PAU­LO DYBALA

Es ba­ji­to, zur­do, ar­gen­tino… y muy muy ha­bi­li­do­so. Jue­ga en la Juventus de Tu­rín (aun­que me­dia Eu­ro­pa lo quie­re en su equi­po) y Mes­si ya lo ha se­ña­la­do co­mo su su­ce­sor. El fu­tu­ro del fútbol pa­sa por su pier­na iz­quier­da.

GQ (Spain) - - En Hora -

• NA­CIÓ Y CRE­CIÓ EN UN APAR­TA­DO pue­ble­ci­to de la Ar­gen­ti­na in­te­rior, La­gu­na Lar­ga, ape­nas cua­tro ca­lles, una ga­so­li­ne­ra y las puer­tas de las ca­sas abier­tas in­clu­so de no­che. El res­to del mun­do pa­re­cía en­ton­ces muy le­jano. Hoy, a sus 22 años, Pau­lo Dybala de­mues­tra una sa­ga­ci­dad pro­pia de al­guien más ma­du­ro. Ha­ce al­go de ca­lor du­ran­te la entrevista, pe­ro la es­tre­lla de la Juventus (au­tor de 23 go­les en su pri­mer año co­mo bian­co­ne­ro) re­cha­za has­ta las ca­lo­rías de un re­fres­co. Sin du­da, ha­ce fal­ta te­na­ci­dad y ri­gor pa­ra dar caza al sueño –ser fut­bo­lis­ta– que Pau­lo he­re­dó de Adol­fo, su pa­dre. "Has­ta que cumplí 15 era el más pe­que­ño de to­do el equi­po, tan­to que las ca­mi­se­tas me lle­ga­ban has­ta la ro­di­lla, co­mo una tú­ni­ca. Por eso me lla­ma­ban el Cu­ri­ta, pe­ro yo he se­gui­do ade­lan­te. Aho­ra, que ya he lo­gra­do ser fut­bo­lis­ta, si pu­die­ra ele­gir, re­nun­cia­ría in­clu­so al Ba­lón de Oro por con­se­guir mi sueño: ga­nar la Cham­pions pri­me­ro y el Mun­dial des­pués".

GQ: Un ni­ño y una pe­lo­ta. To­do em­pie­za siem­pre así. ¿Re­cuer­das tus pri­me­ros to­ques? PAU­LO DYBALA: Im­po­si­ble: mi pa­dre me dio un ba­lón in­clu­so an­tes de em­pe­zar a an­dar. Pe­ro ten­go bien en men­te el cam­pi­to de Se­bas­tián Barrionuevo, la pri­me­ra es­cue­la de fútbol pa­ra to­dos los ni­ños de La­gu­na Lar­ga. GQ: Em­pe­zas­te a ju­gar en cam­peo­na­tos re­gio­na­les, fuis­te el ju­ga­dor más jo­ven en mar­car un gol (ba­tien­do in­clu­so el ré­cord de Ma­rio Kem­pes) y, po­co des­pués, lle­gó la lla­ma­da de Ita­lia… P. D.: Aun­que era un cha­va­lín, no po­día de­cir­le que no al Pa­ler­mo. Sa­bía que pa­sar de la se­gun­da di­vi­sión ar­gen­ti­na a la pri­me­ra ita­lia­na no iba a ser fá­cil, pe­ro los tre­nes so­lo pa­san una vez. Mi pa­dre ya no es­ta­ba. Lo ha­blé con mi ma­dre y mis her­ma­nos y pen­sa­mos que era la me­jor de­ci­sión. La vi­da nos ha da­do la ra­zón. GQ: ¿Có­mo te cam­bió la vi­da? P. D.: En Pa­ler­mo me en­se­ña­ron a com­pren­der el fútbol. En la Juventus, Alle­gri fue muy pa­cien­te con­mi­go y me ayu­dó mu­cho a cre­cer. GQ: Ar­gen­ti­na se ha man­te­ni­do, sin em­bar­go, fi­ja en tus pen­sa­mien­tos. La úl­ti­ma Co­pa Amé­ri­ca no os fue bien.ter­ce­ra fi­nal per­di­da en tres años y ese adiós de Leo Mes­si que al fi­nal se que­dó en ama­go… P. D.: ¿Qué se le pue­de re­pro­char a Leo? Ha­bló en ca­lien­te, jus­to des­pués de ha­ber per­di­do una fi­nal. En­tre no­so­tros, el pe­so de la ca­mi­se­ta con el nú­me­ro 10 es enor­me. Si Ma­ra­do­na no hu­bie­se ga­na­do el Mun­dial

