LA SE­RE­NI­DAD DEL VE­TE­RANO

LU­CAS OSSENDRIJVER, el dis­cre­tí­si­mo di­rec­tor crea­ti­vo de la lí­nea mas­cu­li­na de Lan­vin, rom­pe su si­len­cio pa­ra GQ y re­ve­la el se­cre­to pa­ra re­sis­tir es­toi­ca­men­te al bai­le de si­llas de la in­dus­tria más ca­pri­cho­sa del mun­do.

GQ (Spain) - - Artesanía -

En un ne­go­cio tan acos­tum­bra­do a los cam­bios re­pen­ti­nos y las no­ve­da­des cons­tan­tes, re­sul­ta di­fí­cil en­con­trar ca­sos co­mo el de Lu­cas Ossendrijver (Amers­foort, Paí­ses Ba­jos, 1970). Du­ran­te 11 años ha di­ri­gi­do la di­vi­sión mas­cu­li­na de Lan­vin sin rec­ti­fi­car el es­pí­ri­tu pru­den­te y ele­gan­te que im­pu­so la fun­da­do­ra de la ca­sa, Jean­ne Lan­vin, allá por 1889. La ele­gan­cia fun­cio­nal, el ries­go ca­li­bra­do y la re­vi­sión de los có­di­gos sar­to­ria­les han de­fi­ni­do el tra­ba­jo de es­te neer­lan­dés alér­gi­co al re­lum­brón efec­tis­ta y el aplau­so fá­cil. Con el fin de co­no­cer qué se es­con­de de­trás de la fi­gu­ra del di­se­ña­dor más enig­má­ti­co de la ac­tua­li­dad, GQ ha con­se­gui­do ara­ñar unos mi­nu­tos a su aje­trea­da agen­da.

Ossendrijver des­pier­ta un in­te­rés mis­te­rio­so en­tre los in­si­ders de la mo­da por­que ha con­se­gui­do do­mes­ti­car la an­sie­dad de los tiem­pos y los ca­len­da­rios, un pro­pó­si­to que en la ma­yo­ría de los ca­sos sue­le cul­mi­nar en des­ca­la­bro. Por su to­zu­dez a la ho­ra de de­fen­der las nor­mas en las que cree, mu­chos lo con­si­de­ran úni­co en su es­pe­cie. "La mo­da no es una ac­ti­vi­dad so­li­ta­ria sino al­go que pre­ci­sa de un equi­po y una co­mu­ni­ca­ción cons­tan­tes: en la úl­ti­ma dé­ca­da nin­guno de mis mé­to­dos de tra­ba­jo ha cam­bia­do de for­ma sus­tan­cial, si­go ro­deán­do­me de los mis­mos pro­fe­sio­na­les que me acom­pa­ña­ron des­de el prin­ci­pio", ex­pli­ca.

Nun­ca ha ne­ce­si­ta­do al­ter­nar con fa­mo­sos o mo­de­los ce­le­bé­rri­mos pa­ra ga­nar­se el res­pe­to de los clien­tes. De he­cho, in­clu­so re­co­no­ce que ca­re­ce de ico­nos que sus­ten­ten su uni­ver­so crea­ti­vo: "No ten­go una mu­sa o un ac­tor que en­cuen­tre lo su­fi­cien­te­men­te fa­bu­lo­so. La gen­te que co­noz­co y con la que tra­ba­jo, las per­so­nas de la ca­lle, son las que real­men­te me ins­pi­ran". Tal vez por eso lle­va años ima­gi­na­do hom­bres que vis­ten tra­jes in­for­ma­les y za­pa­ti­llas de­por­ti­vas, re­fe­ren­cias de uso co­mún más pro­pias de los fas­hion lo­vers que de los fas­hion vic­tims. Es­ta in­cli­na­ción de­la­ta la in­fluen­cia de sus maes­tros, a quie­nes sue­le ci­tar muy a me­nu­do: cre­ció en los ta­lle­res de Ken­zo, ma­du­ró al la­do de Kos­tas Mur­ku­dis y se con­sa­gró en Dior Hom­me, en la eta­pa de He­di Sli­ma­ne.

JEAN­NE, ALBER Y BOUCHRA

Jun­to con el ex-res­pon­sa­ble de las co­lec­cio­nes fe­me­ni­nas, Alber El­baz, quien aban­do­nó la fir­ma ha­ce jus­to un año, Ossendrijver for­mó una de las pa­re­jas pro­fe­sio­na­les más en­vi­dia­das y du­ra­de­ras de la mo­da con­tem­po­rá­nea. En mar­zo de es­te año la di­se­ña­do­ra fran­ce­sa Bouchra Ja­rrar ocu­pó el pues­to va­can­te de El­baz. El nue­vo dúo crea­ti­vo tie­ne, por con­si­guien­te, la di­fí­cil mi­sión de pi­lo­tar con­jun­ta­men­te la nue­va eta­pa de es­ta ca­sa cen­te­na­ria. "Los úl­ti­mos cam­bios me han ser­vi­do pa­ra re­cor­dar por qué amo la mo­da y la ra­zón por la que me de­di­co a ella", ase­gu­ra Ossendrijver.

Le­jos que­dan los días en que los ar­tis­tas su­rrea­lis­tas to­ma­ron po­se­sión de Pa­rís en los es­ter­to­res de su de­ca­den­cia, an­tes de que Nue­va York he­re­da­ra la ca­pi­ta­li­dad del pla­ne­ta. En los años 20 y 30, la van­guar­dia do­mi­nan­te con­vi­vió sin pro­ble­mas con el ar­te triun­fan­te de Jean­ne Lan­vin, la pri­me­ra di­se­ña­do­ra de la historia que lle­gó a ofre­cer mo­da pa­ra to­dos los pú­bli­cos y to­dos los mo­men­tos: fe­me­ni­na, in­fan­til, mas­cu­li­na, pie­les, ves­ti­dos de no­via, per­fu­mes…

Ese re­cuer­do ilu­mi­na hoy el ca­mino de un crea­dor dis­ci­pli­na­do y com­pro­me­ti­do con un pa­sa­do glo­rio­so. "La mo­da no cam­bia, los hom­bres no cam­bian; nues­tro es­ti­lo de vi­da lo ha­ce", afir­ma. Ese plan­tea­mien­to ex­pli­ca la se­re­ni­dad de Ossendrijver, un ti­po que nun­ca co­rre ni se ago­ta.

POR IÑA­KI LAGUARDIA NUE­VOS TIEM­POS "La mo­da mas­cu­li­na se ha con­ver­ti­do en un ne­go­cio emer­gen­te, más de­mo­crá­ti­co, por­que los hom­bres están mu­cho más abier­tos a las no­ve­da­des. Y esa de­man­da com­por­ta una pre­sión aña­di­da pa­ra no­so­tros, los di­se­ña­do­res", ase­gu

DE COM­PRAS Las co­lec­cio­nes de ro­pa y cal­za­do de Tim­ber­land tie­nen un nue­vo es­pa­cio de ven­ta en Ma­drid, ya que la fir­ma aca­ba de abrir tien­da pro­pia en pleno ba­rrio de Sa­la­man­ca (Se­rrano, 46).

PU­RO TAC­TO El torno de al­fa­re­ro tie­ne cin­co mi­le­nios y si­gue sien­do una he­rra­mien­ta crea­ti­va de pri­mer or­den. El li­bro Al­fa­re­ría, ma­nual bá­si­co, de Al­fon­so d'ors, es un ca­mino abier­to a es­te ofi­cio an­ces­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.