­do al­go no se com­pren­de, se des­pre­cia. Que a Guar­dio­la le lla­men "fi­ló­so­fo" con áni­mo des­pec­ti­vo, a ve­ces in­clu­so co­mo un in­sul­to, es un fiel re­fle­jo del re­cha­zo que pro­vo­can las in­no­va­cio­nes en el fút­bol.

le­ma­nia ha cam­bia­do pro­fun­da­men­te a Pep. Es­te es un mé­ri­to de los ale­ma­nes y de su fút­bol, que tie­ne pe­cu­lia­ri­da­des muy in­tere­san­tes; pe­ro tam­bién es mé­ri­to del en­tre­na­dor, que acu­dió a Mú­nich con sus ideas, com­pren­dió las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les ale­ma­nas, y se adap­tó a ellas co­mo un ca­ma­león, con­si­guien­do no re­nun­ciar a los fun­da­men­tos que le dan iden­ti­dad a su jue­go. Es­to no es fá­cil de con­se­guir y no es al­go es­pe­cí­fi­co del fút­bol, sino que nos to­pa­mos con ca­sos si­mi­la­res en cual­quier ám­bi­to de nues­tras vi­das. Por lo ge­ne­ral, que­re­mos im­po­ner nues­tras ideas sin re­vi­sar­las, adap­tar­las al contexto o re­no­var­las. O bien ha­ce­mos jus­to lo con­tra­rio: re­nun­cia­mos a nues­tras pro­pues­tas y asu­mi­mos por com­ple­to las que nos im­po­nen nues­tros je­fes, com­pa­ñe­ros o ri­va­les. En el ca­so de Guar­dio­la, su mé­ri­to re­si­de en en­con­trar una pro­por­ción equi­li­bra­da en­tre lo su­yo y lo apren­di­do de otros. Su pro­pues­ta es irre­nun­cia­ble, pe­ro le aña­de to­dos aque­llos con­cep­tos que ob­ser­va al­re­de­dor y así en­ri­que­ce su ca­tá­lo­go. Pep es co­mo un co­ci­ne­ro que no se que­da es­tan­ca­do en su re­ce­ta es­tre­lla, sino que le aña­de los in­gre­dien­tes y de­ta­lles que ob­ser­va en otros. Es­to es lo que ha he­cho en Mú­nich, ex­pe­rien­cia que le ha cam­bia­do de ma­ne­ra po­de­ro­sa tan­to en el te­rreno del fút­bol co­mo en el ám­bi­to per­so­nal. En mi opi­nión, lo más im­por­tan­te que ha con­se­gui­do Pep en Ale­ma­nia no son los tro­feos sino la de­mos­tra­ción de que las per­so­nas te­ne­mos una am­plia ca­pa­ci­dad pa­ra cam­biar­nos a no­so­tras mis­mas.

Pep es hoy un en­tre­na­dor muy di­fe­ren­te al que lle­gó a Mú­nich en 2013. Ha ro­to con el dogma ca­nó­ni­co que ha­bía pu­li­do en su exi­to­sa eta­pa en el Bar­ce­lo­na y ha fle­xi­bi­li­za­do su con­cep­ción del jue­go. Un dato ha­bla de for­ma elo­cuen­te de es­ta con­ver­sión al eclec­ti­cis­mo en Guar­dio­la: en el Ba­yern em­pleó na­da me­nos que 23 di­fe­ren­tes mó­du­los de jue­go, una ci­fra co­lo­sal. Po­dría­mos de­cir­lo de otro mo­do: uti­li­zan­do es­tos 23 dis­tin­tos sis­te­mas de jue­go, prác­ti­ca­men­te re­co­rrió to­das las po­si­bi­li­da­des de dis­tri­bu­ción es­pa­cial que per­mi­te el fút­bol (Mar­ce­lo Biel­sa de­fi­nió que el ca­tá­lo­go com­ple­to cons­ta de 29 mó­du­los). s muy fá­cil de­cir­lo, pe­ro muy di­fí­cil po­ner­lo en prác­ti­ca. No con­sis­te en di­bu­jar en la pi­za­rra una de­ter­mi­na­da dis­tri­bu­ción es­pa­cial de los ju­ga­do­res (en el ca­so que nos ocu­pa, 23 dis­tri­bu­cio­nes di­fe­ren­tes), sino que hay que en­sa­yar­las en los en­tre­na­mien­tos por­que ca­da una de ellas ge­ne­ra nu­me­ro­sas con­se­cuen­cias en las fun­cio­nes del fut­bo­lis­ta, sus mo­vi­mien­tos, las co­ber­tu­ras que de­be ha­cer al com­pa­ñe­ro y las zo­nas a ocu­par. Ca­da mó­du­lo exi­ge un tra­ba­jo de­ta­lla­do y de­li­ca­do del en­tre­na­dor y mu­cho in­te­rés y de­di­ca­ción del ju­ga­dor. Mul­ti­pli­que­mos to­do es­to por 23 mó­du­los y 25 ju­ga­do­res y nos apro­xi­ma­re­mos bas­tan­te a la reali­dad del en­tre­na­mien­to rea­li­za­do en el Ba­yern du­ran­te es­tos tres años: 1.500 ho­ras de tra­ba­jo prác­ti­co so­bre el cam­po (des­glo­sa­das en 835 se­sio­nes de en­tre­na­mien­to y 198 par­ti­dos) y otras 1.500 ho­ras de tra­ba­jo de ví­deo, en gru­po o in­di­vi­dua­li­za­das. ¿Ob­se­si­vo? Po­si­ble­men­te. Pe­ro lo se­gu­ro es que Pep es de­ta­llis­ta, me­ticu­loso y tra­ba­ja­dor.