del 86 qui­zá ha­bría di­cho lo mis­mo tras caer en la fi­nal de Ita­lia 90… GQ: Tan­to uno co­mo el otro hi­cie­ron historia en el Bar­ce­lo­na, club que pa­re­ce ser el ho­gar de los gran­des 10 ar­gen­ti­nos… ¿Pre­mo­ni­ción? P. D.: Por allí han pa­sa­do mu­chos com­pa­trio­tas. También Ri­quel­me, pe­ro es ca­sua­li­dad. Na­die ha di­cho que pa­ra lle­var ese dor­sal ha­ya que ju­gar obli­ga­to­ria­men­te en el Ba­rça. GQ: Tu se­lec­ción echa en fal­ta un triun­fo des­de 1993. La pró­xi­ma opor­tu­ni­dad es el Mun­dial de Ru­sia, en 2018. ¿Se­rá es­ta tu gran opor­tu­ni­dad? P. D.: Mi ob­je­ti­vo es ase­gu­rar­me un pues­to en la se­lec­ción, pe­ro no quie­ro con­se­guir­lo por­que otro lo ha de­ja­do. De­bo ga­nár­me­lo con mi tra­ba­jo en la Juventus. GQ: Ál­va­ro Mo­ra­ta, tu ex­com­pa­ñe­ro, de­ci­dió de­jar la Ju­ve y vol­ver al Real Ma­drid. ¿Crees que hi­zo lo co­rrec­to? P. D.: Yo ha­bría si­do muy fe­liz si se hu­bie­se que­da­do, por­que nos lle­vá­ba­mos muy bien tan­to en el te­rreno de jue­go co­mo fue­ra de él. Fue un gran com­pa­ñe­ro y es un gran ami­go: le de­bo mu­cho. GQ: Buf­fon es uno de los me­jo­res del mun­do. En los en­tre­na­mien­tos… ¿cuán­tas ve­ces te ha parado un pe­nal­ti? P. D.: Nun­ca… pe­ro por­que él no en­tre­na los pe­nal­tis con no­so­tros [ríe]. Se los ti­ra­mos a Ne­to, el se­gun­do por­te­ro. GQ: La Cham­pions ha si­do la gran asig­na­tu­ra pen­dien­te de la Ju­ve en es­tas úl­ti­mas tem­po­ra­das. ¿Es el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio de es­ta? P. D.: La Ju­ve es un club que siem­pre de­be as­pi­rar a ga­nar la Cham­pions. Lo de­mues­tra su historia re­cien­te: la fi­nal de 2015 con­tra el Bar­ce­lo­na y los re­ñi­dos oc­ta­vos que ju­ga­mos con­tra el Ba­yern el año pa­sa­do cuan­do na­die se es­pe­ra­ba una eli­mi­na­to­ria tan dispu­tada. GQ: Sal­ga­mos del cam­po. ¿Qué ha­ces en tu tiem­po li­bre? P. D.: Es­toy bus­can­do a al­gún com­pa­ñe­ro que jue­gue con­mi­go al aje­drez en las con­cen­tra­cio­nes. Apren­dí con mi pa­dre cuan­do te­nía cin­co años y me gus­ta por­que ayu­da a li­be­rar la men­te. GQ: Di­me tus tres lu­ga­res fa­vo­ri­tos de Tu­rín. P. D.: Apar­te de mi ca­sa: el Mon­te dei Cap­puc­ci­ni, el Lun­go Po y el es­ta­dio de la Juventus. GQ: ¿Te gus­ta el ci­ne? P. D.: So­bre to­do las pe­lí­cu­las de gue­rra. La úl­ti­ma que he vis­to ha si­do La vi­da es be­lla, una obra maes­tra. GQ: ¿Qué li­bros tie­nes en la me­si­ta de no­che? P. D.: Dos: Yo, el Bo­cha, de Ri­car­do Bo­chi­ni, cam­peón del mun­do en 1986 y le­yen­da del In­de­pen­dien­te; y Pa­dre ri­co, pa­dre po­bre, de Robert Ki­yo­sa­ki, un re­ga­lo de un ami­go. GQ: ¿Có­mo vis­tes por las ca­lles de Tu­rín? P. D.: Con ro­pa có­mo­da, aun­que también me gus­ta mu­cho lle­var cha­le­co, ca­mi­sa y cha­que­ta. Eso sí: nun­ca me ve­réis ves­ti­do así pa­ra to­mar un he­la­do con mi no­via. GQ: ¿Co­ches? P. D.: Me gus­tan, pe­ro so­lo ten­go uno: un Ma­se­ra­ti. GQ: Un co­che gran­de… ¿Te lo com­pras­te pen­san­do en cons­truir una fa­mi­lia? P. D.: Es­tá en mis pen­sa­mien­tos. Pa­ra mí ha si­do fun­da­men­tal te­ner a a los míos muy cer­ca. Des­de que fal­ta mi pa­dre siem­pre he­mos es­ta­do to­dos muy uni­dos. Quien tie­ne la suer­te de te­ner una bue­na fa­mi­lia co­no­ce su va­lor. So­bre to­do en es­te mun­di­llo, don­de mu­chos te pa­san la mano por la es­pal­da más por con­ve­nien­cia que por amor. GQ: Si tie­nes un hi­jo, ¿se­gui­rá los pa­sos de su pa­dre? P. D.: No se­rá una de­ci­sión que me co­rres­pon­da to­mar a mí; los ni­ños ar­gen­ti­nos cre­cen ya con un ba­lón den­tro de la tri­pa de sus ma­dres. To­do se re­du­ce a eso: la fa­mi­lia, un ni­ño y un ba­lón. La fe­li­ci­dad.

