NO DIS­PA­REN AL PIA­NIS­TA

El ac­tor Pe­ter Vi­ves es un dan­di que pien­sa en ver­so y tra­ba­ja en prosa por exi­gen­cias del guión. Cuan­do no to­ca el piano, triun­fa en la nue­va tem­po­ra­da de la se­rie Velvet.

GQ (Spain) - - Ellos -

Lo co­no­ci­mos gra­cias al pa­pel de Mar­cus en la se­rie El tiem­po en­tre cos­tu­ras y aho­ra in­ter­pre­ta a Carlos en la cuar­ta tem­po­ra­da de Velvet, don­de da vi­da a un pi­lo­to con ma­ne­ras de gentle­man. En la vi­da real, Pe­ter Vi­ves (Bar­ce­lo­na, 1987) es un dan­di que re­cha­za los vai­ve­nes de las ten­den­cias y se ins­pi­ra en ico­nos tran­qui­los, co­mo Geor­ge Cloo­ney, Tom Hidd­les­ton o Jean Du­jar­din. "Me gus­ta la mo­da que du­ra 100 años, co­mo los bue­nos tra­jes, que siem­pre son ac­tua­les. Va­lo­ro mu­cho su ca­rác­ter ob­je­ti­vo, es­té­ti­co, uni­ver­sal e in­mu­ta­ble", ase­gu­ra.

Cual­quie­ra di­ría que es un an­ti­mo­derno; no por­que nie­gue el pro­gre­so o vi­va en un tiem­po que no le co­rres­pon­de, sino por­que ca­mi­na ha­cia ade­lan­te con la mi­ra­da pues­ta en el re­tro­vi­sor. "Es en la ni­ñez cuan­do se de­fi­ne to­do y en la ado­les­cen­cia cuan­do se for­ma lo que te al­te­ra y lo que te fas­ci­na, por eso la edu­ca­ción es tan im­por­tan­te", ex­pli­ca. Pa­ra com­pro­bar que tie­ne ra­zón te­ne­mos que re­bus­car en su pa­sa­do: des­de que ro­dó su pri­me­ra pe­lí­cu­la con so­lo 15 años no ha parado de tra­ba­jar en la pe­que­ña y gran pan­ta­lla, pe­ro siem­pre a su ma­ne­ra.

Es­te in­tér­pre­te es­pi­ga­do y con un li­ge­ro pa­re­ci­do a Ju­de Law cree, ade­más, en esa vie­ja idea de que un ac­tor de­be ser un ti­po ilus­tra­do, for­ma­do en tea­tro y en lo que ha­ga fal­ta. Es­tu­dió piano, Psi­co­lo­gía y Fí­si­ca, y gra­cias a sus raí­ces neo­ze­lan­de­sas ha­bla un in­glés per­fec­to. "Me gus­tan las cien­cias y la ver­dad ob­je­ti­va, y me cues­tan los you­tu­bers y los blo­gue­ros", suel­ta. ¿Ha­bía­mos di­cho que es un po­co an­ti­mo­derno? O tal vez se tra­ta de un pro­vo­ca­dor. La ver­dad es que to­da­vía no lo te­ne­mos cla­ro.

En su as­cen­so in­ter­pre­ta­ti­vo ha con­se­gui­do to­car ca­si to­dos los pa­los y sa­be bien cuá­les son sus pre­fe­ren­cias: "El tea­tro te per­mi­te per­der­te más en el per­so­na­je y vi­vir­lo me­jor, pe­ro aho­ra mis­mo pre­fie­ro un buen pro­yec­to de ci­ne que uno ma­lo de tea­tro. De­pen­de más de las con­di­cio­nes del mé­to­do que del mé­to­do en sí". No nie­ga la mo­der­ni­dad, pe­ro si es­ta es ba­nal, la con­de­na. Por eso, ojo con el pia­nis­ta. Que na­die se atre­va a dis­pa­rar­le, pues­to que es­ta­mos se­gu­ros de que se­ría ca­paz de atra­par la ba­la con los dien­tes, re­di­ri­gir­la y man­dar­la de un sa­li­ba­zo a la sien del ti­po que em­pu­ña la pis­to­la.

BANG, BANG El ac­tor vis­te jer­sey de cue­llo cis­ne, abri­go de la­na, pan­ta­lo­nes de co­lor azul y mo­ca­si­nes de piel, to­do Pe­dro del Hie­rro. POR IÑA­KI LAGUARDIA

POR IÑA­KI LAGUARDIA Edi­tor de mo­da en GQ

€.www.clarks.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.