SIN eti­que­tas

La vo­ca­ción de Da­vid Trax­ler, co­mo la de Corum, es ha­cer re­lo­jes di­fe­ren­tes pa­ra gente es­pe­cial. Así se es­cri­be su his­to­ria.

GQ (Spain) - - Relojes -

Des­de que lle­gué a la mar­ca so­lo he res­pi­ra­do po­si­ti­vis­mo". Así res­pon­de Da­vid Trax­ler al he­cho de tra­ba­jar con un con­sor­cio chino me­ti­do a re­lo­je­ro, City­champ, quien ad­qui­rió Corum en 2013 y dis­pa­ró la alar­ma en­tre el ala más pro­tec­cio­nis­ta de la in­dus­tria re­lo­je­ra sui­za. "El sec­tor nos dis­cri­mi­na, igual que a mí en Nue­va York en los años 70 por ser hi­jo de ita­liano. Al­go que cam­bió en los 80 al po­ner­se de moda la co­mi­da me­di­te­rrá­nea y los di­se­ña­do­res ita­lia­nos". La re­cu­pe­ra­ción del mo­de­lo Bub­ble –icono de la fir­ma lan­za­do ha­ce 16 años que pron­to apa­re­ce­rá en edi­ción di­se­ña­da por el DJ Ste­ve Ao­ki–, jun­to con el tra­ba­jo en la Chaux-des-fonds (se­de de la fir­ma) del hi­jo del fun­da­dor, Re­né Bann­wart, traen aires de cam­bio y op­ti­mis­mo a la mar­ca. Las ci­fras, cla­ro, tam­bién ayu­dan: "He­mos ex­pe­ri­men­ta­do un crecimiento del 141%". Lo di­cho: cam­bios y op­ti­mis­mo del bueno.

EL TRA­BA­JO IDEAL "Tra­ba­jar en es­te sec­tor es un au­tén­ti­co lu­jo por­que lo cier­to es que uno se com­pra un re­loj cuan­do es­tá con­ten­to", sen­ten­cia Da­vid Trax­ler, CEO de Corum. • BEA­TRIZ ROL­DÁN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.