¿A DÓN­DE DE­MO­NIOS SE DI­RI­GE

GQ MA­NI­FIES­TO Fal­tan cua­tro años pa­ra que es­ta dé­ca­da con­clu­ya y to­da­vía no te­ne­mos muy cla­ro có­mo la re­cor­da­re­mos. Las es­ta­cio­nes han per­di­do su sen­ti­do, el ca­len­da­rio de pa­sa­re­las ha si­do pues­to en cua­ren­te­na y los pres­crip­to­res tra­di­cio­na­les han ce­di­do

GQ (Spain) - - Manifesto - Por: IÑA­KI LA­GUAR­DIA

En tiem­pos in­cier­tos, la moda siem­pre es ex­tra­va­gan­te. Ni los más es­pa­bi­la­dos sa­ben ya pa­ra qué sir­ven los gé­ne­ros, ape­nas si dis­tin­gui­mos el in­vierno del ve­rano y la be­lle­za ha pa­sa­do a ser un con­cep­to dis­cu­ti­do y dis­cu­ti­ble. De un tiem­po a es­ta par­te nos he­mos que­da­do sin cer­te­zas y con la ex­tra­ña sen­sa­ción de que el GPS tra­di­cio­nal ha co­lap­sa­do. To­do es­tá en cons­tan­te re­vi­sión en una épo­ca en que los ído­los na­cen y mue­ren a gol­pe de li­ke y las ten­den­cias se reivin­di­can si­guien­do un cri­te­rio es­qui­zo­fré­ni­co. Pe­ro le­jos de su­cum­bir a la an­sie­dad de los más ago­re­ros, en GQ es­ta­mos con­ven­ci­dos de que no hay na­da peor que re­cha­zar lo que no se en­tien­de o re­fu­giar­se en una idea nos­tál­gi­ca y da­ñi­na de que el pa­sa­do fue me­jor. To­do lo con­tra­rio: ol­vi­de­mos el ubi sunt y pon­gá­mo­nos las pi­las. Cuan­to an­tes, me­jor. A con­ti­nua­ción, nos atre­ve­mos a po­ner un po­co de or­den y ex­pli­car por qué los di­se­ña­do­res tra­du­cen con tra­zo ur­gen­te (y mu­chas ve­ces con­tra­dic­to­rio) el sen­tir de una so­cie­dad con las ideas con­fu­sas. Es­tas son las claves de la moda en tiem­pos de la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial:

En el si­glo XXI las pom­pas ja­bo­no­sas se hin­chan con un afán pe­li­gro­so y siem­pre ba­jo la pre­mi­sa de en­ri­que­cer­se pron­to. Pri­me­ro fue­ron las pun­to­com, más tar­de asis­ti­mos al pin­cha­zo de las hipotecas ba­su­ra y el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio y aho­ra el pe­tró­leo na­ve­ga en ho­ras ba­jas. La moda no ha si­do aje­na a ese fe­nó­meno y los días de vino y ro­sas em­pie­zan a ser co­sa del pa­sa­do. Tal vez es ho­ra de ha­cer au­to­crí­ti­ca y pre­gun­tar­se por qué nos he­mos vis­to obli­ga­dos a re­ven­tar nues­tra bur­bu­ja. ¿De­ma­sia­das fir­mas y es­cue­las de moda? ¿De­ma­sia­das pa­sa­re­las? ¿Cuán­tas ini­cia­ti­vas crea­ti­vas son sos­te­ni­bles? ¿Cuán­tas jó­ve­nes pro­me­sas de la moda son dig­nas de tal nom­bre? Las res­pues­tas a to­das es­tas pre­gun­tas nos las han da­do los años de re­ce­sión: los más dé­bi­les han caí­do y las ca­si­tas de pa­ja han des­apa­re­ci­do cuan­do los pre­su­pues­tos han men­gua­do. Por no ha­blar de los di­se­ña­do­res que han de­pen­di­do de las sub­ven­cio­nes pú­bli­cas. Que la moda se ha­ya vis­to obli­ga­da a fis­ca­li­zar sus es­truc­tu­ras es, no obs­tan­te, una bue­na no­ti­cia: lim­piar la ma­qui­na­ria re­sul­ta vi­tal pa­ra ga­ran­ti­zar el fu­tu­ro y la sos­te­ni­bi­li­dad de una in­dus­tria que ge­ne­ra tan­ta ri­que­za y mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo. Ha­ce una dé­ca­da la di­vi­sión P/V y O/I que­dó ob­so­le­ta cuan­do mu­chos di­se­ña­do­res crea­ron lí­neas de moda pa­ra el en­tre­tiem­po con sus res­pec­ti­vas pre­sen­ta­cio­nes: la cre­cien­te com­pe­ti­ti­vi­dad po­pu­la­ri­zó las co­lec­cio­nes re­sort (o cru­ce­ro) y pre-fall, que na­cie­ron pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de los clien­tes más ri­cos, aque­llos que sal­ta­ban de he­mis­fe­rio en he­mis­fe­rio. La evi­den­cia de que el cam­bio cli­má­ti­co em­pe­za­ba a ser un he­cho ter­mi­nó por con­so­li­dar es­tas pro­pues­tas. A lo que hu­bo que su­mar el éxi­to de la moda pa­ra hom­bre y el au­ge de sus pa­sa­re­las: tras Pa­rís y Mi­lán, en 2012 lle­ga­ba Lon­dres con su pro­pia se­ma­na mas­cu­li­na y en ju­lio de 2015 le to­có el turno a Nue­va York. An­te es­te pa­no­ra­ma, hoy ca­be ha­cer­se dos pre­gun­tas: ¿Es po­si­ble man­te­ner un dis­cur­so cohe­ren­te y ha­blar de ten­den­cias con­cre­tas con una ba­te­ría cons­tan­te de no­ve­da­des? ¿Es po­si­ble com­pe­tir así con los gi­gan­tes de moda pron­ta que omi­ten las tem­po­ra­das y lan­zan nue­vas pren­das con ca­rác­ter se­ma­nal?

