TECNÓFILO ES­CÉP­TI­CO

Por Na­cho Pa­lou -

GQ (Spain) - - Firmas -

que en reali­dad de­be­ría ser un "vi­mos un atar­de­cer es­pec­ta­cu­lar".

Tam­bién su­ce­de al re­vés. En oca­sio­nes des­pués de dis­fru­tar una ex­pe­rien­cia di­ver­ti­da o emo­cio­nan­te el re­cuer­do que­da re­du­ci­do y has­ta des­trui­do por la me­mo­ria di­gi­tal: "Qué mal sal­go", "bo­rra esa foto", "qué ca­ra ten­go"… Al fi­nal, lo que que­da no es un re­cuer­do de la ex­pe­rien­cia sino el re­cuer­do de la me­mo­ria di­gi­tal en la cual nos he­mos vis­to gor­dos.

Nues­tra me­mo­ria es me­jor que no­so­tros se­lec­cio­nan­do qué mo­men­tos son im­por­tan­tes y cuá­les no, qué re­cor­dar y qué es me­jor ol­vi­dar. La me­mo­ria tam­bién tie­ne la ca­pa­ci­dad de va­riar la im­por­tan­cia de unos re­cuer­dos y de otros a lo lar­go del tiem­po. Ima­gi­na­ción y me­mo­ria pro­du­cen re­cuer­dos di­fe­ren­tes a par­tir de una mis­ma ex­pe­rien­cia. Tan­to que aque­llo que en un pa­sa­do eran de­ta­lles sin im­por­tan­cia en el pre­sen­te se con­vier­ten en re­cuer­dos va­lio­sos.

La gra­ba­ción di­gi­tal en cam­bio es ina­mo­vi­ble. Tal vez pul­sar el bo­tón de esa cá­ma­ra-col­gan­te pro­duz­ca "me­mo­rias y re­cuer­dos per­fec­tos", pe­ro su­ce­de que, es­cri­be Kirn, "la ma­gia de la me­mo­ria es­tá pre­ci­sa­men­te en que es im­per­fec­ta e im­pre­de­ci­ble".

¿Te sue­na es­ta si­tua­ción? Se­gu­ro que al­gu­na vez tú tam­bién has an­te­pues­to re­gis­trar (en una cá­ma­ra) a dis­fru­tar (con tu mi­ra­da).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.