Adap­tar­se al en­torno es lo que nos ha­ce so­bre­vi­vir. Lo que ha he­cho nues­tro pro­ta­go­nis­ta en Ale­ma­nia se ins­cri­be

den­tro de es­ta ló­gi­ca de la su­per­vi­ven­cia, que en el fút­bol se agu­di­za por las tre­men­das pa­sio­nes que con­flu­yen. En su ca­so, a la adap­ta­ción ha aña­di­do una fe­roz pa­sión por el cam­bio y el apren­di­za­je. El chef Fe­rran Adrià, buen ami­go del en­tre­na­dor, me ex­pli­có ha­ce po­co su vi­sión: "En Mú­nich, Pep ha he­cho al­go muy in­te­li­gen­te: pro­bar­se a sí mis­mo. Que­ría com­pro­bar si lo del Ba­rça fue una ca­sua­li­dad. Y no, no fue ca­sua­li­dad por­que en el Ba­yern ha con­se­gui­do im­plan­tar el mis­mo mo­de­lo. Su mo­de­lo de jue­go fun­cio­na. Ga­nó mu­cho con el Ba­rça, ha se­gui­do ga­nan­do y ju­gan­do muy bien con el Ba­yern, y se­gui­rá ga­nan­do".

uan­do lle­gó a Mú­nich, Pep te­nía 42 años y ha­bía desa­rro­lla­do to­da su ex­pe­rien­cia co­mo en­tre­na­dor en el Bar­ce­lo­na, el club al que per­te­ne­cía des­de que era ni­ño. En el Ba­rça lo ha­bía si­do to­do: ju­ga­dor de la can­te­ra, re­co­ge­pe­lo­tas, ju­ga­dor del pri­mer equi­po, ca­pi­tán, en­tre­na­dor de la can­te­ra y en­tre­na­dor del pri­mer equi­po. Ha­bía ga­na­do to­dos los tro­feos que exis­ten. Su ca­rre­ra era mo­no­co­lor. Re­ves­ti­do con di­cha au­reo­la de con­quis­ta­dor del fút­bol ate­rri­zó en un en­torno to­tal­men­te dis­tin­to al co­no­ci­do. El le­ma del Ba­yern es "Mia San Mia", que sig­ni­fi­ca "no­so­tros so­mos no­so­tros" y es un re­fle­jo del ca­rác­ter or­gu­llo­so de los bá­va­ros. Pep lle­gó a un club acos­tum­bra­do a ga­nar sin otor­gar ex­ce­si­va im­por­tan­cia a los ma­ti­ces y pron­to su­frió se­rias ad­ver­si­da­des, la ma­yo­ría en for­ma de le­sio­nes de sus ju­ga­do­res, lo que hi­zo más di­fí­cil su in­ten­ción de im­po­ner las ideas de jue­go que traía.