3. LAS PA­SA­RE­LAS La res­pues­ta a las dos cues­tio­nes an­te­rio­res es la mis­ma: NO. Así lo creen al me­nos fir­mas co­mo Guc­ci, Bur­berry, Tom Ford o Ve­te­ments. Las cua­tro ya han anun­cia­do que cam­bia­rán de es­tra­te­gia pa­ra pre­sen­tar sus pro­pues­tas uni­fi­ca­das, sin dis­tin­ción de se­xos. Otros, por su par­te, han op­ta­do por con­ver­tir los des­fi­les en pre­sen­ta­cio­nes y fle­xi­bi­li­zar las agen­das de quie­nes asis­ten a las se­ma­nas de la moda. Ade­más, en el úl­ti­mo año crea­do­res co­mo Al­ber El­baz, Raf Si­mons o Ale­xan­der Wang han aban­do­na­do sus res­pon­sa­bi­li­da­des en­tre ru­mo­res de ago­ta­mien­to e in­ca­pa­ci­dad por cum­plir las ex­pec­ta­ti­vas. ¿Que­re­mos que la moda de es­ta dé­ca­da sea recordada co­mo la de la ge­ne­ra­ción bur­nout? La res­pues­ta pa­re­ce evi­den­te, por eso ad­ver­ti­mos la exis­ten­cia de una sa­na preo­cu­pa­ción que em­pie­za a ma­te­ria­li­zar­se en pe­que­ños cam­bios. Re­no­var­se o mo­rir, lo con­tra­rio es in­sos­te­ni­ble.

4. LAS TEN­DEN­CIAS

En La teo­ría de la cla­se ocio­sa (1924), Thors­tein Ve­blen ex­pli­ca­ba có­mo la moda era la he­rra­mien­ta que em­plea­ba la cla­se ocio­sa pa­ra di­fe­ren­ciar­se del res­to de cla­ses, so­bre to­do las más ba­jas. Es­ta­mos en 2016 y la moda es al­go más: se tra­ta de un fe­nó­meno so­cial ab­so­lu­ta­men­te trans­ver­sal y om­ni­pre­sen­te ba­sa­do en la apro­pia­ción cul­tu­ral y en el hi­per­ac­ti­vo res­ca­te de mo­das pa­sa­das y su fa­go­ci­ta­ción in­me­dia­ta. To­do ello con­for­ma un ne­go­cio re­don­do que, en de­ma­sia­das oca­sio­nes, se pa­re­ce bas­tan­te al lien­zo de Sa­turno de­vo­ran­do a un hi­jo, de Go­ya. Pe­ro, ¿qué hay de lo esen­cial? ¿Qué hay de las pren­das? La clásica di­fu­sión ver­ti­cal de las ten­den­cias, de arri­ba aba­jo y de aba­jo arri­ba (de las pa­sa­re­las a la ca­lle y de la ca­lle a las pa­sa­re­las) se ha com­pli­ca­do. Se­ría im­pre­ci­so ha­blar de un pro­ce­so ní­ti­do y con­cre­to que ex­pli­ca­ra la nue­va reali­dad, pues ca­da día apa­re­cen nue­vos e ines­pe­ra­dos con­di­cio­nan­tes: las re­des so­cia­les han sus­ti­tui­do a la ca­lle co­mo vi­ve­ro crea­ti­vo y los pres­crip­to­res clá­si­cos (re­vis­tas, mo­de­los y de­por­tis­tas) com­par­ten es­pa­cio con es­tre­llas de Ins­ta­gram, Snap­chat y You­tu­be. Por otra par­te, se­ría igual­men­te im­pre­ci­so afir­mar que, a pe­sar del bom­bar­deo in­for­ma­ti­vo al que es­ta­mos so­me­ti­dos, la moda ac­tual ca­re­ce de sig­ni­fi­can­tes pro­pios o que so­lo se ali­men­ta de ten­den­cias de dé­ca­das pa­sa­das. ¿Qué ocu­rre con el gen­der fluid o des­apa­ri­ción de la di­vi­sión por gé­ne­ros? ¿Qué pa­sa con la asi­mi­la­ción de­por­ti­va o ath­lei­su­re? ¿Aca­so no son con­cep­tos pro­pios de es­ta dé­ca­da? Ar­mé­mo­nos, pues, de pa­cien­cia y de­je­mos que la moda se or­de­ne so­la. Ya lo de­cía Vin­cent de Gour­nay: lais­sez fai­re. Dis­fru­ten del es­pec­tácu­lo.

CAM­BIOS, CAM­BIOS, CAM­BIOS La re­vo­lu­ción lle­ga a las pa­sa­re­la de la mano de Guc­ci (iz­quier­da) y Tom Ford, quie­nes a par­tir de 2017 uni­fi­ca­rán sus pro­pues­tas pa­ra hom­bre y mu­jer en un so­lo desfile. Bur­berry ha­rá lo pro­pio es­te mes y el dúo que di­ri­ge Pu­blic

1. LA BUR­BU­JA 2. LAS CO­LEC­CIO­NES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.