Apren­der a de­cir 'no'

GQ (Spain) - - Planta Egqtiva -

¿Cuán­tas ve­ces te has es­for­za­do en al­go que no es im­por­tan­te sim­ple­men­te por­que no has sa­bi­do de­cir que no a quien te lo ha pe­di­do? En oca­sio­nes nos com­pro­me­te­mos a rea­li­zar ges­tio­nes por no ha­cer un feo a quien nos las pi­de; pe­ro en la ma­yo­ría de los ca­sos es­to no ge­ne­ra nin­gún ré­di­to, por lo que es im­por­tan­te apren­der a de­cir que no. Pe­ro cui­da­do, uti­li­za la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal pa­ra que tu ne­ga­ti­va no ter­mi­ne pa­sán­do­te fac­tu­ra. Pro­cu­ra que cual­quier 'no' va­ya acom­pa­ña­do de es­tos cua­tro ele­men­tos: 1) Una ra­zón irre­fu­ta­ble: "por­que no" so­lo lo di­ce una ma­dre. 2) Tac­to: ser di­plo­má­ti­co es siem­pre con­ve­nien­te; no que­mes tus na­ves con ges­tos ro­tun­dos y po­co con­si­de­ra­dos. 3) Una al­ter­na­ti­va: si brin­das un plan B de­mues­tras que te preo­cu­pas por lo que te pi­den. Su­ge­rir a otra per­so­na, bien por­que ten­ga más tiem­po dis­po­ni­ble o por­que sea más ade­cua­da, es lo idó­neo. 4) Una res­pues­ta in­me­dia­ta: las di­la­cio­nes so­lo ha­cen que el com­pro­mi­so se ha­ga in­elu­di­ble por ha­cer in­via­ble po­ner en prác­ti­ca una al­ter­na­ti­va, ade­más de dar una ma­la ima­gen, ya que trans­mi­tes fal­ta de in­te­rés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.