• SE LLA­MA EBBATOVE ELSA NILS­SON (Es­to­co­lo­mo, Sue­cia, 1987), pe­ro res­pon­de al nom­bre de Tove Lo y es­tá aquí pa­ra ha­cer pop elec­tró­ni­co, pe­ga­di­zo y con un inequí­vo­co men­sa­je em­po­de­ra­dor. "Pa­ra mí se­xo y mú­si­ca están es­tre­cha­men­te co­nec­ta­dos", ex­pli­ca por te­lé­fono des­de su país na­tal. "Pro­por­cio­nan sen­sa­cio­nes muy pa­re­ci­das y no pue­do se­pa­rar el uno de la otra. Co­mo di­go en Cool Girl, el do­lor y el pla­cer ca­mi­nan de la mano y eso sig­ni­fi­ca que el do­lor es el ca­mino que nos con­du­ce ha­cia un ma­yor pla­cer". No, es­to no es un ale­ga­to ma­so­quis­ta ni na­da si­mi­lar. Es, sim­ple­men­te, "la cer­te­za de que no se pue­de vi­vir in­ten­sa­men­te sin su­frir. Por­que vi­vir due­le, pe­ro es ma­ra­vi­llo­so".

Co­men­zó com­po­nien­do pa­ra otras ar­tis­tas –Ico­na Pop, Ellie Goul­ding, Hi­lary Duff…– y, pa­ra su sor­pre­sa, es­tas can­cio­nes tu­vie­ron una ex­ce­len­te aco­gi­da co­mer­cial. El si­guien­te pa­so fue gra­bar sus pro­pios te­mas, pro­ce­so que co­men­zó en 2012 y que aho­ra se con­cre­ta en un se­gun­do ál­bum ti­tu­la­do Lady Wood (Uni­ver­sal). "En Sue­cia, es­te con­cep­to se re­fie­re a la erec­ción fe­me­ni­na. Cuan­do se uti­li­za es pa­ra ha­blar de una mu­jer fuer­te". Fuer­te y po­de­ro­sa co­mo Tove Lo, una chi­ca que cuen­ta por cien­tos de mi­llo­nes sus es­cu­chas en strea­ming y que con­vier­te (en el ar­te gráfico de sus tra­ba­jos) las oes de su nom­bre en pe­que­ñas va­gi­nas. "Si fue­se un hom­bre na­die se sor­pren­de­ría con es­tas co­sas por­que el mun­do es­tá lleno de sím­bo­los fá­li­cos… Sí, soy una fe­mi­nis­ta

con­ven­ci­da".

Dybala, zur­do ce­rra­do, lle­va tra­je Pra­da, ca­mi­sa Pal Zi­le­ri y za­pa­ti­llas Ni­ke Sock Dart.

Cha­que­ta Pal Zi­le­ri y ca­mi­se­ta Ni­ke So­lid Fu­tu­ra.

UNA Sien­do CHI­CA ado­les­cen­te, RE­BEL­DE que una Court­ney mu­jer po­día Lo­ve te­mas sin ex­pre­sar le des­cu­brió mie­do. Aún de­ter­mi­na­dos la ido­la­tra. • RAFA CER­VE­RA

Abri­go de cash­me­re y la­na gris, pan­ta­lón de al­go­dón, jer­sey de la­na ro­sa y bo­ti­nes ne­gros de piel, to­do Her­mès.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.