Las ideas de jue­go son co­mo un idio­ma. O las apren­des de pe­que­ño o su­fres pa­ra apren­der­las de ma­yor. En el Bar­ce­lo­na, la ma­yo­ría de ju­ga­do­res ha­bían apren­di­do de pe­que­ños a ju­gar de es­ta ma­ne­ra –se de­no­mi­na "jue­go de po­si­ción"–, pe­ro en el Ba­yern fue ne­ce­sa­rio un gran es­fuer­zo de en­se­ñan­za por par­te de Pep y una gran vo­lun­tad de apren­di­za­je de los ju­ga­do­res. El pro­ce­so, por lo tan­to, fue len­to pe­ro fruc­ti­fi­có, y al ca­bo de un año el Ba­yern ju­gó co­mo que­ría el en­tre­na­dor. Pa­ra con­se­guir es­te re­sul­ta­do, Guar­dio­la mo­di­fi­có bas­tan­tes de sus ideas y las adap­tó a la reali­dad del fút­bol ale­mán y a las ca­rac­te­rís­ti­cas de los ju­ga­do­res. No fue una im­po­si­ción, sino una ta­rea de con­ven­ci­mien­to en la que el en­tre­na­dor tam­bién cam­bió mu­chos con­cep­tos que pa­re­cían ina­mo­vi­bles en su ideo­lo­gía. Ju­ga­do­res y en­tre­na­dor se adap­ta­ron en­tre sí has­ta en­con­trar una fór­mu­la en la que to­dos pu­die­ran ex­pre­sar so­bre el cam­po sus me­jo­res cua­li­da­des. Fue un pro­ce­so de po­ner­se en la piel del otro.

Es­ta es la ra­zón por la que Guar­dio­la se mar­chó de Ale­ma­nia rum­bo a Mán­ches­ter di­cien­do que era me­jor en­tre­na­dor. La ra­zón de es­ta me­jo­ra re­si­de en el al­to nú­me­ro de ad­ver­si­da­des que tu­vo que su­pe­rar: se pro­gre­sa su­peran­do pro­ble­mas. Apren­der un nue­vo idio­ma, ha­cer­se en­ten­der por ju­ga­do­res que ve­nían de con­quis­tar to­dos los tro­feos po­si­bles, con­ven­cer­los pa­ra cam­biar la for­ma de ju­gar, ab­sor­ber las lec­cio­nes de los ri­va­les, adap­tar­se a las cir­cuns­tan­cias y no ren­dir­se cuan­do to­do pa­re­ce cons­pi­rar en tu con­tra: he ahí la úni­ca re­ce­ta que apli­có Guar­dio­la en Mú­nich, una re­ce­ta muy pa­re­ci­da a la de cual­quier per­so­na con am­bi­ción de su­pe­rar­se en su ám­bi­to pro­fe­sio­nal o per­so­nal. A me­nu­do es­cu­cho que Guar­dio­la es un ge­nio y es po­si­ble que lo sea, pe­ro pien­so que es de­ma­sia­do pron­to pa­ra que es­to pue­da afir­mar­se con cer­te­za y con­vie­ne es­pe­rar a que se con­so­li­de en Mán­ches­ter y qui­zás en si­guien­tes des­ti­nos; de lo que no hay du­da es de que se tra­ta de un ti­po S te­naz, atre­vi­do, tra­ba­ja­dor e in­te­li­gen­te. Y es una bue­na per­so­na. obre to­das las co­sas, Pep es tra­ba­ja­dor. No cree te­ner de­ma­sia­do ta­len­to co­mo en­tre­na­dor. Es una afir­ma­ción tan cho­can­te co­mo cier­ta. He ha­bla­do mu­chas ve­ces con él so­bre es­te asun­to y siem­pre con­clu­ye la char­la del mis­mo mo­do: "Yo so­lo soy un cu­rran­te". Los de­más ve­mos en él a un en­tre­na­dor bri­llan­te; Pep se ve a sí mis­mo co­mo un en­tre­na­dor nor­mal que de­be com­pen­sar con mu­cho tra­ba­jo la au­sen­cia de un ta­len­to es­pe­cial. Se­gu­ra­men­te no es un

Cha­que­ta con ca­pu­cha Go­re-tex® Peak Per­for­man­ce, tra­je azul Klein Paul Smith en Yusty y ca­mi­sa y cor­ba­ta de pun­to Ds­qua­red2 Clas­sic.

Abri­go gris Go­re-tex® Na­na­mi­ca; po­lo de pun­to y pan­ta­lo­nes azul ma­rino A.P.C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.