'Plea­se, don’t feed the troll'

En aras del ano­ni­ma­to, en in­ter­net to­da­vía man­da la cul­tu­ra del ma­tón de pa­tio de co­le­gio. Hay que erra­di­car­los. Si te ago­bian mu­cho, no los ali­men­tes.y con­sué­la­te: nos tro­lean, lue­go ca­bal­ga­mos.

GQ (Spain) - - Héroes -

En al­gu­na dis­to­pía or­we­llia­na to­dos los se­res hu­ma­nos se­ría­mos anó­ni­mos. Avan­za­ría­mos sin nom­bres y –sin de­jar ras­tro de nues­tras ac­cio­nes– no po­dría­mos ser juz­ga­dos más que por nues­tra pro­pia con­cien­cia. Di­ce Will Mca­voy, pro­ta­go­nis­ta de la de­nos­ta­da The News­room y per­so­na­je con más agu­de­za ver­bal de la historia te­le­vi­si­va, que "a no ser que es­tés en un pro­gra­ma de pro­tec­ción de tes­ti­gos, el ano­ni­ma­to es igual a co­bar­día". Sus pa­la­bras ha­bían si­do alum­bra­das por Eric E. Sch­midt, que sien­do pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Goo­gle ase­gu­ró: "In­ter­net se­ría me­jor si tu­vié­ra­mos una no­ción exac­ta de que us­ted es una per­so­na real, en lu­gar de un pe­rro o un spam­mer". Goo­gle+ ha­bía em­pe­za­do en 2010 su par­ti­cu­lar Gue­rra Mun­dial Z, la bau­ti­za­da co­mo nym­war, desactivando to­das las cuen­tas abier­tas con pseu­dó­ni­mos o nom­bres fal­sos que in­cum­plían su política de re­gis­tro.

El de­ba­te es­ta­ba en to­das par­tes: ¿no que­da­ba así ex­pues­ta la in­for­ma­ción de mi­llo­nes de per­so­nas? ¿Los co­men­ta­rios en You­tu­be se­rían me­jo­res con nom­bres reales? ¿Ha­bría un com­por­ta­mien­to más cí­vi­co en Twit­ter? ¿La gen­te se da­ría los bue­nos días ca­da ma­ña­na con una tar­ta de man­za­na re­cién hor­nea­da co­mo en los te­le­fil­mes?

La po­si­bi­li­dad de una iden­ti­dad en­cu­bier­ta li­be­ra­do­ra la bau­ti­zó el psi­có­lo­go John Su­ler co­mo "efec­to de des­in­hi­bi­ción en la red". Den­tro de ese efec­to ma­ri­po­sa una co­sa pa­re­ce cla­ra: ni to­dos los pseu­dó­ni­mos son trolls, ni to­dos los trolls usan pseu­dó­ni­mos. Pe­ro sí es ver­dad que un gran por­cen­ta­je de es­tos se abra­zan a la des­ca­li­fi­ca­ción cons­tan­te des­de el ano­ni­ma­to. Y ni si­quie­ra ha­ce fal­ta que sal­gan de ca­sa. En­cien­den sus an­tor­chas cu­bier­tos con sus ba­ta­man­tas de te­le­tien­da. Más de un 50% de los co­men­ta­rios in­cí­vi­cos en in­ter­net son anó­ni­mos, según un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Houston.

Twit­ter es el lu­gar per­fec­to pa­ra arro­jar el fue­go valy­rio. Los men­sa­jes pue­den ser anó­ni­mos y son esen­cial­men­te bre­ves, por lo que no ha­ce fal­ta ni ser in­ge­nio­so en la in­ju­ria. A ve­ces el lin­cha­mien­to pú­bli­co pro­vie­ne de una inofen­si­va pi­fia de un fa­mo­so en un tuit, de una bro­ma sa­ca­da de con­tex­to, de un fa­llo or­to­grá­fi­co, de una fo­to­gra­fía inade­cua­da o de un ví­deo que cir­cu­la sin con­sen­ti­mien­to. El ata­que pro­du­ce el mis­mo efec­to en el re­cep­tor que co­rrer de­trás de Usain Bolt, que de­fen­der­te de la Es­tre­lla de la Muer­te con un cu­chi­llo de plás­ti­co.

Cuan­do la edu­ca­ción di­gi­tal se ins­tau­re por com­ple­to los trolls se ter­mi­na­rán erra­di­can­do, sos­tie­nen mu­chos ex­per­tos. Los ter­mi­na­re­mos erra­di­can­do. Por­que es­tos se ali­men­tan de aten­ción. Si res­pon­des a un troll es­tás de­jan­do va­rias bol­sas de co­mi­da al la­do de tu tien­da de cam­pa­ña en un mon­te re­ple­to de osos.

En de­fi­ni­ti­va, si nos ro­dea­mos de bue­nas ac­cio­nes las so­le­mos re­pe­tir. Si nos acos­tum­bra­mos a no co­mer dul­ce nues­tro cuer­po de­ja de ne­ce­si­tar­lo. El pro­ble­ma es que, por aho­ra, en in­ter­net va ga­nan­do la cul­tu­ra del ma­tón de co­le­gio que re­par­te co­lle­jas en el re­creo. El pro­ble­ma es que, por aho­ra, en in­ter­net gana el ano­ni­ma­to mal usa­do. Y el pro­ble­ma es que en es­ta cul­tu­ra del ro­di­llo en la que es­ta­mos in­mer­sos to­dos te­ne­mos me­nos em­pa­tía con la pro­tec­ción del fon­do de pan­ta­lla de Win­dows de­lan­te.

