EL CHEF YU­JI IMAI­ZU­MI COM­PRA A DIA­RIO EL PES­CA­DO FRES­CO QUE TRANS­FOR­MA EN GLO­RIO­SO SUS­HI

GQ (Spain) - - La Buenavida -

So­ra, un co­di­cia­do re­ser­va­do pa­ra ocho co­men­sa­les ocul­to en el Man­da­rin Orien­tal Tok­yo).

El Man­da­rin, le­van­ta­do en el co­ra­zón de Nihon­bas­hi –ba­rrio que con­tie­ne el ki­ló­me­tro ce­ro de Ja­pón y Omo­te­nas­hi, el con­glo­me­ra­do de tien­das de ar­te­sa­nía y ali­men­ta­ción pre­mium en las que una re­lu­cien­te pa­pa­ya pue­de lle­gar a cos­tar, tran­qui­la­men­te, 100 eu­ros– cuen­ta con ocho res­tau­ran­tes en­tre los que tam­bién hay que sub­ra­yar el Ta­pas Mo­le­cu­lar Bar, de una es­tre­lla Mi­che­lin.

El es­pec­tácu­lo cu­li­na­rio de Yu­ji Imai­zu­mi re­sul­ta per­fec­to. Un bonsai de 350 años y 37 mi­llo­nes de to­kio­tas a sus pies (las vis­tas des­de lo al­to del ho­tel-ras­ca­cie­los re­sul­tan es­pec­ta­cu­la­res) am­bien­tan una aus­te­ra es­ce­no­gra­fía en la que el pes­ca­do más fres­co (com­pra­do a dia­rio por Imai­zu­mi en el mer­ca­do Tsu­ki­ji) to­ma su­cu­len­tas for­mas de ni­gi­ris y ma­kis. Ca­da pie­za que uno se lle­va a la bo­ca equi­va­le a una pe­que­ña obra de ar­te, una ex­plo­sión de sa­bor tan pro­fun­da co­mo de­li­ca­da. La ca­ta de sa­kes con­tri­bui­rá a ele­var el es­pí­ri­tu a mu­chos más me­tros de al­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.