Crea­do en 1963 co­mo ex­cu­sa pa­ra que el ma­gis­tral di­bu­jan­te Ste­ve Dit­ko pu­die­ra in­tro­du­cir pin­ce­la­das de su­rrea­lis­mo en los có­mics mar­ve­li­tas, el Hechicero Supremo tie­ne una lar­ga y glo­rio­sa historia de com­ba­tes li­sér­gi­cos (uno de sus prin­ci­pa­les enemi­gos fue el mis­mí­si­mo Drá­cu­la) en las vi­ñe­tas. Tra­du­cir la exu­be­ran­cia de su mun­do má­gi­co a ima­gen real fue un re­to en 1978, cuan­do Pe­ter Hoo­ten lo in­ter­pre­tó en un ol­vi­da­ble te­le­film, y lo si­gue sien­do aho­ra. Por suer­te, Doc­tor Ex­tra­ño cuen­ta con un equi­po de ex­per­tos en ma­te­ria­li­zar lo im­po­si­ble, tan­to de­trás co­mo de­lan­te de las cá­ma­ras. Su di­rec­tor, Scott De­rrick­son, es­tá es­pe­cia­li­za­do en pe­lí­cu­las de te­rror so­bre­na­tu­ral, lue­go los mis­te­rios in­son­da­bles del plano as­tral no de­be­rían ser un mis­te­rio pa­ra él. Tam­po­co pa­re­ce que se ha­ya pues­to mu­chos fre­nos a la ho­ra de re­tra­tar el la­do os­cu­ro de las ar­tes mís­ti­cas, en­car­na­das por un Mads Mik­kel­sen ins­pi­ra­do (de for­ma con­fe­sa) en psi­có­pa­tas tan ilus­tres co­mo el John Doe de Seven o el Jo­ker de El ca­ba­lle­ro os­cu­ro. Y lue­go, por su­pues­to, es­tá el Doc­tor en per­so­na, un arro­gan­te y mi­llo­na­rio mé­di­co que, tras su­frir un ac­ci­den­te ca­si fa­tal, de­ci­de re­con­du­cir su vi­da ha­cia el Bien des­de su áti­co de Green­wich Vi­lla­ge. Be­ne­dict Cum­ber­batch ha com­pa­ra­do su apro­xi­ma­ción al per­so­na­je con Sher­lock Hol­mes: am­bos son cam­peo­nes de la ló­gi­ca en un mun­do ca­da vez más… ex­tra­ño. he­cho real, es­te dra­ma os­ca­ri­za­ble cuen­ta los que­bra­de­ros de ca­be­za que su­frió el pi­lo­to Ches­ley Su­llen­ber­ger tras rea­li­zar un ate­rri­za­je de emer­gen­cia en mi­tad del río Hud­son. Dos le­yen­das vi­vas del ci­ne nor­te­ame­ri­cano re­fle­xio­nan, pues, so­bre la tras­tien­da de un hé­roe na­cio­nal, o el pre­cio de ha­cer lo co­rrec­to.

4 de no­viem­bre

Fe­cha Lu­gar Con­ten­dien­tes Se re­cuer­da por 26 de sep­tiem­bre de 1960.

Es­tu­dios de la ca­de­na CBS en Chica­go, Illi­nois.

John F. Ken­nedy y Ri­chard Ni­xon.

Fue el pri­mer de­ba­te en­tre dos can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de EE UU re­trans­mi­ti­do en di­rec­to por te­le­vi­sión.

70 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res.

60 mi­nu­tos.

A par­tir de es­te de­ba­te, el po­der de la ima­gen en política ad­quie­re una nue­va re­le­van­cia.

SOY UN 'TROLL' Na­cie­ron en los bos­ques es­can­di­na­vos, pe­ro aho­ra se de­di­can a fas­ti­diar al pró­ji­mo en in­ter­net.

EN­TRE 'HATERS' AN­DA EL JUE­GO Ni Leo­nard se li­bra de aguan­tar a un ha­ter co­mo Shel­don. Bueno, igual es que tus fuer­zas se mi­den en fun­ción de los trolls que te mi­ren.

EL TRA­JE HA­CE AL MA­GO Su fa­mo­sa Ca­pa de Le­vi­ta­ción tie­ne vo­lun­tad pro­pia: no quie­res ver­la en­fa­da­da. Los ci­né­fi­los de pro no Es­treno: > East­wood y Hanks for­man equi­po por pri­me­ra vez

POR ENRIQUE BUERES UN ez un CUEN­TO da Prín­ci­pe Min­nea­po­lis. hi­jo ndió de Púr­pu­ra DE o un oía, so­lo H oce­de sa­bía mú­si­co Es­te que a to­car y chi­co de que el una Prin­ce, piano. era c ex­tra­or de Li­bros

LOS DOS CAN­DI­DA­TOS John F. Ken­nedy y Ri­chard Ni­xon po­san an­te las cá­ma­ras se­gun­dos an­tes de co­men­zar el de­ba­te. En el cen­tro (con un inusual cor­te de pe­lo a lo Jim Ca­rrey en Dos ton­tos muy ton­tos), Don He­witt, his­tó­ri­co eje­cu­ti­vo y pro­duc­tor de in­for­ma­tiv

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.